La cultura genera nuevos negocios en la era digital

La cultura genera nuevos negocios en la era digital

En el marco de la 37 Feria Internacional del Libro, el director de Industrias Culturales de la Nación Rodolfo Hamawi, el ministro de cultura de la Ciudad Hernán Lombardi y el director de la Feria del libro de Frankfurt, Jürgen Boos, debatieron sobre el rol del Estado, la propiedad intelectual y los nuevos modelos de negocio que impone internet. 25 de Abril 2011

Lejos del enfoque crítico que tenían los pensadores de la Escuela de Frankfurt (Alemania, 1940), quienes sostenían que la producción a escala industrial banalizaba el arte y la cultura, hoy se considera a las industrias culturales como importantes generadoras de empleo (más de 200 mil puestos de trabajo directos en la Argentina) y valor agregado (representan más de 3.5 puntos del PBI argentino).

El sector involucra desde las clásicas industria editorial y discográfica, hasta la producción de contenidos audiovisuales, y la organización de espectáculos. Algunos especialistas las engloban dentro de las llamadas “industrias creativas”, que incluyen el diseño y el desarrollo de videojuegos, entre otras actividades. 

Ante un auditorio mayormente compuesto por editores, autores, libreros y empresarios de la industria editorial, el 18 de mayo, en la jornada previa a la inauguración de la Feria del Libro, se realizó un debate acerca del presente y futuro de las industrias culturales.  El panel de especialistas estuvo integrado por el director de Industrias Culturales de la Nación Rodolfo Hamawi, el ministro de cultura de la Ciudad Hernán Lombardi y el director de la Feria del libro de Frankfurt, Jürgen Boos.

Hamawi fue el primero en tomar la palabra y destacó el crecimiento del PBI cultural en la Argentina a partir de 2003, a un ritmo del 18% anual, mucho mayor al de otras actividades económicas tradicionales. No obstante, se ocupó de resaltar la brecha entre la ciudad de Buenos Aires, que con el 7,7 % de la población del país tiene el 63 % de la producción editorial y el 84 % de las librerías; frente al segundo distrito en importancia cultural, la provincia de Buenos Aires, que con el 37% de la población, tiene una producción editorial menor al 15% y el 17% de las librerías.

 “El Estado tiene el rol indelegable de ampliar el acceso a bienes y servicios culturales para toda la población, e iniciativas como el plan Conectar Igualdad (de provisión de laptops y conectividad a estudiantes secundarios), son un paso importante en este camino”, destacó el Secretario de Industrias Culturales de la Nación. El funcionario también detalló otros proyectos, como un impuesto a la copia privada cuyo fin es defender los ingresos de los creadores de cultura, y la realización, del 2 al 5 de junio, de MICA (Mercado de Industrias Culturales Argentinas), un encuentro nacional que reunirá a los protagonistas de la producción cultural.

En tanto, el ministro de cultura porteño Hernán Lombardi destacó la relevancia que tienen las actividades culturales en la ciudad de Buenos Aires, representando el 9% de su PBG (producto bruto geográfico). “No es lo mismo exportar soja que tango; los bienes culturales deben tener un tratamiento diferenciado, ya que involucran la creatividad y los valores de una sociedad”, destacó. “A partir de un hecho estético o creativo, el Estado tiene que definir su rol económico”. En este sentido, Lombardi destacó el hecho de que Buenos Aires fue declarada Capital Mundial del Libro 2011 por la Unesco, y su principal producto cultural de exportación, el Tango, fue a su vez declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad.
A su turno, Jürgen Boos, director de la Feria Internacional del Libro de Frankfurt, el mayor encuentro mundial de la industria editorial que tuvo el año pasado a la Argentina como país invitado de honor, se refirió a la “necesidad de crear vínculos de cooperación entre las diferentes industrias culturales”. Boss señaló que la Feria de Frankfurt se ha convertido en un lugar de encuentro para distintos actores culturales, y no sólo los del rubro editorial. “Tenemos que trabajar en conjunto, para crear nuevos y mejores productos y servicios culturales. Hoy se hace el libro, y a partir de allí la película, los juegos y las canciones. Los editores tenemos el contenido, y eso es lo que los cineastas, desarrolladores de videojuegos, y otros empresarios culturales están buscando”, apuntó. “Para esto –señaló el editor- tenemos que sentarnos a discutir el tema de la propiedad intelectual y los derechos de autor en el mundo virtual. No es concebible la creación cultural sin una protección y un ingreso para los productores de cultura”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos