La historia detrás del primer recurso de amparo contra el cerco al dólar

La historia detrás del primer recurso de amparo contra el cerco al dólar

El hombre que presentó la demanda quería premiar a su nieto por haber sido abanderado. La AFIP consideró que no podía comprar ni una rupia. Qué derechos se violan. 31 de Mayo 2012

Julio César Durán le prometió a sus nietos, de 5 y 7 años, que le regalaría US$ 5 a cada uno como premio, luego de que uno de ellos fuera nombrado abanderado en su colegio. Se dirigió a la casa de cambio pero, como a muchos que lo habían intentado, fue rechazado por el sistema de la AFIP, que lo tildó de “inconsistente”.

Con la experiencia que le dieron los años –y la astucia de ser abogado- quiso comprar 1 quetzal (la moneda de Guatemala), 1 rupia (la moneda de la India), o 1 euro. Sin embargo, seguía siendo inconsistente.

La situación lo llevó –con pesos únicamente en los bolsillos- ante su abogado, Luis Moliterno, quien en diálogo con Apertura.com explicó lo vivido por su cliente y profundizó en los aspectos de la denuncia.

“El amparo se presenta el lunes en el Juzgado Federal número 4 de Mar del Plata, a cargo del doctor Alfredo López, pero todavía no ha salido la medida cautelar. Igual no tengo ninguna duda de que esto va a salir bien,
y más con el guiño entre líneas que lanzó el doctor Lorenzetti (presidente de la Corte Suprema de Justicia)”, detalló Moliterno.

En cuanto a los artículos que fundamentaron la presentación, señaló que la resolución de la AFIP viola
los artículos 1, 16, 17, 28 y el 33 de la Constitución Nacional. Aunque, a la hora de subrayar uno por sobre los demás, el 14 expresa que “todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio”, entre los que se encuentran “usar y disponer de su propiedad”.

La aplicación del artículo 16 se debe, según explicó Moliterno, al hecho de que todos los habitantes son “iguales ante la ley”. Y la AFIP llevó sus medidas solamente sobre las casas de cambio. “Se hizo con las agencias de cambio y no con los supermercados, por ejemplo, ¿cuál es la diferencia entre uno y otro?”, se preguntó y dijo: “Si esto se hizo por las divisas y la finalidad no se logró, estamos ante una desigualdad notoria”.

El control sobre las divisas comenzó en noviembre de 2011, cuando el Gobierno anunció que se entrecruzarían datos a la hora de adquirir monedas extranjeras, con el fin de evitar el lavado de dinero. Sin embargo,
el cerco fue cerrándose cada vez más y tuvo su pico de críticas con la exigencia a las personas que deseen irse de vacaciones, que deberán presentar una serie de requisitos tales como la Clave Unica de Identificación Tributaria (CUIT), el Código Único de Identificación Laboral (CUIL) o tipo y número de documento de identidad; apellido y nombres; fecha de nacimiento y actividad laboral o profesional. 

“Acá lo que hay que ver es un poco más allá, y lo que vulnera a la constitución y a las instituciones”, aseveró el abogado y agregó que, si bien no espera una lluvia de amparos –como ocurrió en el 2001 post corralito- sí “esto va a permitir en un primer período que mucha gente vaya por esta vía”.

Finalmente, afirmó: “Acá el problema no es el dólar, sino que es mucho mayor: son las libertades individuales de los ciudadanos”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos