Joyas de diseño que recorren el mundo

Joyas de diseño que recorren el mundo

La empresa de joyería contemporánea nació como un sueño de dos hermanas. Hoy, sus piezas están presentes en tiendas de diseño y museos de todo el mundo. Exportan el 70% de su producción y proyectan crecer en el mercado interno. 09 de Febrero 2012

Gabriela y Karina Iskin son hermanas y desde chicas inventaron y soñaron con proyectos propios. El tiempo pasó, Gabriela se recibió de Diseñadora Industrial en la UBA, se especializó en joyería y, en 2004, armó tres colecciones de joyas con el propósito de venderlas en Nueva York.

Karina se sumó al viaje, se aunó al proyecto y, con su experiencia de Licenciada en Administración, se abocó al desafío comercial que implicó conseguir contactos y llamar con perseverancia a museos y tiendas de diseño en los Estados Unidos. Para su sorpresa, lograron una entrevista en el Museo MoMA de Nueva York, que se convirtió en el segundo de sus clientes cuando les confirmaron la compra de las tres colecciones de joyas para exponer en la tienda de diseño del Museo.

Después de seis meses, las hermanas Iskin volvieron a la Argentina, reforzaron la producción, desarrollaron la marca y se hicieron presentes en museos como el Malba. La pasión por viajar junto con las ganas de expandirse las llevó a recorrer tiendas de diseño y museos en Europa. Lograron estar en ciudades como Bilbao, París y Ámsterdam. También probaron en el mercado regional y, con el tiempo, las colecciones de Iskin encontraron espacio en museos internacionales de Chicago, Berlín y Budapest.

Las joyas
Concebidas a partir de un concepto, las joyas de Iskin Joyería Contemporánea revelan un diseño simple y moderno. "El diseño es lo que da valor distintivo a nuestras joyas", señala Gabriela y destaca lo que las diferencia: cada cliente puede personalizar y decidir cómo usarlas, cambiando color y forma de cada pieza. Acero inoxidable, cuero, acrílico y aluminio son los materiales que eligen a la hora de crear. El packaging les resulta fundamental como carta de presentación del producto: cada envoltorio acompaña alguna frase de un poeta, filósofo o escritor.

"El nuestro es un público que se inclina por el arte, por lo arquitectónico. Es un público que busca el diseño", enfatiza Gabriela, la creativa de la firma. Su target no busca el lujo sino lo novedoso, y oscila entre los 25 y los 65 años.

Como emprendimiento, tercerizan provisión, producción y armado de las piezas, no así el diseño, que es exclusivo. El staff está compuesto, en total, por cuatro personas.

Sus clientes
"El 70 por ciento de la producción está destinado a exportaciones y un 30 por ciento al mercado interno", remarca Karina. Desde el año pasado, la firma puso el foco en reforzar las ventas en la Argentina. El mercado estadounidense es actualmente líder en ventas, con alrededor de 60 clientes distribuidos en ciudades como San Francisco y Chicago.
"Cada mercado tiene su gusto", comenta Gabriela al hablar de la demanda internacional. Por ejemplo, en Japón prefieren joyas más livianas y pequeñas. En los Estados Unidos, en cambio, abundan los pedidos en dorado y plateado.
"En épocas de crisis del país exploramos otros mercados que no estuvieran tan afectados", declara Karina, quien, como directora Comercial de la empresa, se encarga de las ventas contactando a sus clientes -básicamente- vía mail. Países como Brasil y Chile fueron el objetivo en esos tiempos difíciles. La participación en ferias internacionales también se mantuvo a lo largo del tiempo como fuerte estrategia de negocio. "Las ferias te permiten abarcar mercados a los que nosotras no llegamos", explica Karina.

La empresa participa hoy como expositora en ferias internacionales como PuroDiseño (Buenos Aires), Craft Design (Sao Paulo), New York International Gift Fair (Nueva York) y Maison & Objet (Paris). Como gran novedad, el año pasado participaron, con apoyo de Cancillería, en Rooms Tokyo, en Japón, una feria que atrae a más de 400 marcas y 14.500 visitantes profesionales. Esta acción no sólo generó varios contactos, sino que incluso firmaron un contrato con una representante comercial de la marca en Japón. Actualmente, las joyas de Iskin se venden también en el MoMA Design Store de Tokio.

"Mantenernos a través del tiempo, ser perseverantes", refuerza Karina al hablar de los desafíos y objetivos de la empresa a mediano y largo plazo. No sólo eso: alude a la seriedad del negocio como clave del éxito, es decir responder al cliente en tiempo y en forma como parte de un objetivo diario. Desde fines de 2011, incorporaron la venta de productos por Internet -por el momento sólo para la Argentina- que se suma al showroom de ventas de Florida, provincia de Buenos Aires.

Con una facturación estimada en $ 500.000 para 2012, la empresa proyecta la apertura de locales para este año y el siguiente y, a mediano plazo, el diseño de objetos de decoración. Como objetivos para 2012 planean reforzar las ventas locales, participar en grandes ferias de diseño internacionales, y seguir creciendo, especialmente en países como Brasil y Japón.

Perfil
- Actividad: Joyería contemporánea de diseño
- Año de fundación: 2004
- Inversión inicial: entre $ 5000 y $ 6000
- Facturación estimada para el 2012: $ 500.000
- Equipo de trabajo: 4
- Exportaciones: 30 por ciento de la producción



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos