La híper cumple sus primeros 21 años

La híper cumple sus primeros 21 años

La década del 80 se coronaría con uno de los sucesos más recordados de la historia económica argentina. El derrotero de un aumento de precios sin precedentes que anticipó la salida del primer gobierno democrático. 26 de Febrero 2010

El punto de partida de una inflación fuera de control estaría marcado, en febrero de 1989, por la devaluación de la entonces moneda argentina. Bajo el gobierno de Raúl Alfonsín, ese mes se anunció que no se contaban con reservas disponibles para responder a la demanda de dólares, hecho económico que provocó que la moneda estadounidense subiera de 17 a 25 australes, y ya a principios de mayo, el precio del dólar pasó la barrera de los 100 australes.

Con niveles nunca antes registrados, la Argentina de 1989 se caracterizó por una suba de precios sin precedentes. Ese año, se registró un alza del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 3079,5% en el Gran Buenos Aires (GBA), según datos históricos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). En ese contexto, se desencadenó una serie de saqueos a supermercados en varias ciudades del país. Asimismo, la Encuesta Permanente de Hogares reveló que mientras que en mayo de 1989 la cantidad de personas bajo la línea de pobreza representaban un 25,9% de la población de GBA, en octubre pasó a ser un 47,3%. Ese mismo mes, la desocupación se ubicaba en un 7%.

Lo que había comenzado como una grave crisis cambiaria anticipó seis meses la salida del presidente radical de la Casa Rosada, reemplazado a mediados de mayo por el justicialista Carlos Menem -hasta entonces gobernador de La Rioja-, quien triunfó con el 47,3% de los votos. Pero a pesar del cambio de mando, la llegada del riojano no evitó que los precios continuaran flagelando a los argentinos. En julio, el aumento del IPC se acercó al 200%. Por ello, Menem sancionó la Ley de Emergencia Económica y de Reforma del Estado.

Unos años antes, el Plan Austral había logrado estabilizar la economía sin producir efectos recesivos, luego de registrarse una inflación cercana al 300% en el primer semestre de 1985. No obstante, el éxito del programa fue efímero, y luego de un fracasado Plan Primavera -que incluyó un congelamiento de tarifas, acuerdo de precios con aumentos mensuales y rebaja del IVA- el país no pudo evitar toparse con la hiperinflación.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos