"La seguridad es un tema de escala"

Frank Modruson, el CIO de Accenture global, comenta la estrategia de la empresa, que factura más de u$s 23.000 millones en todo el mundo, para virtualizar su operación IT y aprovechar la nube. 10 de Mayo 2011

El ejemplo empieza por casa dice una vieja regla. Frank Modruson y su equipo, tomaron el consejo al pie de la letra. Hace cinco años, proyectaron para Accenture un camino que tiene como destino final la virtualización de su estructura y el trabajo en la nube. En el marco de una visita relámpago a la Argentina realizada recientemente, el CIO global de la empresa que, con 214.000 empleados y una facturación que superó el año pasado u$s 23.000 millones, es hoy uno de los principales proveedores de servicios y consultoría tecnológica, contó a IT Business, en qué estado está la operación, cuáles fueron los desafíos y por qué el camino a la nube más que un sueño es un viaje sin retorno.

¿Qué balance hace de los primeros cinco años en camino a una estructura virtualizada?
Nosotros lo que buscamos fue poder aprovechar las oportunidades que ofrece esta tecnología para reducir los costos de todas nuestras operaciones a nivel global. Donde más avanzamos es en la virtualización de servidores. Hoy, el 60% está virtualizado. Y si elimináramos toda la operación de e-mail, que usa mucha capacidad de servidores, llegaríamos a un 80%.

¿Qué le recomienda a una empresa a la hora de seguir sus pasos?
Una de las principales preguntas concierne a la estructrua que tiene en su centro de cómputos (data center) y, aquí, la variable a analizar es si se está usando un data center que fue armado de forma tradicional o que ya fue concebido para ser virtualizado.

¿Qué límites hay en el caso tradicional?
Depende de cuan estandarizado es el entorno del data center. En nuestro caso, desde el principio, acompañamos el proceso tratando de asegurarnos un nivel de estandarización y homogeneidad alto de nuestro entorno de data center y hosting. Así, hoy, no tenemos problemas de legacy, lo cual también nos permite seguir ampliando de forma simple y sin problemas a estos entornos hacia un universo virtualizado. En cambio, quien opere sobre una arquitectura de varias tecnologías y estándares, tendrá problemas para aprovechar las oportunidades que ofrece la virtualización.

Uno de los principales obstáculos para la virtualización y, luego, para el cloud computing, es la seguridad, como lo prueban los últimos casos en Facebook y Amazon. ¿Cómo debe posicionarse una pyme al respecto?
La seguridad siempre será la principal inquietud. No obstante, una pyme también siempre deberá afrontar la incógnita: podrá, por si sola, invertir tanto en seguridad y con tanto expertise como lo puede hacer alguna de las grandes compañías que ofrecen servicios de cloud. La respuesta es casi seguro que no. La seguridad es un tema de escala y de quién tiene esa escala para invertir. Piense que 25% de los servidores que se producen hoy, son comprados por apenas cuatro compañías, que son: Google, Amazon, Yahoo, Microsoft.

¿Qué le recomienda entonces a una pyme?
Que no suba la información más crítica a la nube. Que primero pruebe cómo le va con la información menos sensible, pero que sí empiece e meterse en ese mundo. Obviamente, siempre habiendo, antes, buscado información sobre cuan fiable son los proveedores.

Ustedes mismos iniciaron el proceso creando y aprovechando una nube privada. En cuanto al eterno juego entre nube privada y pública, para una compañía de tamaño medio, ¿qué es mejor?
Una empresa grande, internacional, probablemente tendrá una nube privada en funcionamiento para sus principales actividades. En todo caso, tendrá algunas funcionalidades en la nube pública. Pero recuerde que IT es un juego a escala. Por eso, el concepto de la nube es tan atractivo: mientras más grande pueda armarla, más cae el precio por unidad que la usa. Si, en cambio, tiene varias nubes privadas, tendrá mayores costos de administración que, a la larga, diluyen el principal atractivo del modelo.planea empezar un desarrollo que se va a llamar Coworking II, pero en formato de fideicomiso: los interesados podrán comprar su oficina “desde el pozo” y participar en el diseño.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos