La revolución de las ideas

La revolución de las ideas

El evento reúne pensadores de distintas áreas con el objetivo de generar objetivos para el país. 08 de Abril 2010

Puntual, a las 9 de la mañana, el presentador de TEDx Buenos Aires, Adrián Paenza, dio comienzo al evento que se realiza por primera vez en la ciudad porteña. “La invitación es a disfrutar”, arrancó. “Los grandes hombres hablan sobre ideas. Los promedio, sobre cosas. Y los pequeños, sobre otros hombres”, fue su primera reflexión. Paenza presentó la agenda del día, que reúne unos 20 oradores, elegidos entre más de 400 propuestos. El dato es que el TEDx local es el más grande del mundo, realizado de forma independiente, con más de 1300 asistentes, privilegiados entre las más de 5300 personas que se habían anotado para presenciarlo. “Si cada una de las personas que están se lleva una idea que no tenía antes, todo valió la pena”, resumió el expositor.

El primer orador fue Mariano Sigman, físico y doctor en Neurociencia, quien explicó los principios básicos de la conciencia. “De todo el mundo que impacta los sentidos, sólo un fragmento pequeño accede a la conciencia”, explicó con sencillos juegos de efectos visuales. Con un estilo ameno y con ritmo, Stigman se refirió a los fenómenos en los que se conjugan la conciencia y la inconsciencia y cómo es posible, más allá del objetivo,  influir en los comportamientos y pensamientos de las personas. Además, amplió sobre cómo, junto a un equipo de científicos, se descubrió que las personas en estado vegetativo también tienen conciencia, a pesar de que anteriormente se pensaba lo contrario. Otro punto que desarrolló: “El lenguaje no se aprende de cero, sino que desde que nacemos existe un andamiaje preparado para responder a los paisajes auditivos”.

El humor llegó de la mano de Luis Pescetti, quien, equipado con una guitarra y un micrófono, hizo cantar a la audiencia sobre típicos problemas familiares. Su mensaje final: “Los niños son como inmigrantes y yo no quiero hacer migraciones. Cada sociedad tiene una imagen del niño, la infancia y de cómo educar. Si se basa en un ideal, es mucho más difícil. Pero si se basa en lo cotidiano o lo real, nos vamos a sentir reconocidos, con gratitud y alivio”.
 
Para el enfoque tecnológico y de actualidad, el elegido fue el abogado Marcos Salt, experto penalista en delitos informáticos. Contundente, aseguró que “muchos de los principios fundamentales a los que estamos acostumbrados en Internet van a cambiar”. El cómo depende de las personas. Con el 25 por ciento de la población mundial conectada, el problema pasa a ser global y necesita una resolución. Es que, si bien nadie duda de los beneficios de la red, según Salt, también trajo perjuicios, como los delitos informáticos y la profundización de los que ya existían. “Los sistemas penales no dan respuesta, porque la ciencia del derecho es conservadora”, fue su observación. Se impone, así, un desafío: “Encontrar mecanismos que permitan una red segura pero que protejan las garantías individuales”, completó.

Cerraron el primer bloque Constanza Ceruti, antropóloga de altura, y el dramaturgo Rafael Spregelburd. Ceruti contó sus experiencias en numerosas expediciones. Entre ellas, el descubrimiento de las tres momias mejor conservadas del mundo, de origen inca. “Hay que crear conciencia del patrimonio arqueológico, porque también es irreversible cuando se lo daña”, aseguró. Por su parte, Spregelbur aplicó el humor y las teorías de la Gestal para explicar cómo cambian las percepciones y sensaciones en cada persona. La semiótica y la percepción, aplicadas al teatro.

Innovación y coyuntura
Con sorpresa para la mayoría de la audiencia, la política se coló en el segundo bloque del TEDx Buenos Aires. De la mano del biólogo molecular Alberto Kornblihtt, la coyuntura local se hizo presente. Ejemplificando cómo las personas comparten ADN pero tienen diferentes características y comportamientos según el ambiente, sorprendieron las fotografías de Julio Cobos y Fernando De la Rúa, a quienes el científico calificó como “Homo Sapiens Sapiens Dubitativus”. Su disertación, luego, continuó por caminos más esperables, haciendo un camino por la genética humana, de manera simple y educativa. Con ello, quiso mostrar las posibilidades que abrió a la ciencia y la medicina el descubrimiento, en 1953, del ADN. “Es clave para diferenciar entre los hijos adoptados y los expropiados y el lazo con sus abuelos”, disparó sin dudarlo.

De ejemplos concretos sobre cómo la producción industrial genética influye en la vida diaria –por ejemplo, enzimas industriales que gastan los jeans–, pasó al desarrollo de splicing y el splicing alternativo, procesos genéticos y celulares por cuyo aporte el biólogo es conocido. El cierre tampoco estuvo exento de polémica: “La universidad pública es el lugar natural donde se genera el conocimiento, mientras que la privada sólo puede aspirar a generarlo”, concluyó.

Luego fue el turno de Roberto Guareschi, periodista, que se refirió a la actualidad y futuro de los medios. “El periodismo tradicional se está muriendo, que no significa que los medios vayan a morirse mañana”, enfatizó. Así, aparecen los ciudadanos como parte integrante de los nuevos medios, con poder de decisión e información. Igualmente, destacó el papel de quienes se desempeñan en los medios: “No concibo un periodismo ciudadano sin participación de periodistas profesionales. Sí trabajando en conjunto. Vamos a tener que aprender mucho de humildad”.

La pata internacional llegó de la mano del video de Sir Ken Robinson, que disertó en un TED internacional, cuyo video es la charla más votada en el mundo. Ameno, ágil e intercalando humor, Robinson se refirió a cómo la escuela mata la creatividad, en un tono crítico hacia los sistemas de educación que no permiten el desarrollo de los niños. “Los chico no tienen miedo a equivocarse. Si no estás preparado para equivocarte, nunca vas a ser original”, reflexionó. “Tenemos que cambiar hacia el futuro y usar el regalo de la imaginación humana sabiamente”, fue su conclusión.

De la mano de Marcelo Moguilevsky, compositor y multi instrumentista, llegó el interludio musical. Luego, fue el turno de Miguel Brechner Frey, a cargo del Plan Ceibal, el One laptop per child aplicado en Uruguay. Con una inversión de “unos cientos de millones de dólares”, llevaron computadoras a las escuelas de Uruguay, previo entrenamiento de los docentes. “Ahora, el 98 por ciento de los niños tiene conectividad y valió la pena, porque van a clases más motivados, hacen los deberes y repiten menos. La escuela pública vuelve a ser el pilar de los pueblos y los barrios”, reveló. Su conclusión: “Transformamos un privilegio en un derecho”. 

El segundo bloque lo cerró Mercedes Salado, antropóloga forense, quien desarrolló las técnicas a través de las que, con su equipo, descubren identidades. “Tenemos cuerpos sin identidad e identidades sin cuerpo. El trabajo es unir esas dos partes”, resumió.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos