"La tecnología siempre anima a los usuarios a crear nuevas necesidades"

El director de Panasonic para América latina, Hidetsugu Uji, asegura que se deben fortalecer los puntos de venta para llegar a los consumidores. Además, sostiene que las cámaras digitales Lumix son las más vendidas de la marca, en la región. 01 de Marzo 2011

La discusión sobre los megapíxeles, un tema del pasado. Nuevas funciones, que permiten disfrutar aún más los productos. Puntos de venta, que se presentan como la clave para acercarse al consumidor. Para Hidetsugu Uji, director de Panasonic para América latina, ésas son algunas de las claves para entender cómo se mueve - entre tantas opciones tecnológicas- la marca japonesa en la región. “Tenemos que ver cómo podemos hacer al producto más atractivo, cómo crear nuevas necesidades”, dice Uji en una entrevista con IT Business, quien estima que Panasonic alcanzó una facturación regional de u$s 1500 millones durante 2010.

Con nuevos productos que se lanzarán globalmente en los próximos meses (ver recuadro), Panasonic festeja en 2011 los primeros 10 años desde que incursionó con la línea de cámaras digitales Lumix en el mercado. Dentro de América latina, no es un aniversario desapercibido. Todas las cámaras que integran esta línea son las más exitosas de la marca, con 1,2 millones de unidades vendidas el año pasado en los países de la región. El desafío en la Argentina: la falta de fábricas propias.

En los productos que se lanzarán en 2011, se ve una apuesta fuerte en las aplicaciones. ¿Se detectó una necesidad en el mercado o respondió a un avance de la competencia?
La cámara tiene que tener las características básicas: como una mejor toma de imagen sin vibración, un buen enfoque y una reproducción de color lo más natural posible. Aparte de eso, hay que diferenciar los productos de la competencia y ampliar un poco la forma de uso de las cámaras de acuerdo con el gusto de la gente. La tecnología nueva siempre anima a los usuarios a crear también nuevas necesidades, como ocurrió con la imagen 3D. Fue una novedad durante 2010 que, ahora, se está profundizando. Tenemos que ver cómo podemos hacer el producto más atractivo para la gente y cómo crear nuevas necesidades.

¿Cuál es el perfil del consumidor latinoamericano?
Dentro de las cámaras fotográficas, los consumidores de la región siempre hablan de cuántos megapíxeles tiene una cámara, o el zoom que posee. Pero, para sacar la mejor foto, la cámara tiene que tener otras funciones para que ese zoom y esos megapíxeles funcionen al 100%. Si se quiere un producto de mejor valor, hay que profundizar más el conocimiento.

¿Los megapíxeles pertenecen a un debate del pasado?
Sí. No creo que haya mucha competencia en esta cuestión porque no tiene sentido. La mayoría de las cámaras llevan de 12 a 14 megapíxeles.

Y desde la empresa, ¿qué acciones realizan para que el consumidor se enfoque en otras características de la cámara?
Estamos fortaleciendo las actividades en los puntos de venta, colocando a nuestros promotores bien entrenados, que conozcan los productos en profundidad y generen una conversación interactiva con el consumidor para ofrecer el producto adecuado a su gusto.

¿Cuál fue el producto que más se vendió en 2010 y en el país?
Las cámaras Lumix. Se venden más que las filmadoras, y es una tendencia que se replica en toda la región, donde se vendieron 1,2 millones de unidades. El precio es un factor muy importante.

¿Por qué cree que el consumidor está más interesado en las cámaras que en las filmadoras?
Porque las cámaras ya abarcan funciones de las filmadoras.

Entonces, ¿por qué se sigue apostando a estas?
Si bien las cámaras digitales graban imágenes en movimiento, tienen una grabación continua no mayor a 30 minutos. La filmadora puede grabar hasta dos horas y media y tiene funciones de zoom más grandes, grabaciones de audio más nítidas. Existen muchas diferencias. Por eso hay consumidores que llevan dos productos juntos.

¿Cuál es el país latinoamericano en el que más se venden sus productos?
Brasil es el mercado más grande. En venta per cápita, el más importante es el mercado panameño. En el colombiano y peruano tenemos mayor participación y variedad de productos. Los mercados brasileño y argentino son diferentes. En Brasil, tenemos nuestras fábricas, en lugares como Manaos y São José dos Campos, y allí es también donde estamos produciendo. Pero, en la mayoría de los productos, el Gobierno argentino exige producción nacional y nosotros no tenemos plantas en el país. Por eso, algunos fabricantes reciben un beneficio impositivo muy grande.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos