"Fondos buitre": quiénes son y cómo operan

Están asentados en las Islas Caimán y son figuras desconocidas por el público. Tienen un poderío económico que les permite encarar procesos de largo plazo. Se especializan en deuda de países emergentes. Los antecedentes: Perú, Nicaragua, Zambia. Las claves. Representan un pasivo en contra de la Argentina por un valor de US$ 3.000 millones. Cómo operan. Los antecedentes. 13 de Enero 2010

Sus nombres son tan crípticos como sus sedes. Se trata de EM Limited (sede en las Islas Caiman), del inversor Kenneth Dart, y NML Capital (sede en las Bahamas y Belize), propiedad de Elliott Associates, con el financista Paul Elliot Singer como principal figura. Entre ambos representan US$ 3.000 millones en bonos en default de la Argentina. El problema para el país: su espalda financiera les permite litigar contra economías enteras y por un plazo de varios años sino décadas. La lógica de estos fondos es simple: comprar deuda y obligaciones de Estados en dificultades financieras, siempre a precios de remate. En un segundo paso: demandar y –más importante aún- mantener la demanda contra viento y marea. La meta: que los gobiernos en cuestión terminen pagando la mayor parte posible de la deuda. Con ésta táctica y según datos del Fondo Monteario Internacional (FMI), en promedio estas empresas obtienen retornos de entre el 50 y el 350 por ciento.

Los ejemplos de la región que vivieron el embate y el poder de estos fondos son varios. En 1998, Perú pagó a Elliott más de u$s 58 millones por una deuda que la empresa había adquirido por mucho menos valor. A Nicaragua le exigieron más de US$ 200 millones tras comprar títulos en default. Ecuador terminó negociando con Dart un arreglo que le generó una ganancia de US$ 66 por título de la deuda soberana de ese país, en 1999.

La Argentina tiene una experiencia de varios años con estos denominados fondos buitre. El disparador fue la crisis del default del 2001/2002. En septiembre de 2003, el juez de Estados Unidos Thomas Griesa condenó al Estado argentino a pagar u$s 595 millones EM Limited. Poco tiempo después, en febrero de 2004, el Gobierno se negó a pagar la deuda que reclamaba el fondo de Kenneth Dart y el juez estadounidense habilitó a solicitar embargos contra la Argentina. Ese mismo mes, los jueces de Maryland y Columbia en los Estados Unidos embargaron todos los bienes que el Estado argentino posee en Washington, excepto la sede de la embajada, por pedido de NML Capital (de Elliott), quien llevaba adelante un juicio por US$ 172 millones contra el país. En marzo de 2005, NML Capital logró que el juez Griesa embargue de forma preventiva bonos argentinos en default por un valor de u$s 7.000 millones.

La medida suponía generar un obstáculo para frenar el canje de deuda con los bonistas que se realizó de la mano del equipo del entonces ministro de Economía, Roberto Lavagna y que contó con una adhesión del 76 por ciento. En la ocasión, EM Limited y NML optaron por rechazar la oferta que preveía una quita sobre el valor original de la deuda en default de 66 por ciento. En cambio, siguieron buscando hacerse con capitales argentinos. Un frente fueron los bienes que el Estado mantiene en el exterior, entre ellos las reservas del Banco Central. Un ejemplo significó una demanda ante el juez Griesa para cautivar los cerca de US$ 9.000 millones con el que el entonces presidente Néstor Kirchner canceló la deuda con el Fondo Monetario Internacional (IMF). La operación fracasó. Los abogados del Estado, el estudio neoyorquino Cleary Gottlieb, pudieron demostrar que los fondos que se implementaron en el caso eran propiedad del BCRA que le habían sido prestado por el FMI en su momento, por lo cual no cumplían con los requisitos legales para poder ser embargados. Griesa rechazó el pedio de embargo.

Finalmente, entre abril y noviembre del 2009, y luego de conocerse el proyecto de eliminar las AFJP, el juez neoyorquino tomó la decisión de congelar unos u$s 1.500 millones que estaban en los fondos de las administradoras privada. Si bien NML pudo encapsular ese dinero, finalmente el fallo definitivo liberó el dinero de las ex AFJP en manos de la ANSeS.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos