Fabricar pastas para amasar una fortuna

Fabricar pastas para amasar una fortuna

El sector de pastas alimenticias está conformado por más de 1.500 empresas, el 95% de las cuales son pymes que se dedican a fabricar productos frescos. El mercado de la variedad seca se ha concentrado en los últimos años y hoy participan 80 firmas. 17 de Junio 2010

País de fuerte inmigración italiana al fin, la Argentina tiene una arraigada tradición en la fabricación de pastas industriales y artesanales. Según datos del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el sector elaborador de pastas alimenticias está integrado por más de 1.500 empresas. Un 5% de ellas está conformado por empresas grandes (la mayoría multinacionales), que producen pastas secas (aunque, en volumen, estos productos tienen la mayor parte del mercado). El resto (95%) está conformado por pymes que se dedican a la elaboración de pastas frescas.

El mercado de pastas secas está concentrado en unas 80 firmas. El número de empresas disminuyó en los últimos años por un proceso que incluyó varias fusiones y adquisiciones. En el caso de las pastas frescas, la atomización es mucho mayor, ya que la producción se realiza en pequeñas fábricas artesanales con venta al mostrador que no requieren la rotulación del producto.

Las pastas frescas pasteurizadas envasadas en atmósfera modificada configuran otro tipo de producto. Entre las empresas que se dedican a su elaboración se encuentra General Mills (La Salteña) y otras firmas que han diversificado su producción de pastas secas, como Molinos Río de La Plata (Matarazzo).

Las pastas más valoradas por los consumidores se obtienen utilizando sémolas de trigo candeal, también llamado “trigo fideo”. La materia prima se cultiva en el sudeste de la provincia de Buenos Aires y los productores suelen trabajar por contratos o integrados verticalmente a industrias. Se trata de empresas elaboradoras de pastas que poseen su propia producción primaria de trigo candeal y molienda del mismo.

Para producirla, los molinos harineros que elaboran sémolas de trigo pan deben contar con equipos especiales denominados sasores o purificadores de sémolas. En 2008, el volumen de pastas alimenticias producido creció un 3%, por el aumento del consumo interno. Ese año, se envió al mercado externo un 9% del total producido en el país, según la consultora CLAVES Información Competitiva. Los principales destinos para las exportaciones de pastas argentinas son: Chile, Brasil y Angola. En 2009, debido a la crisis internacional y la disminución de la demanda internacional, se incrementó la competencia en el mercado interno, dado que muchas empresas optaron por volcar sus excedentes en el mercado doméstico.

El posicionamiento de marca es muy importante en el sector, y la pugna en base al precio es la que prevalece cuando se trata de pastas alimenticias sin diferenciación. Por este motivo, la mayoría de las firmas recurre a segundas marcas para poder competir con sus productos en todos los segmentos de precio.

En tanto, las comidas listas congeladas a base de pastas constituyen un segmento de alto valor que muestra niveles de crecimiento exponenciales. De acuerdo al estudio, actualmente el 25% de los hogares de la Argentina son unipersonales y quienes pertenecen a este segmento están dispuestos a gastar un poco más para “comer rico y práctico”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos