La batalla por el BCRA se libra en el directorio

La batalla por el BCRA se libra en el directorio

La puja por el control y la posición del Banco Central se trasladó al gremio de ocho directores que tiene la institución. Allí el actual presidente de la entidad, Martín Redrado, juega en desventaja ya que cuenta con solo dos respaldos. Su vice, Miguel Pesce, ya declaró que le exige el “cumplimiento con el Poder Ejecutivo”. 07 de Enero 2010

El vicepresidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, es de origen radical pero está alineado con al Gobierno. Antes de entrar a la reunión del directorio, advirtió que “una norma que tiene rango de ley debe ser cumplida”, en alusión al decreto firmado por Cristina Fernández. “Lo único que queda es darle cumplimiento (al decreto); una de las cuestiones que hace a la estabilidad económica es el respeto al orden institucional”, enfatizó en declaraciones a radio Mitre.

El directorio del BCRA cuenta hoy con ocho miembros: Sergio Chodos, Cabriela Ciganotto, Carlos Sánchez, Waldo Farias, Arturo O´Connell, Arnaldo Bocco, Carlos Peréz y Zenón Biagosch. Según se descuenta, sólo los dos últimos apoyarían abiertamente a Martín Redrado. Si bien la última autoridad para definir el futuro del presidente del banco es el Congreso, la situación en el seno del poder de la entidad abre un frente de presión desde el Ejecutivo contra el títular de la autoridad monetaria.   

Los últimos comentarios de Pesce confirman el dato. Al preguntársele si la decisión de usar reservas para conformar el Fondo la toma el directorio del banco o es potestad del presidente de la entidad, Martín Redrado, Pesce respondió: “No, esta es una decisión que se ha tomado con una norma que tiene rango de ley, entonces debe ser cumplida y no se la puede entorpecer con cuestiones operativas como aperturas de cuentas y demás historias”. Y agregó: “Que el Poder Ejecutivo tome decisiones de rango de ley está previsto en la Constitución y en ella está previsto también que quien tiene capacidad de revisar este tipo de normas es el Congreso Nacional y mientras que el Congreso no las revise, tiene vigencia.  Acá no hay un problema de discusión de una política. Acá hay un problema de incumplimiento del orden institucional. Nunca hemos recibido presiones en las decisiones que hemos tomado de nadie y tampoco del Poder Ejecutivo, pero repito que nosotros no somos autónomos de la Constitución y del orden institucional”.

Consultado sobre si la autoridad monetaria no se puede oponer a una decisión del Gobierno si considera que va en contra de su Carta Orgánica, respondió: “Acá no hoy oposición a la carta orgánica, hay una decisión del gobierno nacional de no tomar endeudamiento internacional a plazos de 3 o 5 años a tasas exorbitantes del 10 por ciento y en este sentido ha decidido emitir una letra a 10 años que va a remunerar al Banco Central con la misma tasa que remunera al resto de sus reservas”.

 Cuando se le consultó si en las reuniones del directorio del Banco surgieron diferencias respecto de las políticas del Gobierno, dijo que a su entender la diferencia entre las visiones de Redrado y el Gobierno son “si la Argentina tiene que volver a endeudarse con el exterior o no”. Según admitió el banquero, hubo debates con Redrado respecto a la necesidad de volver a tomar deuda en el exterior y los efectos económicos que esto tendría.

Antes, su jefe, Martín Redrado, había reiterado que no renunciaba. No obstante, se mostró dispuesto a hacer “aportes” para implementar el uso de millonarias reservas en divisas para pagar deudas, como reclama el Gobierno. “Vamos a seguir haciendo aportes profesionales para la ejecución e implementación del Fondo del Bicentenario. Vamos a seguir trabajando en esa instrumentación”, dijo Redrado.

En un comunicado divulgado esta madrugada, el Banco Central reflejó su voluntad de “apoyar el cumplimiento de los objetivos que persigue el Fondo del Bicentenario para la sustentabilidad y el desendeudamiento, tendentes a contribuir al desarrollo económico del país. En tal sentido, se reitera el compromiso de la institución de propender al desarrollo de aquellas acciones que, desde su incumbencia funcional, contribuyen al bienestar de la nación”, sostiene la nota que muestra un giro en la posición de la institución. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos