Huellas con identidad propia

Huellas con identidad propia

La firma es propietaria de las marcas Suelas Febo, Dos Banderas, una línea de calzado y el sistema de franquicias Febo Express. Con 75 años de historia, la empresa familiar va por nuevos mercados. 01 de Diciembre 2011

Ingratta nació en 1936, hace 75 años, cuando los cinco hijos de un inmigrante italiano -Francisco, Alberto, Alfredo, Jorge y Marcelo Ingratta- instalaron una fábrica de gomas de borrar en el garage de la casa familiar. Al poco tiempo, empezaron a producir tacos de goma y suelas para calzado, productos también nacidos del caucho (por entonces era natural; recién en los ‘70 se empezó a utilizar el sintético). Así, en un lapso de pocos meses nacieron dos marcas que son hoy casi genéricas: Dos Banderas y Febo.

La empresa comenzó a crecer y los Ingratta fueron comprando y añadiendo más lotes sobre la misma manzana, en Villa Pueyrredón. Hoy, la fábrica que tiene unos 5.000 metros cuadrados, es un ejemplo vivo de esa historia: bajo el mismo techo conviven recovecos, remiendos, cuartos con mármoles antiguos y modernas salas de máquinas. Jorge Larreguy, nieto de aquel inmigrante y actual gerente general de la firma, se mueve con soltura a través de los pasillos: disfruta mostrando cada detalle del proceso de fabricación de las tradicionales gomas y suelas. Y contando cómo la compañía llegó a un presente con una facturación anual de $ 40 millones. “Pasamos de todo: una guerra mundial, crisis de todo tipo, desde el Rodrigazo hasta la hiperinflación e, incluso, una guerra en la Argentina”, repasa.

Actualmente, la firma fabrica suelas de caucho, termoplástico y poliuretano. Cada tipo requiere un proceso diferente. El producto estrella y motor de la compañía siguen siendo las suelas de caucho (entre 50 y 60% de la producción).

Ingratta tiene cuatro unidades de negocios: Suelas Febo, Dos Banderas, Febo Super Comfort (a partir de una sociedad con cuatro fabricantes, desde los ‘90 producen zapatos que apuntan a un segmento medio alto) y Febo Express (franquicias de reparación de calzado).

Paso a paso
El crecimiento no fue lineal. Larreguy recuerda que, en los ‘90, estuvieron a punto de poner en funcionamiento una planta en Tortuguitas. “Nos habíamos creído aquello de la revolución productiva, pero tuvimos que venderla para subsistir”, dice. Para los industriales, se sabe, aquella fue una década dura: “En esa época, trabajábamos un turno tres veces por semana. Hoy tenemos 180 empleados y algunas secciones trabajan 24 horas”, compara.
La empresa es manejada por la familia, que tiene su propio lema: “Apostamos al país y no al gobierno de turno. Los gobiernos pasan, el país queda. En las épocas malas ajustamos el cinturón y preferimos no crecer o crecer poco. Y en los buenos, reinvertir prácticamente todas las ganancias, siguiendo el espíritu de los fundadores. Crecimos por nuestros propios medios, lento pero seguro. Nuestra política es 100% conservadora”, sentencia el joven empresario que ingresó a la firma a los 22 años, como auxiliar del encargado. “Para mí, es un orgullo llegar a ser el que conduce la compañía”, asegura.

Mandamiento familiar
Aunque nunca firmaron un protocolo, los mandamientos de la firma familiar no escritos por los fundadores están vigentes. Por ejemplo, “no se genera en la empresa un puesto de trabajo para los familiares. Cuando surge una vacante, cualquier miembro de la familia tiene la posibiliad de competir como cualquier postulante, pero no antes”, cuenta. De la conducción participan, también, Emilio Haas (gerente Comercial, nieto de otro fundador) y Matías Larreguy, un primo a cargo de Febo Express. En tanto, el directorio está formado por cinco titulares y tres suplentes. Todos son miembros de la familia, de la segunda y tercera generación.

La firma exporta a Uruguay (su principal mercado), Paraguay y Chile, aproximadamente el 20% de su producción. “Nuestra política es abastecer el mercado interno prioritariamente”, dice. Un mercado que viene creciendo de forma sostenida a partir de las restricciones al ingreso de calzado del exterior, el auge del consumo de los últimos años, que “se suman a los valores de marca y calidad”, apunta. El objetivo a mediano plazo es continuar con la expansión del negocio en nuevos mercados y la consolidación de las distintas unidades de negocios. A paso firme.

Perfil
- Empleados: 180
- Producción anual: entre 800.000 y 1 millón de pares de suelas y 12 millones de gomas de borrar.
- Facturación: $ 40 millones
- Exportaciones: 20% de la producción (Uruguay, Paraguay y Chile)



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos