La oportunidad de la nueva TV

La oportunidad de la nueva TV

El año 2011 se perfila como el del 3D y del Video on Demand (VoD). Así lo anticipó también la reciente edición del Consumer Electronic Show de Las Vegas. 25 de Enero 2011

Esa imagen de una persona desplomada sobre un sofá, hipnotizada por la pantalla y recorriendo canales desde su control remoto es obsoleta. El televidente del siglo XXI está en sintonía con una nueva TV, que ya está entre el público: de bajo consumo eléctrica, conectada a internet, interactiva, con imágenes en alta definición, programación personalizada y tridimensional. Con el avance tecnológico y la convergencia en telecomunicaciones, la “caja boba” se transformó en el “señor televisor”, el centro de la información y el entretenimiento hogareño.

La popularización de las pantallas de plasma y LCD, junto con las transmisiones digitales, redefinieron la experiencia visual. Mientras, servicios como TiVo, el sistema de grabación de contenidos en Estados Unidos, eliminó la TV Guía y puso el control en manos del espectador para que elija qué ver, cómo y cuándo.

El gran cambio ocurrió con el desarrollo de la banda ancha y la explosión de los contenidos online, al delinear el futuro de la televisión hacia Internet.

La integración de la Web en la televisión ya se está dando, por ejemplo, con los nuevos equipos LCD y LED, que presentó LG en la Argentina. La línea incorpora la plataforma Net Cast, que brinda acceso a contenido audiovisual online, directamente desde la TV y mediante cable de red o Wi-Fi. Sin computadora de por medio, el usuario puede disfrutar de noticias, pronósticos, películas, series y fotos, provistos por Twitter, YouTube, Picasa, Facebook, Google Maps, Terra y vTuner, entre los socios internacionales, y Mixplay (Claxson) o el diario La Nación, entre los locales.

Por su parte, la nueva familia de LCD y LED TV que Samsung trajo al país está equipada con internet @TV, “el primer app store para televisores, donde se puede navegar por widgets y acceder a galerías de imágenes, clases de idiomas, juegos, rutinas de gimnasia, recetas de cocina y más. Acabamos de celebrar más de un millón de descargas en todo el mundo", explica Gustavo Biassoni, gerente de Marketing de la División CE de Samsung Argentina.

“Al fusionar la TV con Internet, les damos a los consumidores la posibilidad de centralizar sus actividades y acceder a contenido creado en función de sus necesidades”, agrega Luis Massuh, director Comercial de Sony Argentina, en relación a los modelos BRAVIA Edge LED de la marca, que también permiten emplear los widgets de Twitter, Yahoo News, YouTube y FIFA, entre otros.

Alta demanda
El Video on Demand (VoD) vía Internet y la posibilidad de transmitir series y películas, usando la infraestructura de redes IP a través de streaming (método que permite ver contenidos sin tener que descargarlos y guardarlos en una PC) están redefiniendo el mercado de consumo de videos en el hogar.

Esta es la tecnología que, en los Estados Unidos, provocó la aparición de dispositivos como Apple TV, para acceder a series y películas de iTunes y otros contenidos web. La firma de Steve Jobs llegó a presentarlo como un “DVD killer”, en 2006, y, en septiembre de 2010, lanzó la segunda generación. Con un cuarto del tamaño y un tercio del precio de su antecesor, sin disco rígido y diseñado para recibir contenidos vía streaming, vendió 250.000 unidades en sus primeros 15 días de disponibilidad.

Por otro lado, el VoD es el core business de nuevas empresas en Norteamérica como Hulu, un joint venture entre Fox, NBC Universal y ABC, entre otras, para la provisión online de series y films de estas cadenas en distintas plataformas (TV, celulares y computadoras).
También es el de Boxee, que desarrolló un software (y ahora también un set top box) para instalar en cualquier computadora y, al conectarla a la TV, crear un centro de entretenimiento basado en contenidos web.

Sin embargo, el nuevo gigante de la era web TV del primer mundo, hoy, es Netflix. La firma empezó en 1997 como una versión postal de Blockbuster, que permitía el alquiler de DVD desde Internet y utilizaba el correo para realizar la entrega y la devolución. Luego, sobre esa base, sumó la provisión de series y películas vía streaming mediante su servicio Watch Instantly. Hoy, por un abono mensual de u$s 7,99, sus más de 16 millones de suscriptores pueden disfrutar de 100.000 títulos desde smartphones y computadoras hasta televisores hablitados para interacturar con la Web y videoconsolas.

Pero Netflix no está sólo en la grilla del VoD. Su gran competidor es Amazon, que con su servicio Video On Demand brinda 75.000 series y películas para alquilar (desde u$s 0,99) o comprar (a u$s 4,99, promedio). El “nuevo” en este mercado es Google TV, una plataforma basada en Android y desarrollada en asociación con Sony, Intel y Logitech para la creación televisores (y otros dispositivos) con capacidades de navegación web, búsquedas online de videos y hasta acceso a aplicaciones, como Twitter y Pandora. Microsoft es el otro gigante IT que estaría evaluando la posibilidad de comercializar un servicio de TV a través de su consola XBox 360. Según Reuters, la empresa “está explorando la posibilidad de crear silos de contenido y vender más canales individuales de forma directa, como HBO o Showtime”.

Corriente local
En la Argentina, el VoD acaba de llegar de la mano de Telefónica, que, a principios de diciembre, presentó On Video, un servicio exclusivo para los clientes de banda ancha Speedy, que permite ver películas, series, recitales y contenidos en el televisor o la PC por medio de internet. El abono de $40 por mes incluye un adaptador en comodato para acceder a un catálogo de 1.000 títulos rotativos y tres estrenos mensuales en calidad DVD, tanto de producción nacional como extranjera, que pueden pausarse, rebobinarse y adelantarse. También ofrece un esquema de pay per view de contenidos que aún no llegaron a las salas o al cable, por valor de entre $ 7 y $ 15.

La compañía destinó $ 80 millones para su desarrollo, de los cuales $ 40 millones ya fueron ejecutados y el resto está orientado a incrementar la capilaridad del servicio durante 2011, año en el que espera captar unos 60.000 suscriptores. “A partir de este lanzamiento, vamos a pensar en la creación de nuevas prestaciones que lleguen a los clientes desde el televisor, ofreciendo productos que respondan al nuevo perfil de usuario de Internet, demandante de mayor accesibilidad, variedad y legalidad de contenidos”, afirma Andrés Bargués, gerente de Servicios Multimedia de Telefónica, en diálogo con IT Business.
Por otro lado, a comienzos de 2011, se lanzaría en la Argentina país Pixdom TV, el servicio de VoD vía streaming de la empresa de capitales argentinos Streamibox, que ofrecerá acceso a más de 3.000 horas de contenidos, entre películas, series, documentales y espectáculos de estudios como Pixar, Turner, Sony, Universal y Disney, entre otros. “Es como un video club online y no se requiere de un set top box para usarlo. Pixdom se puede ver en computadoras, notebooks, consolas o TV digitales con conexión a Internet, y, en el segundo cuatrimestre, se podrá acceder desde dispositivos móviles como smartphones y tablets a través de Wi-Fi”, explica Guido Splitte, director General de Pixdom Entertainment.
El servicio se comercializará con abonos semanales y mensuales, ya sea con la modalidad de débito automático o mediante la compra de tarjetas prepagas en puntos de venta, como supermercados y farmacias. “Ya hay invertidos más de u$s 14 millones. En el primer año, tenemos pensado alcanzar 50.000 suscripciones a través del esquema online y más de 200.000 prepagos. Las proyecciones arrojan resultados superiores a los
$ 80 millones, pero el proyecto ya es exitoso con alcanzar el 50%”, analiza Splitte.
Pixdom TV iba a comenzar a operar entre el mes de octubre y noviembre de 2010, pero el lanzamiento se pospuso al romperse un acuerdo con Telefónica. “Luego de numerosas reuniones, que incluyeron un beta test del sitio con 2.000 empleados durante dos meses, y habiendo firmado non-disclosure agreements y compartido información confidencial con Telefónica, decidieron llamarse a silencio y enfriar lo que iba a ser un servicio en sociedad, en el cual utilizarían nuestra plataforma tecnológica para brindar la prestación. Esa es la razón del atraso en el lanzamiento y, obviamente, el apuro de Telefónica en salir 'primero'”, revela Splitte, quien expresa: “Ellos tomaron lo que necesitaban y decidieron hacerlo por su cuenta, incorporando nuestros años de I+D en tan solo unos meses”.

Desde Telefónica, responden que el servicio On Video es un desarrollo propio junto a ALU, Oregan y Comtrend y que, en la etapa de prospección, tuvieron “conversaciones con varias alternativas, entre ellas Pixdom, que luego fueron dejadas de lado en función de que se eligió la opción que mejor encuadraba en nuestra estrategia”.

Más allá de la polémica, y ya desde un perspectiva de negocios, el mercado local de Internet parece tierra fértil para montar servicios. Según el Indec, en la Argentina, hay 4,7 millones de accesos residenciales a la red (un 23,1% más que el año pasado) y el 94,3% son conexiones de banda ancha. El análisis del organismo no aclara el bandwidth promedio de los accesos, aunque se estima que es de 1MB. Así, el desafío para el éxito de los proveedores de VoD locales pasaría por poder entregar un servicio de calidad, que no se vea afectado por estas limitaciones con problemas de cortes o latencias.

La próxima dimensión: el 3D
“3D” es la sigla mágica, en especial entre los fabricantes de tecnología orientada al usuario final, porque la perspectiva del mercado salta a la vista. Según una encuesta mundial realizada por Motorola, 75% de los televidentes relevados ya tiene o planea tener una TV de alta definición (HD, por sus siglas en inglés) en los próximos 18 meses, pero se espera que el 25% adquiera una 3D en ese tiempo.

Aunque disfrutar de la experiencia tridimensional exige no solo una pantalla apta, sino toda una línea de productos con esta tecnología. Por eso, la mayoría de los proveedores trajeron al país varios productos tridimensionales, que en muchos casos se comercializan “en paquete”.

Sony vende en la Argentina un Combo 3D integrado por un LED BRAVIA de 52 pulgadas, un reproductor Blu-ray y un pack de películas y juegos por $ 24.499. El portfolio tridimensional de la marca se completa con una gama de cámaras digitales, que capturan fotos en tres dimensiones, y la consola PlayStation 3, con el nuevo firmware capaz de reproducir juegos en 3D.

Por su parte, Samsung trajo las primeras pantallas LED 3D, en 46 ($ 16.990) y 55 pulgadas ($ 22.990), junto a reproductores Blu-ray. Mientras, Panasonic armó su oferta 3D local sobre pantallas de plasma y también bajo el esquema de un paquete que incluye TV, Blu-ray y la primera y única camcorder del mercado local capaz de filmar en 3D, todo por un valor aproximado de $32.000. Por último, LG Argentina presentó toda una línea de pantallas Full LED 3D, que va desde un TV de 42" por $ 14.000 hasta un combo que incluye un equipo de 55", Blu-ray y adaptador Wi-Fi por $40.000.

Además de los precios premium, la barrera para una pronta popularización local de los equipos 3D es la escasez de contenidos televisivos tridimensionales. En el primer mundo, ya se han realizado varias transmisiones en 3D, en su mayoría de eventos deportivos como el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, el torneo de tenis de Roland Garros o el último partido entre Barcelona y Real Madrid. Además, la cadena ESPN ya tiene una señal 3D y HBO haría lo mismo este año.

En la Argentina, Cablevisión y Playboy TV presentaron Deseos verdaderos, la primera producción 3D realizada íntegramente en nuestro país y también la primera iniciativa del canal para adultos en el mundo, que costó u$s 400.000 (cinco veces el valor de un video 2D). Desde el operador de cable, señalan que invirtieron u$s 230 millones para que más del 60% de su red esté ya en condiciones de reproducir programas no solo en alta definición, sino también en 3D, pero, insiste: lo que falta son contenidos.

Sin embargo, tal obstáculo no parece desalentar ni a los fabricantes de TV ni a los clientes. “El usuario argentino es sofisticado y early adopter, en relación a otros países de la región. La recepción de los LED TV 3D fue muy buena y la demanda se concentró en equipos de grandes dimensiones, que es el segmento con mayor facilidad económica”, afirma Biassoni, de Samsung. Por su parte, Massuh, de Sony, dice que “el mercado local ha reaccionado de manera muy activa y con alto interés en la tecnología. Hoy, nos encontramos con un abastecimiento por debajo de los niveles de demanda”.

A la aparición de más y nuevos contenidos en tres dimensiones hay que agregar lo que las nuevas tecnologías pueden provocar en cuanto a creación de productos y hábitos de consumo. Toshiba ya vende en Japón televisores 3D que no requieren del empleo de anteojos. Ese desarrollo ya está siendo aplicado en consolas portátiles para videojuegos, como la Nintendo 3DS, que saldrá al mercado en febrero de 2011, y posiblemente se extienda pronto a celulares (Samsung y Sharp ya cuentan con móviles con esta capacidad).
También hay que considerar lo que inventos como el Microsoft Kinect, el sensor de movimientos corporales para videojuegos, podrían aportar, en el futuro, a la experiencia de ver televisión (¿la muerte del control remoto?). O, incluso, la interactividad que surgiría de la integración de las transmisiones con el social networking. La investigación de Motorola señala que el 42% de los televidentes en el mundo ha usado chat, e-mail, mensajería instantánea o una red social para conversar sobre un programa o video mientras lo estaba mirando. Y lo más interesante para los proveedores de contenido: el 61% estaría preparado para pagar más por un servicio que ofrezca estas funciones.

Lo cierto es que hay una nueva televisión y un nuevo televidente ávido por disfrutarla. Claro, echado en su sillón favorito, porque hay cosas que la tecnología nunca va a cambiar.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos