La economía de los Estados Unidos creció, pero a los mercados no les importó

La economía de los Estados Unidos creció, pero a los mercados no les importó

El Gobierno estadounidense anunció un crecimiento en el último trimestre de 2011 de 2,8 por ciento. Sin embargo, más allá de haber sido el más alto en un año y medio, las principales bolsas reaccionaron en baja. 27 de Enero 2012
El dato se conoció y los mercados reaccionaron. ¿El dato? La actividad económica de los Estados Unidos creció en el último trimestre de 2011 a un ritmo anual del 2,8 por ciento, el más alto en un año y medio. Sin embargo, esta información, que podría ser bien vista, sufrió el reproche de los mercados, que manejaban un crecimiento entorno al 3 por ciento –algunos incluso hasta el 3,2 por ciento-.

Mientras tanto, de acuerdo con la administración de Barack Obama, entre octubre y diciembre el gasto de los consumidores, que en los Estados Unidos equivale a más de dos tercios del PIB, creció un 2 por ciento, comparado con un incremento del 1,7 por ciento en el trimestre anterior.

Consultado por Apertura.com, el economista y presidente de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, explica la reacción de los mercados y suma su visión sobre el anuncio de la Reserva Federal de mantener las tasas hasta 2014.

“Los mercados reaccionan en función de las expectativas, entonces si los mercados sobreestimaron las posibilidades de crecimiento, incorporaron eso en los precios. Por lo tanto, por más que el dato sea bueno, la logia es que los precios tienden a bajar”, opina y aclara: “Esperar una fuerte aceleración de la economía de los Estados Unidos en un contexto donde hay problemas con la deuda soberana en la eurozona es medio aventurado”.

De esta forma, trae a la escena el debate que en estos días se estuvo dando entre Grecia y sus acreedores por un acuerdo sobre las deudas del país heleno, y que
llevó a escuchar la palabra “default” para la economía griega.

“Para tener una mayor fuerza en la economía –y por eso debe rezar Obama- se debe superar el problema de la eurozona”, sostiene.

El futuro. La decisión de la FED de mantener las tasas de interés entre el 0,0 por ciento y un 0,25 por ciento hasta 2014 –y tal como lo venía haciendo desde 2008- fue recibida positivamente por los mercados durante la semana.

Aunque, según Abram, la Reserva Federal ve una economía que “se recupera en forma lenta y una creación de empleo que no consideran adecuada, porque si la vieran creciendo con fuerza, las expectativas de tasa baja sería mucho más corta”. Así, el deseo de la FED sería que “la inflación se mantenga baja y las tasas muy moderadas; y que el desempleo se mantenga en descenso con tasas muy altas”.

Carrera hacia la Casa Blanca. “La FED trata de ser conservadora en los años electorales, pero como está el contexto hoy, lo que hace es lo esperable. Distinto seria si no hubiéramos tenido los problemas de la eurozona, porque hubiéramos tenido un crecimiento más fuerte, y hubiéramos visto actitudes en la FED –como mantener la economía dinámica-“, afirma el economista y sentencia: “Lo que hacen es coherente con el contexto más allá de las elecciones”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos