La Riviera Maya sigue vigente

La Riviera Maya sigue vigente

Aunque las costas del Caribe mexicano ya no se ven atiborradas de argentinos como en otras épocas, sus playas no dejan de ser uno de los destinos más apreciados por los viajeros locales. 09 de Abril 2010

Alrededor de $ 2000 es lo que cuesta cubrir la distancia entre las frías aguas del Río de la Plata con las cálidas y transparentes del Mar Caribe. Un poco más de u$s 500 es lo que hay que pagar para subirse a un avión en Ezeiza y bajarse en Cancún, la meca del turismo argentino durante varios años. Hoy, tras el primer cimbronazo de la devaluación, los spring breakers estadounidenses se van encontrando nuevamente con los viajeros del sur.

La ruta Maya
Lo obvio, sin dudas, es visitar Xcaret, el parque eco-arqueológico con mayor desarrollo de actividades para el turista de la región. Cercano a Playa del Carmen, en conjunto conforman la zona más visitada. Sin embargo, las alternativas para conocer esta inquietante reserva son más vastas y no tan evidentes. Siempre con el mar caribe a la izquierda y la selva a la derecha, la ruta, antiguo camino comercial, se dirige hacia Akumal. Entre medio, la pequeña bahía de Paamul cobija en sus playas a las tortugas que hacen sus nidos, y ofrece a los visitantes uno de los mejores sitios para el buceo, o simplemente para sentarse a almorzar frente al mar.

Pocos kilómetros más al sur, la tranquilidad de Paamul se convierte en el movimiento creciente de Puerto Aventuras, una típica urbanización nacida como balneario que tiene su momento de gloria cada mes de mayo, cuando se realizan competencias de pesca embarcada que atraen a deportistas de toda la región, aunque también de los EE.UU. y Canadá. Siguiendo la ruta, y antes de llegar a Akumal, se pueden disfrutar otras dos playas tranquilas como Xpu-Há y Kantenah. Ambas comparten igual fisonomía, con sus arenas blancas y sus bahías abiertas, sin recodos, que permiten observar de un extremo hasta el otro de la costa.

El arrecife y la selva
El final de estos 100 kilómetros de playas e historia maya combina la potencia natural de la Reserva de Biosfera de Sian Ka’an con las imponentes murallas de Tulum, la ciudad fortificada del desaparecido imperio indígena (aunque el pueblo maya sigue habitando en la región y en la vecina Guatemala).

Sian Ka’an ocupa nada menos que 530 mil hectáreas de terreno y sus costas se extienden por más de 100 kilómetros. Frente a su orilla yace parte importante del Gran Arrecife Maya. Sin embargo, aunque la reserva es enorme, sólo se puede recorrer una pequeña porción ubicada en el noreste. Se trata de una península desde la cual es posible explorar manglares y algunos canales que utilizaban los antiguos mayas.

Paralelamente, por antiguos caminos de terrazas se puede llegar a la mejor culminación que podría pensarse para la Riviera Maya. Las comunidades de Boca Paila y Punta Allen, formadas por apenas 600 habitantes dedicados a la pesca y la captura de langostas, son las anfitrionas de este privilegio para los viajeros que se animen a dejar, al menos por unos días, la comodidad del hotel y el ruido de Cancún.

Datos útiles
Los precios de los tickets aéreos entre Buenos Aires y Cancún cuestan entre u$s 600 y 1000 (Lan, Aerolíneas Argentinas).
Dónde dormir: la Riviera Maya nace en Playa Secreto, a 30 kilómetros del aeropuerto de Cancún, y se extiende por 100 kilómetros hasta la Reserva de Biosfera de Sian Ka’an. Las ciudades recomendadas para hospedarse son Playa del Carmen, Akumal y Tulum. Los hoteles de mayor categoría ofrecen tarifas de entre u$s 120 y 240 diarios, pero se pueden conseguir agradables cabañas o condominios cerca de la playa por u$s 45 diarios.
El clima: la temperatura promedio ronda los 26°. Hace falta alguna campera liviana para afrontar las lluvias frecuentes.
Deportes: el complejo turístico de Playacar cuenta con un campo de golf de 18 hoyos. El Gran Arrecife Maya es el segundo en el mundo por su extensión y sitio indicado para el buceo y el esnórquel. Las cuevas y cavernas de Aktun Chen son ideales para realizar caminatas y excursiones.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos