La puerta giratoria de Yahoo se mueve de nuevo

Con la CEO Bartz afuera, la junta analiza la venta de activos en Asia. 23 de Septiembre 2011

Por Brad Stone

Si durante la última década, Yahoo! ha sido una máquina de generar dramas corporativos, consideren la salida de Carol Bartz del 6 de septiembre pasado como el equivalente a MacBeth: emocional, sangrienta y fascinante. En dos reuniones que se mantuvieron durante el verano boreal, los ocho directores independientes de la firma concluyeron que la CEO debía dar un paso al costado luego de 30 meses en el cargo. Roy Bostock, presidente del board de Yahoo, coordinó una entrevista con Bartz en un aeropuerto de la zona de New York para darle las malas noticias, pero ese encuentro no se pudo concretar debido al mal clima, según personas allegadas a la empresa. Por ello Bostock se vio obligado a despedirla por teléfono. Un par de minutos más tarde, Bartz --conocida como una ejecutiva expresiva y a veces algo volátil-- envió un email a los 13.000 empleados de Yahoo. “Estoy muy triste de contarles que acabo de ser despedida a través del teléfono por el presidente de Yahoo”, escribió. “Ha sido un placer trabajar con todos ustedes”. Poco después la firma deshabilitó su cuenta de correo.

La transición de dos años de Bartz de salvadora a marginada es la suma de la propia transformación de Yahoo en la última década. La compañía, uno de los principales players de la era 1.0 de la web, luchó por mantener a sus empleados, expandir su core business e incluso encontrar una identidad (el constante debate sobre si es una compañía de medios o una tecnológica). Ahora, más de tres años después de haber rechazado una lucrativa oferta de compra por parte de Microsoft, la firma de Sunnyvale, California, está enfrentando una nueva crisis. La compañía nombró al responsable de finanzas, Tim Morse, como CEO interino, y está planeando contratar consejeros estratégicos para estudiar sus próximos pasos. Es probable que alguno de ellos incluya desprenderse de las valiosas participaciones que posee en dos exitosas compañías de Internet asiáticas, Alibaba y Yahoo! Japan, en lugar de poner a toda la compañía en venta, según una persona allegada al directorio de Yahoo que no está autorizado a hablar on the record.

La evaluación de Bartz en el cargo está dividida. Ella hizo más eficiente al staff, dio de baja negocios paralelos como el sitio de trabajo Hotjobs y tercerizó la cara batalla casi perdida de las búsquedas en Microsoft. Sin embargo, a los ojos de los inversores, la ejecutiva fue una decepción. La valuación bursátil de la compañía se mantuvo alrededor de los US$ 13 por acción y el año pasado se peleó públicamente con un jefe aliado, Jack Ma. El CEO de The Alibaba Group ahuyentó a los inversores cuando separó uno de los negocios más valiosos de la compañía, el sistema de pago Alipay, sin compensar a los accionistas. En julio, Yahoo no alcanzó sus objetivos de facturación para el segundo trimestre, un falló inesperado por el que Bartz responsabilizó a los ingresos generados por el crucial equipo de ventas de publicidad por display. “La baja en ese negocio se dio simplemente por su incapacidad de mantener al equipo junto durante más de 18 meses seguidos”, dice Ross Sandler, analizar de RBC Capital Markets. “Es responsable por la caída”, completa.

Ahora, los banqueros de Silicon Valley están corriendo a sus cuentas de Twitter para especular sobre los próximos pasos de Yahoo. Los analistas creen que es posible que surjan ofertas para comprar la compañía por parte de firmas como Microsoft, Disney y News Corp. Su core media y otros servicios, como Yahoo! Finance y Yahoo! Mail, todavía atraen 178 millones de visitantes por mes. Un posible escenario ve a firmas de capitales privados empaquetando AOL y Yahoo para crear un gigante de la publicidad web. Todas las compañías prefirieron no comentar sobre este tema.

Pero lo más probable es que Yahoo venda sus participaciones en Asia y utilice ese capital para realizar una gran adquisición, según confirma una persona allegada al board (la firma es una de las que presentaron ofertas por el sitio de videos Hulu). Por supuesto. Yahoo ya ha intentado --sin éxito-- comprar compañías en crecimiento, como en 2010 cuando apostó por Groupon.

Con competidores más dinámicos siempre listos para robarle anunciantes, empleados y posibles compañías para comprar, las firmas de Internet deterioradas tienden a caer en picada. Para evitarlo, el sucesor de Bartz tendrá que comenzar a resolver de una vez por todas la crisis de identidad de Yahoo, dice el ex ejecutivo de la empresa, Dave Golberg, quien ahora es CEO de SurveyMonkey. “Necesitan enfocarse. Pero hasta que no puedan responder a la pregunta ‘¿Qué es Yahoo?’ es difícil decidir con qué quedarse y qué vender”, completa.

The bottom line: Es probable que Yahoo venda sus valiosas participaciones en compañías asiáticas para realizar luego una importante adquisición

Con Ari Levy y Douglas MacMillan



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos