"Habrá una inversión muy importante en servicios"

Sergio Grinbaum, co fundador de DeRemate.com y hoy director General de Think Thanks, analiza cómo el panorama web marca al mundo corporate y a la nueva generación de emprendedores. 31 de Marzo 2011
Sergio Grinbaum puede considerarse un pionero. En 1999, cuando en la Argentina la palabra Internet todavía sonaba más a ciencia ficción que a negocio, fundó junto con su amigo Alec Oxenford, DeRemate.com. Fue así parte de la primera camada de emprendedores web en el país. A 10 años del estallido de la burbuja.com, hace un balance y anticipa cuáles serán las claves a tener en cuenta por todos aquellos que quieran seguirle los pasos este año.

¿Cuáles son los mitos más comunes y más peligrosos para las firmas, a la hora de querer montar una estrategia o campañía en el creciente mundo de las redes sociales?
El tema de las redes sociales es muy joven. Por eso, también, en estos últimos años, nos hemos encontrado con varios ejemplos de prueba y error. Lo positivo del modelo está basado en que uno puede medir, incluso por género, la cantidad y la actividad de personas que responden a la iniciativa de una empresa. Pero, si esta no maneja una campaña, que se basa en métricas, el esfuerzo terminará siendo solamente contenidos tirados al azar. También es cierto, que, recién en los últimos seis meses y en mercados como el español o el inglés, las campañas empezaron a profesionalizarse en este sentido. Por ejemplo, hoy ya se pueden distinguir las campañas y los resultados buscados en términos de plazo: corto, mediano y largo. Por ejemplo, las de largo plazo son para la construcción de marcas. En el corto plazo, están las cuponeras. Para darle una idea: sólo en los últimos seis u ocho meses se habrán lanzado en la Argentina 14 de estas iniciativas y en Brasil unas 150.

¿De qué otros mitos hay que prevenirse?
Uno es saber que el modelo para poder tener éxito en una red social no se basa en decir uno mismo qué es importante o bueno, sino que otros lo hagan. Entonces, lo que hay buscar es que los amigos, los seguidores, generen un feedback positivo sobre mis productos o mi empresa y que permitan generar modelos de viralización de contenidos, como no ocurre en otros canales. Por otro lado, un tema no menor a tener en cuenta es que estos espacios también ofrecen un ámbito importante para la queja. La firma debe estar preparada para saber atender eso y no subestimarlo.

En cuanto a los contenidos, ¿qué recomendación se le puede hacer a las firmas?
En todo caso, siempre será bueno que se tenga una experiencia personal, para saber cómo se mueve el mundo de estas redes y qué contenidos importan. A las empresas grandes, les recomendamos que haya community managers y que estén dentro de las empresas.

Crear una empresa únicamente basada en el marco de una red social como Facebook, ¿eso es posible o es también un mito?
La respuesta inmediata es que se puede hacer. Por otro lado, en el mundo y en la Argentina, se ven emprendimientos importantes y de una gran creatividad pero que todavía tienen problemas de monetización. Hay que ver si tienen los fondos necesarios para mantenerse hasta que sus creadores encuentren una solución o si se adelantaron a la historia. No obstante, creo que un modelo de negocios exclusivamente hosteado en Facebook es viable: los juegos y las aplicaciones que hoy se encuentran allí ya dan un buen ejemplo de lo que puede venir y por qué puede ser un gran negocio.

Este año se cumplen 10 años de la explosión de la burbuja de Internet. ¿Cuál es el principal cambio que enfrentan los emprendedores tecnológicos actuales contra la primera generación?
Un tema muy importante es que hoy hay mayor certeza de que los negocios tienen que monetizarse y que tienen que tener planes de negocios no estén basados únicamente en proyecciones. En el ‘99, todos eramos muy jóvenes, recién iniciados, todos comenzábamos a emprender y había una euforia increíble. Por ese entonces, también, un emprendedor podía encontrarse con inversores dispuestos a invertir únicamente en base al modelo de proyecciones que mostraba el plan de negocios. Hoy ya no.

Sin embargo, en estos momentos, en los Estados Unidos los modelos de negocios basados en redes sociales como Twitter, Facebook o Groupon, están logrando nuevamente atraer un caudal de inversión importante. Incluso, hay sospechas de que se estaría ante una nueva burbuja tecnológica. ¿Es así?
Hoy hay una exigencia de generar negocios en el corto plazo que antes no existía. Los modelos de evaluación y de facturación son también mucho más parecidos a los de otras industrias. Por ejemplo, antes uno podía decir que una compañía estaba a 50 veces valores venta. Y uno podía proyectar números increíbles que, sin embargo, estaban mucho más cercano a una idea que a realidades.

Más allá de la idea de negocio, ¿el principal driver para un inversor de capital de riesgo sigue siendo que la química funcione entre los socios y que se tenga un concepto de escala?
Yo diría que a estas clásicas se le agregan otras variables como la experiencia que tengan los fundadores en otros proyectos. Por otro lado, la existencia de equipos con especialización en marketing online o similares también pueden resultar sumamente valiosos.

¿Qué pecado aún perdura en cuanto al e-commerce?
Malinterpretar el modelo de comercio: pensar que abrir un negocio en Internet tiene la misma dinámica que en el mundo offline. Quiere decir, creer que uno, si abre un local en Internet, va a tener clientela por el simple hecho de que lo haya abierto.

¿Qué ve Usted, como uno de los ‘padres’del entrepreneurship online local que tiene la generación de emprendedores actual que no tuvo la suya?
Como el distintivo más importante identificaría el nivel de ‘educación’que tiene. Pasaron ya 10 años de educación universitaria en materia emprendedora. En cambio, cuando comencé yo, la educación universitaria no tenía experiencia en start ups. Hoy, no sólo hay mucho más información sino que tambié plataformas de intercambio. Las ideas que se presentan están mucho más cercanas a la realidad. Además, la combinación online con offline, es un agregado que antes no existía: uno hacia un emprendimiento que era online o no.

Que vuelvan a hacer algo juntos con Alec Oxenford, después de la salida de … es posible?
Quedamos con una muy buena relación y siempre hay segundas vueltas. Por eso, creo que sí, que a todos nos gustaría volver a repetir alguna experiencia de estas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos