Hackear para ayudar

Hackear para ayudar

Una iniciativa de Microsoft, Google, Yahoo, la Nasa y el Banco Mundial incentivan a programadores a auxiliar en catástrofes. Sepa cómo la firma argentina Globant formó parte de la movida. 01 de Marzo 2011
No siempre se tiene la oportunidad de salvar una vida o ayudar socialmente cuando se es ingeniero en Sistemas, programador o un hacker. Sin embargo, desde noviembre de 2009 la “Random Hack of Kindness” (RHOK), iniciativa lanzada por Microsoft, Google, Yahoo!, la Nasa y el Banco Mundial, realiza jornadas de programación (hackatones) en diferentes ciudades del mundo con el objetivo de crear soluciones de software que ayuden a mitigar o responder a desastres naturales. A fines del año pasado, la Argentina fue una de las sedes. El lugar de la acción: las oficinas de Globant, la compañía porteña de servicios informáticos, ubicadas en Costa Salguero. Allí, 50 desarrolladores se unieron para crear soluciones tecnológicas que permitan ayudar en situaciones de catástrofe. Un jurado eligió, luego, el proyecto que mejor representaba los objetivos del evento. La dinámica consistía en la formación de grupos, que elaboraran una solución de ayuda en base a una de las pautas prefijadas por la RHOK.

Santiago Hollman formó su equipo al llegar a las oficinas de Globant y cuenta a IT Business cómo vivió la experiencia. “Me junté con personas que no conocía y con un muchacho, con el habíamos sido compañeros en otra firma en la que yo trabajaba”, explica. Uno de los integrantes de su equipo fue Alejandro Tkachuk, quien relata: “Los grupos de trabajo se formaron naturalmente, simplemente charlando entre todos, fueron saliendo ideas y de la nada ya estábamos con las laptops, escribiendo los requerimientos del programa que queríamos desarrollar”.

La organización
Guibert Englebienne, co-fundador y CTO de Globant, cree que ese representa el principal desafío al armar un hackaton: “Cómo organizar a gente que venía de diferentes áreas y qué hacer para que se una con gente que sólo venía con una idea”.

En Buenos Aires, el proyecto ganador de la última edición fue YerBus. “Es una plataforma que actúa en las redes sociales y hace de nexo entre las necesidades de las ONGs y los usuarios”, explica Julián Gutierrez Oschmann, un participante del equipo ganador. La solución permite que las ONGs posteen un pedido de donaciones que, luego, aparece en las redes sociales donde esté registrado el usuario y pueda dejar sus datos para ayudar.

Una vez concretada la donación, YerBus publica en las comunidades virtuales del participante un enlace con un agradecimiento y desde donde se puede seguir el recorrido de la ayuda. Además de Gutiérrez, el equipo estuvo integrado por José Luis Díaz, Mauro Monti, Mariano Stampella y Santiago Tenti.

“A la mañana, fue pensar la idea. A las 14.30, arrancamos para hacer un pequeño diseño de la aplicación y, a las 15, generamos la prueba de concepto”, relata Díaz y continua: “Dos de los chicos hicieron eso, yo me puse a revisar la integración con las redes sociales y los otros dos chicos se pusieron a hacer más funcional la aplicación. Seguimos hasta las 22 y el domingo hasta el mediodía”.

En general, los participantes venían con una idea pero muy abstracta, recuerda el programador. “Podías llevar algo más o menos armado desde tu casa pero una cosa era pensar una idea y otra cosa era debatirla para ver si era viable”, aclara Hollman.
Englebienne explica: “Lo que hicimos fue imprimir una frase de cada una de las ideas que estaban dando vueltas en el sitio del RHOK y las colgamos simplemente en la pared”.

La aplicación que crearon Hollman y Tkachuk, junto a un integrante más, Diogenes Moreira, se llama Bacon y consiste en “convertir tu teléfono móvil en un aparato de localización, en caso de que ocurriera un evento de desastre natural”, cuenta Tkachuk. “El teléfono se pondría en un modo de alerta cuando se producen específicas condiciones de peligro, como por ejemplo, no tener servicio por una cantidad de horas. Una vez en estado de alerta, el celular emitiría un sonido con una frecuencia especial para que perros de rescate localicen a la víctima, y también utilizaría una función de Bluetooth con la que un rescatista, con la ayuda de un dispositivo especial, pueda radio-localizar a la persona, utilizando triangulación”, finaliza.

Hollman aclara que "lo que hicimos fue apuntarlo a toda la gama de los celulares, desde los smartphones a cualquier celular. Nos encontramos con limitaciones de hardware pero se puede llegar a concluir el proyecto si los fabricantes están dispuestos a hacerlo o cuando se establezcan los smartphones”.

Para elegir al ganador del RHOK Buenos Aires, se conformó un jurado que incluía también a ONGs, que pudieran evaluar los proyectos en base a su aplicabilidad y viabilidad en zonas de catástrofe. En el caso de YerBus, la idea de sus creadores es continuar con el proyecto. “Nos juntamos con los chicos y seguimos haciendo pruebas de concepto. La gente de Globant ofreció apoyarnos. La idea es seguir, pero los tiempos son menores porque todos trabajamos”, explica Díaz.

El próximo, en junio
Todos los participantes realizan un buen balance del evento. “El clima fue realmente espectacular, la atención de parte de los organizadores fue buenísima, todo el tiempo estuvieron preocupados por si teníamos comida, bebida o para ayudar con consultas técnicas que pudiéramos tener”, elogia Hollman. Mientras, Diaz resume: “Uno espera una estructura mas rígida pero acá estaban siempre al lado nuestro”. Por su parte, el CTO de Globant aclara: “El único problema, creo, fue que comimos demasiado (ríe), la camaradería fue muy buena. La gente quedó satisfecha."

La organización implicaba el contacto con el resto de los eventos que se realizaban en el mundo ese día. “La conexión era a través de la Wiki (wiki.rhok.org). Nosotros hicimos streaming de la premiación y los otros también estaban subiendo fotos a Flickr y actualizando por Twitter. En resumén era un poco eso: la coordinación descoordinada”, comenta Diaz. Por su parte, Tkachuk recuerda que “el contacto con el resto de los hackatones era fuerte, disponíamos de un chat IRC con el que podíamos hablar con el resto del mundo”.

Para la próxima edición, Englebienne ya tiene claro los principales desafíos y los centra en lograr mas promoción. “Nos avisaron con unas tres semanas de anticipación, fue algo inesperado. Pero el año que viene seguramente vamos a poder sumar mucha más gente”, comenta. Otro de los retos será tratar de llevar el evento también al resto del país. “Tenemos ganas de llevarlo también al interior. Si bien requiere de mucha organización, nos encantaría”, cuenta. En cualquier caso, los preparativos están por arrancar. En la página web de la ROHK (
www.rhok.org) se comunica que el próximo hackaton se realizará en junio.

Por el resto del mundo
La RHOCK es una iniciativa creada por Microsoft, Google, Yahoo!, la NASA y el Banco Mundial. El tercer hackaton se desarrolló en las siguientes ciudades: Toronto, Nairobi, Lusaka, Bogota, San Pablo, Singapur, Buenos Aires, Tel Aviv, Birmingham, México DF, Juárez, Atlanta, Chicago, Nueva York, San Francisco y Seattle.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos