Fuera de juego

Fuera de juego

Los comercios se despiden de las lámparas incandescentes y reciben a las de bajo consumo. En plena transición, los players revisan sus tácticas. 29 de Julio 2011
Este mes, entró en vigencia la ley 26.473. Esta norma, que prohíbe la importación y comercialización de lámparas incandescentes en la Argentina, encendió las luces de un nuevo mercado: el de iluminación de bajo consumo. Las empresas pioneras del segmento redefinen sus estrategias; las demás compiten con nuevos productos para adaptarse.
Tres tecnologías conviven en la categoría: lámparas fluorescentes compactas, halógenas y LED. Como no se fabrican en el país, todas son importadas. La mayoría, made in China.
Philips asegura liderar el mercado de iluminación en la Argentina, con un market share del 30 por ciento. El otro 70 por ciento de la torta se lo reparten Osram, GE Iluminación y Havells Sylvania, entre otras. Con la llegada de las nuevas lamparitas, los players se preguntan cómo quedará configurado el mapa.

De cara al nuevo escenario
Antes de que se aprobara la nueva ley, en el país, se vendían 45 millones de lámparas incandescentes por año. Muchas fábricas las producían localmente. “A partir de la prohibición, nos convertimos en una empresa importadora”, afirma Daniel Mazzón, Product manager de Osram,  empresa que absorbía el 50 por ciento del mercado de lámparas incandescentes. “La transición cuesta. Pero esperamos igualar la facturación anterior con las nuevas ventas”, proyecta Mazzón.

Otro peso fuerte dentro del mercado de las incandescentes era Philips Argentina. Pablo Brener, gerente de Producto de la compañía, asegura que la pérdida de ventas en ese rubro “será compensada con el crecimiento de las lámparas de bajo consumo”. 

Por su parte, RCA, que empezó a mirar el rubro del bajo consumo hace dos años, desarrolló una nueva línea de productos y prepara más lanzamientos para el actual trimestre. “Habrá un crecimiento paulatino y, cada vez, más importante”, asegura Natalia Estévez, Marketing manager de la compañía. En materia de facturación, la ejecutiva proyecta crecimiento sustentable y a largo plazo. 

“Hace unos años, vimos que el mercado migraba hacia el bajo consumo y decidimos seguir la tendencia mundial”, explica Pablo Boccardo, gerente de Productos de Havells Sylvania, firma que ya había prescindido del negocio de lámparas incandescentes. En 2010, la compañía facturó US$ 4 millones en la categoría de bajo consumo e importó 2 millones de esas lámparas. Este año, Boccardo estima que su oferta será cinco veces mayor que en 2010: 10 millones de unidades. 

Por su parte, GE Iluminación aumentó la variedad y cantidad de productos en su cartera. “Ampliamos la disponibilidad de lámparas eficientes autorizadas, como las halógenas, y, en particular, las LED”, asegura Guillermo Mutis, gerente General para el Cono Sur. En este punto, las cuatro compañías consultadas coinciden: “Apostamos fuerte al segmento LED”.   

En la última década, el consumo mundial de las incandescentes viene en picada. Mutis sostiene que, en ese período, las ventas en América latina se redujeron un 18 por ciento. El fenómeno se hace más evidente en los Estados Unidos y en la Comunidad Europea: entre 2006 y 2010, las ventas cayeron 50 por ciento, según la National Electrical Manufacturers Association (NEMA) y la European Lamp Companies Federation (ELCF). En la Argentina, el proceso de transición recién empieza.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos