La conquista americana

La conquista americana

Atrás quedaron los enormes ejemplares de gran cilindrada característicos de la industria automotriz de los Estados Unidos. Tras la crisis, el modelo de auto ideal en el país del norte es más pequeño, sobre todo en épocas de racionalidad, economía y cuidado del medio ambiente. Los que llegarán a la Argentina. 23 de Febrero 2011

Tradicionalmente, las estrellas de la industria automotriz de los Estados Unidos siempre fueron las grandes camionetas, poderosos emblemas del gusto norteamericano aplicado al automóvil. Enormes motores V6 y V8 eran casi de norma en todos los coches de ese país, hasta que la crisis petrolera de 1973 abrió el juego a otros paradigmas, como el asiático (japonés), con productos más racionales, de inferior cilindrada y buen rendimiento. Sin embargo, la reactivación económica fue el caldo de cultivo a mediados de los ‘80 para crear y multiplicar un nuevo tipo de vehículo: el Sport Utility o utilitario deportivo, más conocido como todo terreno. Bajo argumentos de confort y seguridad, poblaron el país, entremezclados con otros peso-pesados, como los Cadillacs y Crown Victoria.

Llegado el nuevo siglo, el alto precio de los combustibles volvió a complicar la situación. Los japoneses (secundados por los coreanos) coparon el mercado y volvieron a demostrar que el público también busca opciones más racionales. Por ello los grandes SUV se convirtieron en SUV light o crossovers, con un concepto de auto familiar convencional sin dejar de lucir como una camioneta. Y así llegó finalmente a los Estados Unidos el downsizing: reducción de la talla de los motores para economizar combustible y cumplir con las cada vez más exigentes normas antipolución, en un proceso que obligó a desarrollar nuevas tecnologías para obtener un similar rendimiento con motores más chicos.

En ese marco de transformaciones aparecieron también unos jugadores que, al parecer, tienen asegurado el futuro más próximo: los híbridos. Con el Toyota Prius a la cabeza (líder de ventas), estos vehículos combinan un propulsor a combustión con uno eléctrico que asiste al primero en los momentos de mayor consumo. Eficientes y viables, estas mecánicas coparon todos los segmentos, incluso el de las grandes camionetas.

Una nueva crisis, la de 2009, aceleró los cambios. Las grandes compañías como General Motors y Ford tuvieron que reinventarse y desarrollar modelos más chicos, más limpios y racionales. En ese objetivo juega un papel fundamental la electrificación total, es decir, autos que se impulsan con un rotor eléctrico sin emitir contaminantes, como el Chevrolet Volt y el Nissan Leaf. Por ello, el último salón de Detroit consagró el nuevo proceso: el protagonista hoy es el auto chico.

Chevrolet sonic
La famosa marca del moño dorado este año cumple nada menos que 100 años y se solidifica como la compañía global de la nueva GM, reestructurada tras la profunda crisis de 2009. Una de sus grandes apuestas -además del Cruze, que ya se produce en los Estados Unidos- es el nuevo Sonic (foto izquierda), un modelo compacto de cinco puertas que en otros mercados se denomina Aveo RS. Lo interesante, sin embargo, es que en Detroit estrenó una versión sedán que podría reemplazar al Aveo que hoy se comercializa en Argentina, o al menos convivir con él pero en un escalón superior. Moderno, luce líneas atractivas, ofrece amplio espacio interior y un motor naftero 1.4 turbo de 138 caballos que le aporta muy buenas prestaciones y bajos niveles de consumo. Este formato de sedán small size promete imponerse entre los autos más económicos de los Estados Unidos no sólo con el Sonic, sino también con el Ford Fiesta de cuatro puertas, uno de los que se sumará a la oferta en la Argentina.

Chevrolet Volt
Es el auto de la resurrección de General Motors, un verdadero vector de cambio. Sedán mediano para cuatro pasajeros, se impulsa con un motor eléctrico que le permite recorrer entre 60 y 80 kilómetros sin recargar sus baterías. Y si se agotan, un pequeño motor naftero actúa de generador para extender notoriamente la autonomía. Mientras eso no suceda, es un zero emission, es decir que no emite contaminantes. En el último Salón de Detroit ganó el premio al auto del año. Lamentablemente todo indica que no llegará a la Argentina, al menos en esta primera generación.

Fiat 500
La marca italiana tomó el control de Chrysler y pisó fuerte en Detroit poniendo en escena el 500, uno de los modelos más chicos del mercado, que en esta oportunidad opacó a enormes ejemplares como el nuevo 300C o la mismísima Dodge Ram. El "Cinquecento" ya se produce en México, desde donde se exportará directamente a los Estados Unidos para ganar popularidad principalmente en las grandes urbes como San Francisco, Los Angeles o Nueva York, entre otras. Fiat ya toma pedidos con un precio base de US$ 16.000 y ofrece diversas configuraciones de color y equipamientos, siempre apuntando a un público joven dispuesto a adquirir algo original. El motor inicialmente será el conocido 1.4 de 100 CV, a la espera de otras variantes más potentes e incluso con motor eléctrico. Lo interesante del 500 mexicano es que en breve llegará a la Argentina. Aunque tiene algunas modificaciones, podrá estar al alcance de más usuarios dado que su precio descendería -según se dice- hasta unos US$ 20.000, aprovechando los acuerdos de libre comercio con México.

Ford Vertrek
La casa del óvalo adoptó ya una política de productos globales, con el Focus III como estandarte. El Vertrek (foto izquierda) muestra lo que podría ser el reemplazo del Kuga, un crossover pensado para el mercado europeo, pero que en esta segunda generación (2013) irá también dirigido a los Estados Unidos: es mucho más estilizado que un Escape y más compacto que un Explorer. El motor será un pequeño 1.6 naftero con turbosompresor para elevar la potencia y hacerlo más eficiente, manteniendo bajos niveles de consumo. También podría tener una variante diesel para Europa, una híbrida y una eléctrica, dado que la marca es una de las más adelantadas en la materia.

Ford Focus Electric
Ford no desarrolló un modelo especial para dotarlo de una mecánica eléctrica sino que la incluye en modelos convencionales como el Focus de tercera generación, que ya se produce en los Estados Unidos y que es la apuesta de la marca para sumar volumen con una propuesta de estilo y prestaciones a bajo precio, dado que allí es un auto "chico". La versión Electric utiliza un motor de 136 CV alimentado por baterías de litio, que se pueden recargar en 3 horas. Se lanzará en este mercado a fin de año y llegaría a Europa el próximo. Para la Argentina sólo habría que esperar el nuevo modelo pero con mecánicas convencionales.

Honda Fit eléctrico
Aunque en Japón, Europa y otras plazas (como el Mercosur) el Fit ya es muy conocido, a los Estados Unidos llegó hace apenas un año y medio, en su segunda generación. Es de la nueva ola de modelos compactos, como el Ford Fiesta, el Kia Soul y otros. Lo interesante es que en Detroit mostró su nueva versión eléctrica, que estará a la venta en apenas unos meses. Haciendo uso de toda la tecnología en propulsión alternativa que la marca japonesa ha desarrollado en los últimos años, tendrá una gran autonomía de 160 kilómetros y podrá alcanzar una máxima de 160 km/h. Las baterías son de litio y su disposición no afecta la impecable habitabilidad de este pequeño familiar práctico y versátil.g Hyundai Veloster

La casa coreana vive un momento de plena expansión y prestigio alrededor del planeta. Tras demostrar eficiencia y durabilidad con sus productos en los últimos veinte años, ahora el desafío es diseñar modelos deseables y diferentes, como el Veloster, un compacto mediano con carrocería bicuerpo y una particularidad: tiene sólo una puerta en el costado izquierdo y dos en el derecho (la trasera es en realidad una media puerta). Con un eficiente motor 1.6 de 136 caballos y claro espíritu deportivo (luego se sumará otra variante con 200 CV), se dirige directamente al público joven que también mira con cariño al nuevo VW Scirocco. Sus precios arrancan en US$ 20.000 y llegará este año a la Argentina, aunque con un precio mayor.

Jeep Compass
Entre las novedades que el Grupo Chrysler presentó en Detroit -concentrado en trazar las próximas estrategias de la mano de Fiat-, una de las atracciones fue el rediseño del Compass, que adopta ahora una trompa muy similar a del flamante Grand Cherokee de cuarta generación. De esta manera, Jeep redobla la apuesta con el Compass, el primer todoterreno de la marca verdaderamente liviano, compacto y económico, que le permitió competir en una zona caliente, poblada por modelos como el Honda CR-V, el Toyota Rav-4, el Ford Escape y tantos otros. En breve llegará a la Argentina con su nuevo look.

Mini Paceman Concept
El acierto comercial de Ford con la EcoSport en Sudamérica no pasó indiferente en otras latitudes, a tal punto que los micro-SUV podrían imponerse también en otras geografías, incluso si tienen estirpe premium y precios elevados, como el Mini Countryman, el primer todoterreno de la marca británica en su era moderna. Sobre esa base se planteó el concept Mini Paceman, con techo más bajo, sólo dos puertas y un aspecto más deportivo. Es un prototipo, pero denota rasgos de industrialización, así que no sería raro que llegue a los concesionarios en breve. Los motores, por supuesto, serían pequeños pero de alto rendimiento.

Porsche 918 RSR
No todo son autos pequeños en los Estados Unidos. Porsche se despachó con este impactante superdeportivo de dos plazas y motor central, pensado sólo para el uso en la competición, aunque podría derivar en una variante de calle. Una verdadero ejemplar de las pistas que, sin embargo, no se ruboriza por combinar su poderoso motor V8 de 563 caballos con dos rotores eléctricos de 102 CV cada uno, sumando en total 767 CV. Así, con menos contaminación y mejores prestaciones, demuestra que la electricidad, después de todo, no es tan mala para quien busca bajar tiempos en un circuito.

Toyota Prius C
La revolución Prius parece no terminar y Toyota quiere ampliar la familia. Además de lanzar una variante familiar (entre rural y monovolumen), se sumó a la moda de los compactos con el Prius C (con la C de “city”), un bicuerpo de cinco puertas, que por el momento es un prototipo aunque de inminente producción. Compartirá la mecánica con el Prius tradicional, que además de la "hibridación" convencional ofrece una nueva variante "Plug-in": se puede enchufar a la red para cargar un paquete de baterías de mayor capacidad y poder así funcionar por algunos kilómetros sólo con impulsión eléctrica.

Volvo C30 eléctrico
La compañía escandinava es otra que se encuentra en la carrera de la electrificación. El C30, su modelo compacto, fue más allá: presentó una prueba de choque con resultados muy satisfactorios. De esta manera, Volvo no sólo muestra la eficiencia motriz de esta mecánica "limpia", sino también la manera de colocar los diferentes dispositivos en una carrocería convencional para no alterar su deformación y resistencia en caso de impactos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos