"Imaginamos un mundo diferente"

Bernard Charlés, CEO de Dassault Systemes, player global de software de origen francés, comenta en exclusiva como se entienden sustentabilidad y comunidad entre la “R” de responsabilidad y la “I” de innovación. Las acciones en el país. 21 de Junio 2011

En el universo del software y las nuevas tecnologías, el idioma predominante es el inglés. Sin embargo, en el segmento de desarrollos de soluciones 3D y gestión del ciclo de vida del producto (Product LifeCycle Management), es una francesa, Dassault Systemes (DS), la que está dando batalla por el primer puesto. La compañía tiene como clientes a las principales firmas automotrices, de aeronavegación y de construcciones civiles. En los últimos años, ha lanzado, además, versiones de software libre de diseño y simulación para uso gratuito en hogares y escuelas. En el marco de un programa global de responsabilidad social, niños y jóvenes en India y América latina pueden experimentar con programas de simulación y diseño 3D y así crear contenido para aprender ciencia.

Bernard Charles, CEO y director de la compañía, pasó por Buenos Aires, donde DS tiene oficinas con más de 60 ingenieros y consultores. Además de reunirse con clientes y proveedores, aprovechó para seguir el desarrollo de un programa implementado junto a la ONG Un Techo para mi País.

Desde hace más de un año, DS apoya a esta asociación en su proyecto de construcción de viviendas sociales, brindando las herramientas, el software de diseño y entrenando a los voluntarios en su uso. La ONG lleva construídas 2.400 viviendas en el país y, para fin de este año, tiene la meta de construir 2.500 más. Cada una requiere entre 8 y 10 voluntarios para ser construída, con lo que para alcanzar su objetivo anual necesitará reclutar y capacitar a 10.000 voluntarios.

¿Por qué una compañía tecnológica como Dassault se involucra en acciones de responsabilidad social?
El por qué es simple: imaginamos un futuro diferente. Y la imaginación es la madre de la innovación. Nuestro negocio es permitir a las personas desarrollar, representar y compartir sus ideas en la forma de diseños a través de nuestras tecnologías. Ayudamos a las ONGs que construyen un mundo mejor y lo podemos hacer aportando nuestras herramientas.

Pero su negocio es comercializar software, no regalarlo.
Sí, y de hecho las herramientas de diseño más sofisticadas se utilizan en industrias altamente competitivas como la automotriz o la aeronáutica. Este software, más sofisticado, de modelización, es pago. Sin embargo, en los últimos años, hemos lanzado opciones de software libre para diseñadores no profesionales. Incluso, jóvenes y niños, que crean sus objetos a través de nuestro producto 3DVIA. También tenemos programas de colaboración con instituciones educativas. En la India, ayudamos a 220 escuelas, a las que brindamos una plataforma de diseño para crear contenido y enseñar ciencia a los niños, como si fuera un juego.

Y, en la Argentina, ¿qué acciones de responsabilidad social llevan a cabo?
Aquí tenemos convenios de cooperación con varias universidades como la UTN y la Universidad de la Plata y de Córdoba. Nosotros proveemos nuestro software para desarrollar investigaciones. Si lo usan para entrenar a los futuros profesionales, pagan. Pero, si crean algo y lo comparten con la comunidad, obtienen nuestro software en forma gratuita. Por otra parte, estamos colaborando con la Fundación Un Techo para mi País, proveyéndoles software de diseño para su proyecto de construcción de viviendas. Nuestro software sirve para diseñar casas sustentables, que además se pueden construir en forma colaborativa. No se regalan a la gente, sino que los futuros propietarios pagan una cuota accesible por ella, y participan en su construcción.

¿La sustentabilidad y la colaboración son conceptos que estan de moda?
Yo diría que son tendencias instaladas en la sociedad. Hoy, las compañías son horizontales, y esto permite que se compartan ideas para solucionar distintas problemáticas. Tenemos un software para Eco-design, que es muy demandado, porque permite calcular, cuando se diseña un producto, cuánta energía se consumirá en su desarrollo. Y, por otra parte, sabemos que con nuestras herramientas de software libre se están desarrollando muchos proyectos colaborativos sobre energías renovables y eficiencia energética.

¿Cómo logró una compañía de origen francés ser líder en software de diseño?
Es que no somos una compañía de software, aunque nuestro producto principal es software de diseño. Somos una compañía científica. Usamos software para distribuir conocimiento. Nuestras herramientas se utilizan en laboratorios, en centros de investigación y desarrollo. Cuando hacemos una simulación de materiales, estamos haciendo ciencia, no software. Por eso, no contratamos desarrolladores de software sino ingenieros, que escriben en un lenguaje de programación.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos