La pasión xeneize hace negocios sin fronteras

La pasión xeneize hace negocios sin fronteras

Emprendedores argentinos llevaron la marca Boca a Bolivia, donde abrieron tres escuelas de fútbol infantil, realizan viajes de intercambio para los jugadores juveniles y paquetes turísticos para volar del Altiplano a la Bombonera. 03 de Febrero 2011

A comienzos de 2009, Ramiro Loguercio, ex preparador físico de Banfield y Newell`s, viajó a Bolivia por una oferta de empleo en el club Oriente Petrolero de Santa Cruz de la Sierra. Lo que se perfilaba como una estadía de algunos meses por un contrato de trabajo para una temporada terminó con la mudanza del entrenador argentino y su familia al país vecino.

Una de las cosas que lo sorprendió gratamente y facilitó su adaptación a las costumbres y cultura del altiplano fue constatar la hospitalidad y la simpatía que sienten los ciudadanos bolivianos por sus pares argentinos, en gran parte debido al fútbol. Ni bien llegó, le llamó la atención la popularidad que tienen las figuras de la selección argentina en Bolivia y sobre todo el fanatismo que inspira Boca Juniors entre la población, casi a un mismo nivel que los clubes locales.

La convocatoria de los jugadores xeneizes, sumada a la cercanía geográfica y el hecho de que muchos bolivianos tienen familiares en la Argentina han vuelto muy popular al club azul y oro. Y esto constituyó, a los ojos de Loguercio, un negocio potencial. “Lo conversé con un amigo muy ligado al marketing deportivo y nos contactamos con la compañía que maneja el marketing de Boca para proponerles abrir escuelas de fútbol en ese país”, cuenta. De este modo, Loguercio y su socio decidieron constituir la empresa Vibra Sports en territorio boliviano, cuya actividad principal es la creación y el gerenciamiento de escuelas de fútbol para chicos, pero también la explotación de la marca Boca en merchandising y eventos relacionados al quehacer xeneize, como la organización de viajes temáticos a conocer la Bombonera y el museo de la Pasión, en el barrio porteño de La Boca. Hacia fines de ese mismo año, abrió sus puertas la primera escuela de fútbol infantil Boca en Santa Cruz, cuya sede se situó en un complejo hotelero. Al año siguiente, en octubre de 2010, se inauguró la segunda sede en la ciudad de La Paz, a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

En total, hoy cuentan con 300 alumnos durante todo el año que toman clases dos o tres veces por semana, y 500 durante los meses de vacaciones, cuando ofrecen actividades deportivas (centradas en el fútbol) todos los días. A esto se suma una veintena de profesores y entrenadores capacitados bajo el “método Boca”, que “implica el aprovechamiento máximo del tiempo para lograr un mejor rendimiento deportivo, adaptado a cada lugar, ya que no es lo mismo jugar en Buenos Aires, que está a nivel del mar, que hacerlo en Santa Cruz , a 400 metros, o en La Paz o Cochabamba, a más de 2.500 metros”, explica Loguercio.

Mística y goles for export
Boca es la marca deportiva que más ingresos genera en el país y también en el exterior, según la compañía de marketing deportivo Pro Enter, que maneja su imagen, y la de otros clubes de fútbol. En 2010, las licencias Boca para merchandising y servicios facturaron $ 14 millones, un 20 por ciento más que el año anterior, y las perspectivas para 2011 son igualmente positivas.

Las escuelas Boca están presentes, además de en Argentina y en Bolivia, en Ecuador, Perú, Chile, Colombia, Australia y Corea, generalmente a través de empresas de cada país que compran la licencia.

En cuanto a la inversión inicial, el inversor se excusó de brindar este dato por cuestiones que tienen que ver con la confidencialidad de la operación (Boca comercializa la franquicia con distintos valores según el país donde se desarolla el proyecto). En el caso de Bolivia, el contrato permite, además de crear y administrar escuelas de fútbol, explotar los colores azul y oro para el desarrollo de todo tipo de productos (ropa deportiva oficial, artículos de librería, hasta bares y hoteles temáticos). En este sentido, la compañía fundada por Loguercio firmó acuerdos con la compañía de bebidas Pop, el hotel Buganvillas, donde funciona una de las escuelas de fútbol de Santa Cruz, el diario El Deber y, próximamente, lo hará con un banco y una compañía telefónica, para desarrollar no sólo un esquema de sponsoreo sino también organizar eventos y generar productos en forma conjunta (una tarjeta de compras Boca, ringtones, juegos, fondos de pantalla, entre otros). En 2011, proyectan facturar unos US$100.000.

No obstante, la actividad principal es la enseñanza recreativa del fútbol y el “descubrimiento” de un futuro “crack” entre la camada de chicos y chicas , para llevar a las divisiones inferiores del club de la Bombonera (el fútbol femenino está más desarrollado en Bolivia que en la Argentina). “Sabemos que muchos chicos y sus padres se ilusionan con llegar al fútbol profesional, admite Loguercio. Pero eso ocurre en muy pocos casos. Lo más importante es que aprendan a practicar un deporte de equipo y lo disfruten”. Después de todo, el fútbol es un juego, aunque mueva pasiones y millones.

Ficha
* Nombre de la Empresa: Vibra Sports (constituida en Bolivia)
* Inicio de la operación: 2009
* Actividad principal: gerenciamiento de escuelas de fútbol infantiles y explotación de la marca Boca Juniors en Bolivia
* Predios: dos escuelas de fútbol en Santa Cruz y una en La Paz (próximamente una en Cochabamba)
* Sponsors locales: diario El Deber; Bebidas POP; Hotel y Spa Buganvillas
* Facturación anual proyectada 2010/2011: US$100.000.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos