Geolocalización, una tendencia para aprovechar

Geolocalización, una tendencia para aprovechar

Los servicios basados en la ubicación geográfica levantan vuelo entre las empresas del país. Permiten realizar un seguimiento de mercaderías en tiempo real como también segmentar los mercados e interactuar con los clientes. La opinión de las compañías que ya utilizan estas aplicaciones. Qué tener en cuenta a la hora de implementarlas. 29 de Junio 2011

Luego de varios años de experiencia en la industria tecnológica, Guy Nevo y Esteban Brenman crearon la empresa Guía Óleo, que con los años se transformó en la guía online más consultada del país para elegir qué comer y dónde, entre los más de 8.000 restaurantes relevados en la zona metropolitana. Con el auge de las tecnologías móviles, Nevo y Brenman fueron por más: se puede descargar, desde la página y en forma gratuita, una aplicación de geolocalización para teléfonos Nokia, iPhone y BlackBerry, que permite encontrar, desde cualquier lugar, los restaurantes más cercanos a la ubicación donde el usuario se encuentre. “El mundo estará cada vez más conectado y las decisiones de los consumidores se verán de forma creciente vez más influidas por las plataformas sociales y foros de opiniones, de manera que cualquier servicio que no tenga acceso móvil quedará obsoleto”, opinan los socios de la compañía, que facturó $ 1 millón el último año y cuenta con 20 empleados.

En la misma línea, Página Amarillas, imagen de marca del grupo empresario Yell, ya ofrece Páginas Amarillas Móvil, una aplicación gratuita para celulares que permite encontrar, por su ubicación geográfica, los comercios y profesionales del país, hoteles y restaurantes, además de poder consultar un listado de más de 8 millones de números de teléfono. “La aplicación (app) es muy intuitiva, fácil de manejar, y tiene cuatro secciones: Búsqueda en Páginas Amarillas, Búsqueda en Páginas Blancas, Servicios y acceso a una operadora las 24 horas”, explica Santiago Nieto Orbe, director de Marketing de Yell Argentina. Desde su lanzamiento, en enero de este año, la app ya superó las 100.000 descargas. Fue diseñada para usuarios de cualquier teléfono que habilite Java, y permita descargar aplicaciones. “En cuantos más soportes esté Paginas Amarillas, las empresas se verán beneficiadas, no sólo por el incremento de la cantidad de consultas, sino por el poder de segmentación que poseen”, dice Nieto Orbe.

Los usos de la geolocalización pueden ser variados y múltiples. Por ejemplo, la empresa DataFactory utiliza una aplicación propia de georeferenciación para, durante cada partido de fútbol, ingresar a la base de datos coordenadas espaciales de cada incidencia ocurrida dentro de la cancha. “Cada pase, quite, tiro al arco, falta, es cargado con la ubicación espacial. A partir de ahí, permite representaciones en sitios Web mediante aplicaciones Flash e infografías con mapas de color, entre otros”, explica Ernesto Cambursano, CEO de la compañía que produce contenidos digitales y que, con 45 empleados, factura u$s 1 millón al año.

Sin embargo, la geolocalización no es usada sólo por empresas. También los organismos oficiales están utilizándola para mejorar su oferta de servicios. Por ejemplo, el gobierno de San Luis acaba de implementar la iniciativa “Mi próximo Colectivo” junto con la Universidad de La Punta, que consiste en la instalación de dispositivos de localización vehicular (AVL). Estos se combinan con dispositivos GPS (Sistema de Posicionamiento Global) por los cuales el Ministerio monitorea la frecuencias de los servicios. Por su parte los usuarios pueden consultar en la Web el recorrido de cada empresa, la ubicación de las paradas y el tiempo aproximado en que llegará el móvil a una determinada parada. Según informan desde la entidad, se está trabajando en desarrollar consultas que le permitan a cada interesado, recibir alertas sobre la proximidad de un determinado servicio vía mail o SMS. “La herramienta monitorea la ubicación de todas las movilidades del gobierno provincial, de entes descentralizados y del transporte público de pasajeros”, detalla Pablo Da Rold, jefe del Programa Información Geoespacial de la Universidad de La Punta. Cada dispositivo de seguimiento tiene un costo aproximado de u$s 300. Según sus creadores, ya hay 80 instalados y se espera instalar unos 60 más en el resto del año.

Servicios para empresas
“En el mundo corporativo, las clásicas siglas GIS (Geographic Information Solutions, SIG Sistemas de Información geográfica) comienzan a ceder espacio a unas nuevas que son LBS (Location Based Services), es decir, servicios basados en localización”, Santiago Casaux Alsina, presidente de la empresa Datamap, empresa proveedora de servicios y soluciones de geolocalización. “Básicamente, se trata de pasar de un ámbito o aplicación más analítico de la variable geográfica a un ámbito más ejecutivo, en donde la dimensión espacial comienza a ser el eje para la provisión de servicios de valor agregado”, amplía el ejecutivo. La tendencia se traduce en la posibilidad de que las firmas hagan un seguimiento de mercadería en tránsito y controles de inventario, en tiempo real y en forma masiva, entre otros. La herramienta también es usada para tareas de marketing, ya que permite realizar campañas en puntos de venta, enviar y recibir respuestas de clientes.

“Con la geolocalización, las empresas pueden ofrecer a sus clientes información acotada lo máximo posible a su campo de interés”, comenta Bryan Tafel, director General de SenseByte, empresa dedicada al desarrollo de negocios sobre dispositivos móviles. “Un usuario que desea adquirir un producto en determinado momento, puede disponer de esa información precisa. Esto significa una mejora relevante en la experiencia de usuario, lo que provoca una mejor aceptación de la aplicación y, por ende, del servicio y de la marca. Potencia los negocios, ya que permite enfocar los servicios, las ofertas o las promociones a potenciales clientes”, comenta Tafel.

En cuanto a la implementación, el ejecutivo advierte: “Primero, las empresas deben evaluar sus bases de datos, ya que es importante contar con la información georreferenciada. Luego, deberán tratar de establecer si sus clientes o usuarios son potenciales consumidores de estos servicios en el celular”.

Otros especialistas subrayan los beneficios económicos que la geolocalización podría ofrecer a las compañías. “Se puede medir el retorno de la inversión, por la disminución de costos que se genera con un correcto seguimiento de la mercadería; en el aumento de ventas que produce la mejora en la imagen derivada de la rápida detección y recambio de piezas falladas; o en el incremento de los indicadores de performance de un empleado que se logra al realizar un control preciso sobre su ubicación”, dice Eduardo Perret, gerente General de Call Up, importadora de equipos de comunicación por radiofrecuencia (RFDI, por sus siglas en inglés).

Plataformas
Hoy, las funciones de geolocalización están presentes tanto en aplicaciones específicamente orientadas a LBS, como GoogleMaps Mobile, FourSquare o Gowalla (ver recuadro), como en aplicaciones de información de clima, entretenimientos, finanzas y salud, que personalizan el contenido según la locación.

Un ejemplo regional es DiOüi, una aplicación creada por la empresa Enye Technologies, start-up fundado en 2006 por los argentinos Tobías Girelli y Horacio Acebo y del que participa el ex Patagon.com, Wenceslao Casares. “A diferencia de otras, como FourSquare o Gowalla, que sirven para saber donde están tus amigos, diOüi ofrece un enfoque distinto: permite informarse sobre quién está en el mismo lugar y qué está diciendo”, cuenta Girelli. “Esto es útil si querés saber por qué esta demorado el tránsito, por ejemplo. Es información geocontextual, conciencia de entorno aumentada”, agrega el entrepreneur cuya aplicación ya cuenta con más de 150.000 usuarios activos.

Como consejo, Juan Bello, vicepresidente de Ventas para Latinoamérica de GlobalLogic, empresa que desarrolla herramientas de geolocalización, recomienda: “Es importante contar con un equipo y estrategia balanceada entre tecnología, contenido y experiencia de usuario. La localización es una herramienta más y hay que usarla con criterio, sabiendo que el usuario es cada vez más exigente. El usuario espera que la aplicación sepa qué le gusta, cómo lo quiere y en dónde”, resume.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos