Hogar dulce hogar pero digital

Hogar dulce hogar pero digital

Desde encender las luces unas cuadras antes de llegar a casa hasta detectar los alimentos faltantes en la heladera y confeccionar la lista para el supermercado. Casi todo es posible en el mundo de la automatización. Las últimas novedades. 17 de Febrero 2011

Hogar digital, smart house, casa del futuro o inteligente. Todos funcionan como sinónimos de domótica. Más asociados al mercado residencial que al corporativo, cada vez más empresas desarrollan productos y sistemas para controlar la iluminación, la climatización y el entretenimiento, pero también la seguridad, integrando el funcionamiento de aires acondicionados, equipos de audio, televisores, artefactos de iluminación, computadoras, consolas de juego, sistemas de riego, cortinas o alarmas. Todo capitaneado desde un control remoto.

En los Estados Unidos y en algunos países de Europa, la computadora es hoy el corazón del hogar. Por eso, las compañías tecnológicas trabajan en prototipos de casas inteligentes. En el
Research@Intel Day 2010 en Sunnyvalle, California, Intel mostró la cocina del futuro. Gracias a la tecnología Smart Computing Island (islas computarizadas inteligentes) se pueden crear superficies capaces de reconocer objetos y contextos tanto como traer información pertinente a cada situación. Por ejemplo: una mesada inteligente, muñida de tecnologías de proyección, conexión a Internet y capacidad de reconocimiento de objetos, puede observar el alimento colocado sobre su superficie, sugerir recetas y hasta gestionar la lista de compras del supermercado. Incluso, puede mostrar fotos del plato listo o el paso a paso en video para prepararlo.

Una de las primeras instalaciones dedicadas a explorar la forma en que la tecnología cambia la vida cotidiana es Microsoft Home. Este laboratorio de prueba ubicado en Redmond, Estados Unidos, desarrolla nuevos escenarios de los ambientes familiares venideros. En la cocina también hay una mesada inteligente que muestra recetas o avisa si es la hora de tomar un remedio. Pero también una heladera que recuerda qué alimentos comprar y una pizarra interactiva que muestra las ofertas del delivery. Ni hablar de la pared que recuerda de dónde vinieron los souvenirs. Además, la tecnología en la casa ayuda a vivir sustentablemente, porque incorpora energía de bajo consumo y sensores inteligentes que apagan las luces automáticamente y cambian los equipos eléctricos al modo inactivo cuando el cuarto está vacío.

Automatizar, esa es la cuestión
Si bien en la Argentina, el concepto de automatización no está tan instalado, proliferan empresas que se dedican al negocio con sistemas hogareños, haciendo hincapié en el confort y la seguridad. Así, por medio de una alianza con FSA, Broken Mind ofrecerá la posibilidad de dotar de inteligencia a las residencias de la segunda etapa del emprendimiento Beccar Plaza. Con módulos inalámbricos y pantallas táctilesque podrán personalizarse, los propietarios podrán controlar todos los ambientes, regular la iluminación y crear escenas de acuerdo a la ocasión, y modificar la temperatura interior a distancia, desde un teléfono celular. Y, en línea con la tan marketineada sustentabilidad, activando la función away se puede ahorrar energía, manteniendo los sistemas de calefacción y refrigeración en niveles más bajos. También, desde el Media Center, se pueden diseñar las funciones de entretenimiento, y con el sistema de seguridad se controlan alarmas de todo tipo: robo, incendio, detectores de humo, monóxido de carbono e intrusos.

Haus Tech, por su parte, mostró en la última Casa FOA su potencialidad gracias a los productos de Control4, empresa de domótica con base en Utah, Estados Unidos. Así, la iluminación, la climatización, el entretenimiento y la seguridad se pueden dirigir desde una laptop, un celular o una tablet. "Ya se encuentran, por ejemplo, aplicaciones para controlar el sistema desde los productos iPhone y iPad. Con la simple descarga de un aplicativo pueden comandarse en forma remota todos los sistemas electrónicos del hogar y mantenerse informado de lo que sucede desde donde el usuario se encuentre", explica Darío Kasvin, socio gerente de la firma.

Yo domotizo, tú domotizas…
Pero por ahora no todos pueden domotizar: estos productos están reservados para un público ABC1, aunque las empresas aclaran que hay distintos niveles de sofisticación en la automatización. "Una opción es comenzar con luces, cortinas y home theater, por unos pocos miles de dólares", dice Kasvin. Aunque la automatización completa del hogar depende de los rubros que se añadan y el tamaño de la propiedad, se calcula que el costo parte de los u$s 50 por metro cuadrado.

Él domotiza, nosotros domotizamos. Como avanzan las cosas, no sería extraño que en breve la palabra “domótica”, tenga su propio verbo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos