La asistencia al viajero, un negocio que no para

El mercado se acelera con el boom del turismo. Las compañías ofrecen desde coberturas para cruceros premium hasta pólizas para casas de veraneo. 22 de Diciembre 2010

Comienzan las tan ansiadas vacaciones y compañías de seguros de Asistencia al Viajero, aseguradoras y empresas de medicina prepaga aceleran la promoción de una serie de productos destinados a que el veraneante descanse sin procuparse por lo que pueda ocurrirle durante su viaje o a su casa mientras está deshabitada.

Lo cierto es que, por estas épocas, muchos amplían las pólizas que ya tienen, contratan otras temporarias o solicitan seguros de Asistencia al Viajero para ellos y sus familias. Las posibilidades para pasar un verano tranquilo incluyen desde los planes de asistencia al viajero clásicos hasta ediciones premium, para quienes realizan cruceros, y también para mujeres embarazadas.

Los turistas que viajan en avión al exterior, generalmente, optan por los paquetes y tarjetas que ofrecen Assist Card o Universal Assistance, que los cubren ante la pérdida de equipaje o ante una emergencia médica, como ser un súbito dolor de muelas o una gripe. Las tarjetas correspondientes las adquieren generalmente a través de bancos o mediante la agencia de viajes que contratan.

Lo cierto es que este mercado, a raíz de las cada vez más frecuentes epidemias a nivel internacional y al aumento de pérdidas de equipajes o cancelaciones en los vuelos, viene creciendo a ritmo acelerado.

“La categoría de Asistencia al Viajero factura anualmente cerca de $ 200 millones. Universal Assistance lidera dicho mercado con un market share del 42,4%. En los últimos tres años podemos hablar de un crecimiento anual mayor al 15%”, comenta Diego Barón, director de Marketing de Universal Assistance.

Por su parte, desde su competidora, Assist Card, Maximiliano Huss asegura que “dado el creciente número de viajeros y la cantidad de problemas que se pueden presentar en cada viaje, desde algo mínimo hasta una grave emergencia médica, el mercado de la asistencia al viajero está en franco crecimiento en toda la región”. El ejecutivo agrega que la empresa “viene batiendo sus records de ventas desde hace varios años”.

Además de asistencia médica en el exterior estas tarjetas brindan protección ante la pérdida de equipaje, siniestro que lidera el ranking en el rubro turismo.

Sin embargo, en el mercado argentino comienzan a aparecer también otros proveedores. El último ejemplo fue el de Omint. La empresa de medicina prepaga presentó en los últimos días un servicio de asistencia al viajero internacional. Si bien ofrecía el mismo desde 1996, éste estaba destinado hasta ahora a sus propios clientes de medicina prepaga. A futuro, sin embargo, podrá ser contratado también por otros. Además, el servicio en sí será más amplio. “Detectamos que, en los servicios existentes, faltaban ciertas coberturas. Muchos no brindaban asistencia médica al viajero en casos de prexistencia de una enfermedad o se lo hacían tras el pago de un adicional con coberturas bajas”, comentó Ariel Ulla, gerente de Ventas de Premium Assitance, el nuevo servicio de Omint, ante un cronista de El Cronista.

A la hora de viajar
Unas 90.000 valijas desaparecen por día en los diversos aeropuertos del mundo. La mayor parte de ellas se extravían en los pequeños trayectos con escalas, especialmente en Europa. Lo cierto es que perder el equipaje dejó de ser una excepción para ser la norma. Hasta la actriz española Penélope Cruz fue víctima de la desaparición de sus valijas en un viaje a Londres. Según Barón, “en los últimos años, se agravó el problema del extravío de equipajes en el mundo”. Tal es el caso de un gerente que, viajando por negocios a los Estados Unidos, perdió sus valijas, en las que no sólo llevaba elementos personales sino también información para utilizar en la reunión. Se comunicó con los operadores de la tarjeta, quienes le localizaron el equipaje y se lo llevaron al hotel donde se hospedaba, antes de arrancar la reunión.

Quienes viajan por placer también pueden sufrir estos percances. Verónica Inchausti, quien volaba de Miami a Arkansa se dio cuanta que su equipaje había sido despachado a Kansas, según contó a Seguros. La razón de la pérdida no fue otra que una cuestión de pronunciación, ya que, cuando se le preguntó a dónde se dirigía, pronunció mal el destino, lo cual dio lugar a la confusión. Pero, según contó a Seguros, finalmente, con la tarjeta, pudo recuperar su valija. 

De acuerdo a los especialistas, este tipo de episodios, junto al boom del turismo, hacen que el mercado haya experimentado un crecimiento notable en los últimos años. “La exigencia de ingresar a ciertos países con una cobertura de Asistencia al Viajero, que exige la Unión Europea, en el marco del Tratado Schengen, y, últimamente, también Cuba, sumado a la toma de conciencia de los usuarios a partir de las últimas epidemias mundiales Gripe H1N1 y Aviar, hacen que sea un mercado en franca expansión", agrega Barón.

Con respecto a los requisitos para visitar Cuba, a partir de mayo de 2010, todos los viajeros que ingresan al país deberán poseer una póliza de seguro de viaje con cobertura de gastos médicos adquirida en el punto de origen. Lo mismo ocurre en Europa, donde, luego de firmarse el tratado de Schengen, se exige esta póliza antes de ingresar.

En resumidas cuentas, la asistencia al viajero es un servicio de utilidad en caso de problemas médicos, odontológicos, legales o con el extravío del equipaje. Los viajeros son atendidos por operadores de asistencias, las 24 horas, los 365 días, en cualquier lugar del mundo y en español. La cobertura incluye gastos médicos, de medicamentos, de hotel, odontológicos de urgencia, traslados sanitarios, seguro de accidentes personales, servicio de localización e identificación de equipajes, indemnización por pérdida de equipaje, asistencia legal y acompañamiento de menores, entre otros beneficios.

En caso de que un vuelo sea demorado o cancelado, se ofrece un reembolso para gastos de comida, teléfono, hotel, entre otros.

En cuanto a sus costos, Huss asegura que una tarjeta Classic por 15 días para un grupo familiar con dos menores vale u$s 279, y por una semana para dos personas vale u$s 144.

Asimismo, las compañías apuntan a diversos nichos, creando una serie de productos específicos para ellos. Algunas brindan la tarjeta premium con u$s 1 millón de cobertura, pólizas para deportistas, embarazadas y de personas con capacidades diferentes. En el caso de las embarazadas, se les ofrece una cantidad de beneficios especiales, durante el primer año de vida del bebé. También aseguran los regalos comprados en el exterior y brindan un servicio de información de reservas y de vuelos.

Por otra parte, existen paquetes específicos para quienes elijen los cruceros de placer. Brindan asistencia médica por accidente o enfermedad hasta u$s 15.000, farmacia, odontología y reembolso de equipaje. Las tarifas van desde los u$s 25 para cinco días hasta u$s 160 por 45 días. Al igual que el resto de los paquetes, existe un reintegro válido por cancelaciones.

Seguros para las vacaciones
Tanto para los propietarios como para los inquilinos de casas de veraneo, el mercado ofrece una serie de pólizas que los cubren ante los diversos siniestros que puedan ocurrir durante las vacaciones. En ese sentido, Zurich ofrece “Seguro Hogar Verano”, que protege la casa o departamento ante un daño o robo que pueda ocasionarse durante el período de alquiler vacacional.

Habida cuenta de que los inquilinos no siempre dejan en buen estado las casas de veraneo, la empresa incorporó la cláusula de “Daños al Mobiliario”, por la cual se paga directamente al propietario por los daños causados como consecuencia de accidente a los mismos. Los valores de las primas tienen un costo fijo en función del tiempo de contratación, que puede ir de 7 a 30 días y de los $ 30,50 hasta los $ 200.

Los bancos son otros de los que están entrando al segmento. El Banco Santander Río propone asegurar los bienes que por sus usos suponen una mayor movilidad y, por lo tanto, más riesgo, como las cámaras de fotos y las computadoras portátiles en vacaciones.

Algunas compañías brindan como beneficio a sus asegurados una réplica del seguro de hogar permanente para la propiedad que se alquila. Esto, en general, se brinda como adicional sin costo para estar un poco más protegido si durante las vacaciones entran ladrones a robar ropa o artefactos eléctricos, dos de los siniestros más comunes en la costa.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos