La AFIP investiga a Grido por evasión

La AFIP investiga a Grido por evasión

La compañía de helados fue allanada por la AFIP, que investiga una asociación ilícita que habría colaborado con la evasión de $ 200 millones. 24 de Mayo 2012

La AFIP realizó 18 allanamientos sobre la firma Grido, dedicada a la fabricación y comercialización de helados, a raíz de una orden de la Justicia Federal donde se secuestró documentación que probaría las maniobras de una posible asociación ilícita que logró evadir, según informaron desde el organismo, más de $ 200 millones. Además, fueron detenidos tres responsables de la firma.

Los allanamientos ordenados por el Juzgado Federal N° 1, a cargo del Dr. Ricardo Bustos Fierro se realizaron en domicilios radicados en Córdoba, San Juan, Mendoza, Salta y Jujuy. A partir de las distintas actuaciones, el Dr. Enrique Senestrari, a cargo de la Fiscalía Federal N°1 de la Ciudad de Córdoba, efectuó los requerimientos de instrucción a fin de detener a tres directivos de la firma.

Grido cuenta con unas 10 empresas asociadas, 1080 sucursales en todo el país y
tiene una facturación anual de unos $ 150 millones. Se estima que las ventas en negro fueron de alrededor del 50 por ciento del total.

De acuerdo con la AFIP, las maniobras desarrolladas por la firma tendían a evitar el pago de impuestos nacionales mediante la comercialización marginal de helados a gran escala a través de un sistema ideado por los directivos y llamado “operaciones W”, en el que estarían implicados contadores y abogados cercanos a la empresa.

Según se informó, el fraude consistía en introducir la marca en nuevos mercados, instalando las primeras heladerías a nombre de personas físicas de confianza de los directivos o de sociedades integradas por los mismos junto a terceros leales a ellos. Luego transferían el fondo de comercio, fijaban el valor real en un boleto de compraventa y facturaban sólo el 10 por ciento del precio, como valor llave, que está exento de IVA a fin de evadir el impuesto.

Esta operatoria permitió que esa mercadería “comprada en negro mediante el sistema W” sea luego vendida, también, marginalmente al consumidor final. Esto representa un menor costo impositivo y, en consecuencia, una mayor rentabilidad para los franquiciados quienes se beneficiaron económicamente dejando de pagar sus obligaciones tributarias.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos