Grecia ya analiza los recortes

Grecia ya analiza los recortes

Los miembros del gobierno de coalición deberán decidir antes del miércoles cómo ajustan sus gastos en 325 millones de euros. Mientras tanto, las calles se tiñeron de violencia por la decisión de acordar con la UE. 10 de Febrero 2012
El Gobierno griego estaba bajo presión hoy para convencer a una escéptica zona euro de que respetará los términos del plan de rescate aprobado por el Parlamento, pese a las violentas protestas.

Los legisladores griegos aprobaron a última hora del domingo fuertes recortes de salarios, pensiones y empleos, como el precio para que Atenas reciba un rescate de 130.000 millones de euros de manos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional y pueda evitar así una caótica cesación de pagos.

La aprobación generó fuertes protestas en las inmediaciones del Parlamento, que ponen a prueba el compromiso de Atenas con la implementación de las reformas acordadas.

Los bomberos terminaban de apagar las llamas que emanaban de las ruinas de varios edificios, incendiados por jóvenes encapuchados durante las protestas contra el paquete de medidas de austeridad aprobadas por el Parlamento tras 10 horas de debate.

Los disturbios fueron los peores en años y también se extendieron a otras ciudades del país, como Tesalónica y las islas de Corfú y Creta, informaron desde la agencia Reuters.

Los ministros de Finanzas de la zona euro se reúnen el miércoles. La coalición de gobierno tiene tiempo hasta ese día para decir cómo recortará este año los 325 millones de euros exigidos por la UE como condición para entregar el rescate.

La Comisión Europea exige además que los líderes políticos del país se comprometan por escrito a cumplir los términos del acuerdo tras las elecciones previstas para abril.

Cinco años de recesión y dos de profundos recortes en el gasto han sacudido el tablero político de Grecia. Los votantes podrían inclinarse más hacia la derecha o la izquierda, generando temor en Bruselas sobre el rumbo de la economía griega.

La primera reacción de Alemania, el principal contribuyente de la UE, fue cauta.

"Ahora, necesitamos esperar y ver qué pasa tras la aprobación de la legislación", dijo a la televisión de su país el ministro de Economía alemán, Philip Roesler. "Hemos dado un paso en la dirección correcta, pero todavía estamos lejos de esa meta", agregó.

Desde Bruselas, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo que una moratoria en Grecia tendría "consecuencias devastadoras" sugiriendo que los ministros de Finanzas de la zona euro están dispuestos a aprobar esta semana el segundo rescate para el país.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos