Hollywood mira a China en busca de dinero para las películas

China espera que sus inversiones en Hollywood le ayuden a construir su propia industria del entretenimiento. 25 de Octubre 2010

Por Ronald Grover y Michael White

Han Sanping es un gran fan del actor Will Smith. Luego de entretener a Smith en Beijing hace dos años, el presidente de China Film Group encontró una manera diferente de continuar con los esfuerzos de rodaje de películas de Smith. China Film, manejada por el estado, contribuyó con US$ 5 millones para ayudar a financiar la remake de The Karate Kid, producida por Smith y protagonizada por su hijo Jaden. El giro magnate de Han fue un hit. La película, distribuida por Columbia Pictures, de Sony, recaudó más de US$ 356 millones en entradas alrededor de mundo y fue un gran éxito en China.

Para Hollywood, una fábrica de sueños en funcionamiento gracias al dinero de otras personas, la República de China ofrece un gran potencial tanto como fuente de financiamiento como mercado. El 26 de septiembre, Orange Sky Golden Harvest Entertainment, una compañía de películas basada en Hong Kong, pagó US$ 25 millones por el 3,3 por ciento de participación en Legendary Pictures, la creadora de éxitos como The Dark Knight e Inception. Mientras tanto, la nueva clase de millonarios entrepreneurs de China está financiando películas locales. Los ejecutivos de Hollywood incluso están cerrando reuniones con empresas de juguetes chinas ansiosas por llevar sus creaciones a la pantalla grande.

“Es un gran mercado sin explotar”, dice Clark Hallren, managing partner de la firma de consultoría financiera basada en Los Ángeles, Clear Scope Partners. “Parece haber una gran promesa ahí y una tremenda cantidad de capital. De forma similar a aquellos que en busca de dinero alguna vez se enfocaron en el Medio Oriente, la misma dinámica parece estar dándose con China”, señala el ejecutivo.

El cierre de acuerdos hasta el momento fue más gota a gota que en forma de catarata. Los inversores chinos sopesaron apuestas por Miramax y la plagada de deudas Metro-Goldwyn-Mayer cuando los estudios se pusieron a la venta el año pasado, pero no mordieron el anzuelo, dice el abogado Schuyler M. Moore, socio de Stroock & Stroock & Lavan en Los Ángeles. Su actividad podría levantarse, sin embargo, mientras los funcionarios chinos se sienten más cómodos con los modos de Hollywood.

“Los inversores chinos son muy sofisticados y vienen contemplando los tipos de inversiones que quieren hacer”, dice Charles “Skip” Paul, un ejecutivo de larga data en Hollywood y asesor senior del banco de inversión Centerview Partners. Paul negoció el acuerdo de 1986 con el gobierno chino que abrió el país a importaciones limitadas de películas hechas en el extranjero. También asesoró a Orange Sky en su acuerdo de Legendary y viaja a China cada seis semanas para encontrarse con inversores potenciales.

El gobierno chino espera usar sus inversiones para ganar el know how técnico y creativo que el país necesita para construir agresivamente su industria fílmica. En los próximos tres a cuatro años, el número de pantallas en China crecerá a 13.000 de las 8000 de hoy, según John P. Wilmers, CEO de Ballantyne Strong, que fabrica equipamiento para películas digitales. Los Estados Unidos tienen unas 39.000 pantallas. China es el mayor mercado fuera de los Estados Unidos para los grandes cines IMAX, con 37 construidos y otros 59 planeados para ser añadidos para 2013. En 10 años, dice el CEO de IMAX, Richard L. Gelfond, China podría ser el mayor mercado de exhibición del mundo.

“Quieren ser los líderes del mercado en la producción de películas”, dice Doug Belgrad, presidente de Columbia Pictures, quien realizó The Karate Kid mayormente en Beijing. Los chinos están usando sus relaciones financieras para obtener momentos de enseñanza siempre que pueden. El equipo de Columbia, por ejemplo, le mostró al equipo de producción local chino cómo subir más rápido lo filmando durante el día para poder verlo online, dice Belgrad.

Ese nivel de involucramiento separa a los inversores chinos de otros que llegaron a Hollywood ofreciendo dinero, dice Hallren, de Clear Scope. “No creo que este sea el próximo caso de personas inteligentes invirtiendo dinero de maneras poco inteligentes”, dice Hallren.

Lo que China ya posee es mucho capital para el proyecto adecuado.

Sheng Boyu, un desarrollador de real estate de 30 años, puso US$ 50 millones para ayudar a financiar Double Lives, una película acerca de un buscador de tesoros moderno protagonizada por Pierce Brosnan que se filma en China. “Hay dinero si uno sabe cómo navegar el paisaje”, dice Dan Mintz, CEO de Dynamic Marketing Group, basado en Beijing, que, en China, distribuye y busca el mercado de películas hechas en América y aquel país. Mintz dice que juntó US$ 100 millones en China, “y podríamos juntar más” para invertir en películas hechas o distribuidas ahí.

El obstáculo para los outsiders, dice, es el que el gobierno favorece las películas hechas en China y continúa imponiendo el límite de 20 películas extranjeras al año que pueden verse en el país. Con inversores que son chinos, algunas películas pueden alcanzar el mercado sin contar como parte de la cuota de 20. Y podrían haber otros beneficios: cuando Mintz lanó The Founding of a Republic, una película financiada con China Film Group, dijo que el gobierno ordenó quitar a los filmes rivales de los teatros continentales.

El potencial de China hace que quienes buscan acuerdos desciendan en China. Goldman Sachs está asesorando al fondo soberano Chinese Investmen Corp. en inversiones de películas, según dos reconocidos financieros de Hollywood. Deutsche Bank incrementó sus esfuerzos en China para enfocarse más en acuerdos de entretenimiento, dice Brian C. Mulligan, vicepresidente de la práctica de medios y telecomunicaciones de Deutsche Bank Securities en Los Ángeles, que asesoró a Legendary en el deal con Orange Sky.

Sin embargo, invertir en Hollywood no siempre resultó bien para aquellos escribiendo los cheques. “Algunos se beneficiarán de asesores inteligentes y reconocidos”, dice Amir Malin, fundador de la firma de private equity basada en New York Qualia Capita y ex CEO del estudio Artisan Entertainment. “Otros serán absorbidos por la continua calesita de Hollywood y sus premieres y retornos financieros vacíos”.

The bottom line. Hollywood está mirando a China por dinero para ayudarlo a producir películas. Los chinos quieren esas relaciones para reforzar su propia industria cinematográfica.

Con Eva Woo

Grover cubre la industria de medios y entretenimiento para Bloomberg Businessweek en Los Angeles. White is periodista de Bloomberg News.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos