Graciela Bevacqua:

Graciela Bevacqua: "Con la intervención del Indec, el Gobierno pretende acallar voces disidentes"

Graciela Bevacqua fue la primera técnica desplazada del Indec tras la intervención del organismo. Hoy, atraviesa dificultades laborales y económicas. Y acaba de ser multada junto al resto de las principales consultoras económicas por difundir datos de inflación alternativos al índice oficial. En una entrevista con We, la ex directora del IPC asegura que solo quiere paz y poder trabajar en forma independiente. Y sostiene: “Hay que defender la libertad de debatir y pensar distinto”. 01 de Abril 2011

La mirada de Graciela Bevacqua demuestra que los últimos años no le han sido nada fáciles. La ex directora del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la primera funcionaria en haber sido desplazada del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) por la gestión del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, está convencida de que "el Gobierno pretende acallar las voces que no coinciden con su pensamiento".

Desde su salida del organismo público se ha encontrado con infinidad de obstáculos que le impiden retomar normalmente su vida profesional. Rosarina de nacimiento, profesora de matemáticas de profesión, admite que nada fue lo mismo desde que fue desplazada el 31 de enero de 2007 junto con la entonces directora de Condiciones de Vida, Clyde de Trabucchi. Esa fecha quedará en la historia como la del comienzo de la intervención del IPC que elabora el Indec y en su historia personal como un punto de inflexión que claramente excedió lo laboral. "Desde ese momento recibí ataques personales y profesionales en forma constante que realmente me afectaron a tal punto que tuve que iniciar un tratamiento psiquiátrico que no estaba en mis planes", admite.

No obstante, señala que su intención no es victimizarse. "Sólo quiero paz y poder trabajar normalmente de mi especialidad. Tengo expertise suficiente y muchas ganas de seguir trabajando de todo aquello a lo que dediqué mi vida", afirma terminante. Lamenta que ex compañeros como Norberto Itzcovich o Ana María Edwin la señalen hoy como enemiga y se preocupa por las dificultades laborales que se le generaron con posterioridad a su salida.
Es en esos momentos y, cuando se refiere a su familia, que la voz se le entrecorta y la mirada se humedece como si se tratara de una pesadilla profesional por la que inesperadamente le tocó atravesar. Pesadilla que hoy la encuentra entre los economistas a los que la Dirección de Lealtad Comercial quiere sancionar con una multa de $ 500.000. Su departamento -la vivienda de ella y sus tres hijos- es el único bien del que dispone y, aunque prefiere no referirse a ello al no tener ninguna empresa, teme los efectos de la sanción que llegó a su casa por la confección de un índice de precios alternativo al que elabora el Indec. Sanción que se dirimirá en la Justicia donde ella ya hizo su descargo.
En diálogo con El Cronista WE, Graciela Bevacqua habla de todo. Su pasado profesional, su presente y su futuro. Analiza también el rol del organismo y las responsabilidades de cada uno de los funcionarios en el contexto actual. Un diálogo imperdible para entender, en primera persona, la intervención por dentro.

¿Qué opinión le merecen las multas de la Dirección de Lealtad Comercial a las principales consultoras económicas?
Nosotros no somos formalmente una consultora. Recibimos la carta de Lealtad Comercial basada en una ley de la dictadura, de la época de Bignone que no tiene ningún asidero legal en lo administrativo. El objetivo, sin embargo, es claro: silenciar a los que tenemos números alternativos de inflación que surgen a partir de la intervención del Indec y que es tergiversado. 

¿Por qué cree que se optó por esta estrategia?
Si no se hubiera intervenido el IPC, no existiría ningún otro índice alternativo que se tome de referencia. Este escenario es inédito en la política estadística de nuestro país. Vale decir, las consultoras privadas siempre han tenido sus propios números tanto en otros gobiernos como en la híper, pero siempre el dato que validaba todo era el IPC. Hoy eso no ocurre. La seguidilla de amenazas y multas buscan silenciar. En nuestro caso, el índice de precios alternativo es libre y gratuito y busca que haya otra herramienta para la toma de decisiones tanto de un estudiante, un académico, del sector público o de las propias empresas. 

¿La multa puede hacerse efectiva?
Se busca el silencio. La multa da lugar a una intimación más fuerte que una carta que se puede o no responder. Las consultoras tienen bienes con que respaldar sus acciones mas allá de si se aplica o no la multa porque son sociedades o fundaciones y figuras jurídicas con las cuales harán el reclamo correspondiente. En mi caso, sólo tengo el departamento donde vivo con mis hijos que es mi único bien. No tengo otro. El tema de las multas se suma para mí a la persecución de la que hace ya mucho tiempo soy objeto. Cuando llegó la carta a mi casa yo estaba afuera del país. 

¿La sorprendió la multa?
La verdad es que cuando llegaron las multas a las consultoras pensé que iba exclusivamente al sector privado. Buenos Aires City es un espacio virtual donde no hay conformada ni una consultora ni otra sociedad. Es sólo un conjunto de investigadores a los que se nos ocurrió hacer un IPC. No hay vínculo de contratos o figuras jurídicas, ni una dirección porque ésta no existe. De hecho, desde hace tiempo que no trabajo allí. 

¿Qué sintió cuando la notificaron?
Estamos en una sociedad democrática. No tiene precedentes una persecución a economistas de este tipo. En el caso de las consultoras, la intención es que dejen de publicar sus índices. Creo que al igual que lo que ocurrió con Clarín, la intención es silenciar y se afecta la libertad de expresión. Uno puede tener la libertad de elegir lo que quiera y el Estado debería colaborar para que esto ocurra. Es el Estado el que no debería mentir en sus estadísticas. Ojala tuviéramos un Indec que no esté desmantelado y que haga bien el resto de los indicadores. Hay un montón de estamentos de la sociedad que están a ciegas. Es un avasallamiento contra la libertad de trabajo y de expresión. 

¿Qué relación encuentra con el bloqueo a Clarín?
Lo de Clarín y las consultoras económicas tratando de silenciar la inflación van sobre el mismo camino. Hay que defender la libertad de debatir, pensar distinto. Es el Estado el que no puede mentir en sus indicadores. La información pública debe ser seria y creíble. De todos los que hacemos IPCs alternativos, si nadie nos creyera, se pasarían de un lado a otro. No habría negociaciones ni juicios de alimentos que tomaran como referencia a los índices privados.

¿A qué se dedica usted actualmente?
Estoy tratando de salir adelante. La persecución empieza en 2006, con el acoso laboral. Después quedé autosilenciada, pero sin embargo, cuando me salían oportunidades de trabajo en el exterior, me inventaban trabas para que no pudiera avanzar. Aparecían sumarios administrativos, malos tratos y un montón de cosas que hoy siguen sufriendo algunos técnicos de carrera que están adentro del organismo. Lo más común es que tienen sumarios, que les niegan vacaciones. La cosa es más cruenta con los que atestiguaron en la causa de Guillermo Moreno y todavía sobreviven.

En su caso tuvo un juicio penal…
Me iniciaron un juicio penal en 2008 que termina en septiembre de 2010 en que la Justicia me da por sobreseída.

¿Cómo está hoy su situación laboral?
Desde que me fui, no tuve nunca un trabajo con continuidad. La gente dentro del Indec se siente presa. Conmigo es con más saña, porque me asocian con no haber permitido la intervención. No estoy más en Buenos Aires City formalmente desde diciembre de 2010. Fue una transición lenta entre septiembre y diciembre y sale a la luz ahora con todo el tema de la intimación porque se me menciona como parte de la consultora. Pero ya me fui. Una de mis metas profesionales es asesorar, ya sea en la Argentina como en el exterior. Tampoco me negaría a colaborar con el Indec si hubiera una decisión clara de quite de intervención o de profesionalizar nuevamente al organismo.

¿Su salida marca el final de Buenos Aires City?
No, de ninguna manera. Hay un equipo que seguirá trabajando pero sin mi participación. Fue un proyecto que me interesó inicialmente por la idea de armar un IPC alternativo, libre y gratuito. Tardé en aceptar la propuesta hasta que el desmantelamiento del Indec era tal que tomé la decisión. Hoy estoy avanzando con un nuevo proyecto en el que también me acompañarán economistas y actuarios, entre otros investigadores. Estamos buscando la forma de financiarlo.

¿Cuál es su opinión de Guillermo Moreno?
Creo que Guillermo Moreno me respeta a pesar de todo lo vivido. Es un fiel soldado de los Kirchner. Está convencido de que está haciendo lo correcto aunque yo pienso distinto. Estoy en total desacuerdo en los códigos y atropellos violentos que se manejan.

El ministro de Economía, Amado Boudou, prometió aplicar un nuevo índice de inflación en 2012…
Boudou patea el problema para adelante. Ganó más de un año entre que pidió la conformación del Consejo, las idas y vueltas y los avances que no fueron tales. Hay que tener en cuenta que conformar un nuevo IPC nacional en un país federal es un trabajo arduo, de al menos dos años y si empiezan hoy dos años están fuera de octubre de 2011. Además, hay que recordar que existía en la Argentina un IPC nacional que abarcaba al 83% del consumo nacional y se desactivó porque empezó a dar diferencias sustantivas con el del Gran Buenos Aires y Capital Federal.

¿Es útil la visita del Fondo Monetario Internacional y el regreso de las "misiones"?
No requerimos de expertos internacionales para hacer un IPC ya que hay gente capacitada en nuestro país para hacerlo. Sin embargo, entiendo que cualquiera de los países miembros del Fondo tengan este tipo de misiones.

¿En qué quedó el proyecto de la oposición?
El Congreso recién retomó las sesiones. Hay dos proyectos que tendrían muchos avances para el organismo. La oposición está totalmente de acuerdo en el proyecto de normalización y, de hecho, hemos trabajado en el proyecto de mejoras y actualizaciones que se aprobó en Diputados. Lo hicimos con varios equipos ex Indec en función de lo que hoy se hace internacionalmente y para recuperar la transparencia perdida.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos