Estrellas en ascenso

Cada vez más gestoras de fondos escalan en la calificación del listado que, anualmente, elabora Standard & Poor’s. Cómo se compone el nuevo firmamento. 19 de Noviembre 2010
Condimentos nunca faltan. El mercado de capitales argentino está acostumbrado a moverse entre cambios permanentes y nuevos drivers internos o importados. Este año, fueron el canje de deuda soberana, que arrancó en los pasillos en los primeros meses y se concretó a mediados de año; los encontronazos del Gobierno con los empresarios; y otra vuelta de tuerca a la crisis internacional, con los sacudones de la economía griega y el temor de contagio a toda la Zona Euro. En ese escenario siempre cambiante, los resultados para los bolsillos de los inversores no dejaron de ser satisfactorios, con muy buenos rendimientos en renta fija y variable, y una alta performance de los activos argentinos. Los Fondos Comunes de Inversión (FCI) capitalizaron, en parte, el deseo de muchos de aprovechar oportunidades y hacer rendir mejor sus ahorros, y anotaron un incremento de 18 por ciento, sólo en lo que va de este año, en el total de patrimonio bajo administración, que asciende a unos $ 20.000 millones.

Standard & Poor’s puso a los fondos de inversión bajo la lupa y, como todos los años, elaboró su ya tradicional Star Ranking, que publica en forma exclusiva APERTURA. En la evaluación, que tiene en cuenta no sólo los rendimientos obtenidos, sino también otros parámetros vinculados con el tipo de administración y con los riesgos asumidos (ver aparte), la calificadora adjudica una puntuación máxima de cinco estrellas. En la edición 2010 –que abarca el período de 18 meses finalizado en julio último–, algunos nombres se repiten: los de las grandes administradoras que compiten siempre por los primeros lugares del ranking. Pero un dato nuevo altera el firmamento: varias gestoras pequeñas obtuvieron cuatro y cinco estrellas para algunos de sus productos. 

En ese grupo, aparecen sociedades de Bolsa y bancos de inversión, que no tienen como paraguas la infraestructura de las grandes instituciones. MBA, Tavelli, Allaria Ledesma, Banco Piano y SBS, algunos ejemplos. Otro miembro de este segmento, aunque no es su primera vez entre los primeros puestos, es Gainvest.   

Lluvia de...
“El contexto local, regional y global durante este período de 18 meses fue muy cambiante y, probablemente, nuestra mayor virtud fue haber podido leerlo, comprenderlo e interpretarlo correctamente, para tomar las mejores decisiones”, evalúa Alberto Inga, head Portfolio manager de HSBC Asset Management, la administradora que se llevó el mayor número de galardones por sus fondos de inversión. S&P le puso cinco estrellas a seis de sus FCI (HF e Investire): al de acciones europeas; al de acciones digitales de los Estados Unidos; al que invierte en empresas de Brasil; al fondo Investire Renta Plus, que está posicionado en bonos argentinos en dólares; y a los de plazos fijos en pesos para grandes y pequeños inversores. Además, se llevó cuatro estrellas para el HF USA.  “La filosofía de inversión de HSBC Global Asset Management se apoya en la búsqueda de mayores retornos ajustados por riesgo, los cuales son generados por un disciplinado y consistente proceso de inversión”, define la evaluación. 

Otra gestora acostumbrada a cosechar buenas calificaciones de S&P es RJ Delta Fund Management, con Christian Cavanagh, socio y Chief Investment Officer, como cabeza del equipo de la compañía, que forma parte del grupo estadounidense Raymond James. “En los últimos 12 meses, la industria avanzó un 23 por ciento, tasa similar a la de los agregados monetarios. Esperamos que continúe creciendo a tasas similares, manteniendo un avance real de un dígito”, apunta el ejecutivo. “Vemos un aumento en la competencia, particularmente, en fondos de money market y renta fija de corto plazo”, cierra.  En el podio, posee cinco fondos: RJ Delta Brasil, Acciones Argentinas, Renta (bonos en pesos, mediano plazo) y RJ Delta Ahorro. Más un fondo con cuatro stars. 

En el ranking de las cinco estrellas, el siguiente lugar es para CMA Argentina, con dos fondos: el de acciones argentinas y el CMA Protección, que invierte en renta fija argentina, de corto plazo. “La acertada sobre y sub ponderación de sectores y la selección de especies subvaluadas es la clave para destacarse”, subraya Jaime Otto Krause, gerente de Inversiones.

Francés Administradora, que en ediciones anteriores había arrasado, con varios diplomas de cinco estrellas, sólo tuvo un fondo con ese puntaje: el FBA EE.UU.. En cambio, cuatro productos tuvieron cuatro estrellas: los de acciones latinoamericanas y europeas, y los de bonos latinoamericanos y argentinos. 

Standard Investment se llevó five stars de S&P para su fondo Alpha Mega (invierte en acciones argentinas) y cuatro para el Alpha Europa y Alpha Renta Capital en pesos. Marcelo Otermin, head of Investment de Standard Investments, evalúa: “En el fondo Alpha Europa, estuvimos orientados a empresas con buena diversificación geográfica, especialmente, en mercados emergentes. Adicionalmente, tuvimos menor exposición en el sector financiero cuando se disparó la crisis griega. En el Alpha Mega, la clave fue la correcta identificación de las distorsiones en las valuaciones de Tenaris y Telecom. El ciclo de recuperación económica local e internacional fue bien anticipado para aumentar duration en el fondo Alpha Renta Capital Pesos, lo que permitió registrar importantes ganancias de capital”. 

Siguiendo con la performance anotada por las administradoras de los bancos, Ricardo Daud, CEO de Santander Río Asset Management, obtuvo cuatro estrellas para cuatro de sus fondos. Itaú Asset Management, que preside Marcelo Nicoletti, tiene también dos FCI de la familia GOAL con cuatro stars. Uno de ellos, posicionado en acciones de Brasil. El otro, en renta fija argentina de mediano plazo, en pesos. “Para el fondo de Brasil, nos apoyamos mucho en nuestra casa matriz. Además, para todos nuestros fondos, nos basamos en un proceso de inversión, con una fuerte orientación al control de riesgos. La mayoría de nuestros clientes son institucionales y, en ese caso, la relación riesgo-retorno en el largo plazo tiene mucho peso”, indica Nicoletti.

Supervielle y Galicia ostentan, ambos, un fondo en lo máximo del podio. En el primer caso, se trata del Premier Renta de Corto plazo en pesos, un fondo de plazos fijos para grandes inversores. En el segundo, el Fima Renta dólares. “Privilegiamos la baja volatilidad en los productos que ofrecemos al segmento de corto y mediano plazo. El desafío es inducir a los inversores a apostar a la parte media de la curva de rendimientos (títulos públicos de corto/mediano plazo) y renta variable, conforme se estabilice el mercado externo”, opina Guillermo Guichandut, gerente General de Supervielle.

Fuera de los grandes players, dos que anotan buenos resultados años tras año son Compass Group, cuya sociedad gerente de fondos es Investis Asset Management, y Gainvest. La primera, especializada en la gestión de inversiones con foco en América latina y oficinas y varios países de la región, logró con su fondo Small Cap II el podio en la categoría de Renta Variable Latinoamericana. “El fondo invierte, principalmente, en compañías de mediana y baja capitalización de América latina. La región muestra para 2010 y 2011 las mayores tasas de crecimiento de PBI, 6,4 y 4,5 por ciento, respectivamente, comparado con los países desarrollados (2,7  y 2,3 por ciento). Este universo de compañías se condujo con mucho profesionalismo durante la crisis, en cuanto a manejo de stocks, administración de pasivos y planes de expansión. Es por eso que fueron, y seguirán siendo, un motor fundamental de la evolución de las economías domésticas de la región”, explica Carina Güerisoli, gerente de Inversiones de Compass. Otro de sus fondos, el Compass Renta Fija, mereció cuatro estrellas S&P. 

Gainvest pertenece al grupo International Assets Holding Corporation (INTL), que preside Iair Nadel, y su especialidad es la renta fija. El fondo Gainvest Renta Fija tiene cinco estrellas y el que tiene entre sus activos fideicomisos financieros (Gainvest FF), cuatro stars.  

Nuevos players
“La dinámica que ofrece la industria de fondos en cuanto a competencia, hoy, nos obliga a estar más activos. En los últimos dos años, se incorporaron administradoras no ligadas al sector bancario, al estilo de la nuestra, que le sumaron al mercado mayor grado de libertad para adaptarse a las condiciones actuales y cambiantes”, evalúa Jorge Liguori, de Gainvest. Leandro Trigo, director de SBS Asset Management, la administradora que logró cuatro estrellas en su fondo de Ahorro $, en la categoría renta fija argentina de corto plazo, asegura: “La consolidación de un grupo de gestoras independientes es muy saludable para el desarrollo de la industria, ya que se especializan en productos no tradicionales y ponen énfasis en la incorporación de nuevos clientes”.

“Nuestra principal estrategia se centra en la compra de cheques de pago diferido y deuda corporativa a corto plazo. Esto nos permitió tener un FCI diferenciado, maximizando retornos sujetos al riesgo asumido, acercando al inversor un producto equilibrado en la ecuación riesgo-retorno”, agrega.

También Tavelli y Allaria Ledesma, dos tradicionales sociedades de Bolsa, se anotaron en el firmamento de S&P. Los galardonados: Tavelli Mix y AL Renta Variable. Banco Piano, a través de su sociedad gerente –Fond Capital–, se llevó cinco estrellas, con el fondo Capital Mega, dentro del segmento renta variable argentina para pequeños inversores. Otro que se alzó con five stars fue el banco de inversión MBA, con el producto Cardinal Renta Variable Argentina, en este caso, para grandes inversores, con un rendimiento acumulado en 18 meses que superó el 130 por ciento. “Nuestra performance es el resultado de la combinación de un proceso profesional de inversión con un equipo de portfolio managers de primer nivel”, interpreta Andrés Pitchon, Portfolio manager de la administradora.

En las administradoras más grandes, también reconocen que la llegada de nuevos jugadores siempre es un buen dato. “Más competencia siempre es bienvenida y obliga a agudizar el ingenio”, dice Nicoletti, de Itaú Asset Management. “Este tipo de gestoras son más flexibles, pueden tener respuestas más rápidas y especializarse en determinados segmentos, al no estar vinculados a bancos, que suelen ser más rígidos en algunos aspectos”, añade.  Krause, de CMA, también evalúa en positivo: “Es una tendencia que se consolida. Las administradoras boutique tienen un gran potencial de desarrollo en la Argentina, dado que, a diferencia de grandes instituciones, que gestionan diversas unidades de negocios, poseen su foco puesto en la industria de fondos, aportando su creatividad para dar soluciones más sofisticadas y con mejores resultados”.

Daud, de Santander Investment, ejecutivo con años de experiencia en el mercado de fondos de inversión, comparte esa visión: “Siempre es bueno para el desarrollo de la industria la aparición de nuevas gestoras. Ayuda a la sana competencia. Observamos la aparición de gestoras que, inicialmente, diseñaron productos de renta fija tradicionales atacando el segmento corporativo y la cartera de ANSeS. Sin embargo, la industria debe profundizar el esfuerzo para lograr crecimiento desde el lado del segmento individual, el cual representa la mayoría de la demanda en aquellos países donde se desarrolló una industria de gestión de activos de importancia”.

Inga, de HSBC, apunta: “El crecimiento de la industria puede darse, ya sea mediante el lanzamiento de nuevos fondos colocados por administradoras tradicionales o por la aparición de nuevas, ya sean boutique o especializadas en algún instrumento o  mercado. En ambos casos, es muy positivo para el desarrollo del sector. La consolidación de este tipo de gestoras dependerá de cómo compatibilicen las necesidades de los inversores con los segmentos en los que se especializan”.

La lupa en las oportunidades
De cara a los próximos 12 a 18 meses, los managers coinciden en delinear un futuro más que interesante. “Si bien el año electoral agregará incertidumbre, aún existen compañías argentinas que pueden seguir agregando valor para el accionista”, lanza Daud. “Pensamos que las mejores alternativas de inversión para el mediano plazo se encuentran en la renta fija argentina (pesos o dólares) y en acciones de países emergentes. Por un lado, el contexto local y las sólidas perspectivas de crecimiento de los emergentes, en general, y, por el otro, la débil situación económica de los países centrales nos llevan a priorizar estas dos alternativas”, sostiene Inga. 

Para Pitchon, de MBA, América latina y la Argentina ofrecen oportunidades interesantes. Güerisoli, de Compass, apunta a fondos cuyas inversiones se dirijan a captar las dinámicas de economías domésticas en la Argentina y la región, tanto de Renta fija como variable: “Son los productos con más oportunidades de tener mejores rendimientos, especialmente, aquellos relacionados con infraestructura, logística, servicios y consumo”. En este sentido, Compass lanzará productos de renta fija que capten como issue de inversión la dinámica de la economía doméstica, anticipa la ejecutiva. 

En CMA, ponen la proa hacia los países emergentes. “Son los que mejor desempeño deberían tener en los próximos meses, dado que presentan los mejores ratio de deuda sobre PBI, la mayoría tiene superávit fiscal y de cuenta corriente, son exportadores de commodities y cuentan con sistemas bancarios capitalizados y sin activos tóxicos”, explica Krause. 

Para Daud, “los países emergentes seguirán siendo beneficiarios de un escenario no disruptivo, con un spread positivo de crecimiento de sus PBIs relativo al mercado desarrollado entre el 3 y 4 por ciento, con precios de commodities altos y un mix prudente de políticas fiscales y monetarias”. El especialista avanza en su recomendación: “En este escenario, seguimos favoreciendo a estos mercados emergentes en relación a países desarrollados en las carteras, tanto por el lado del mercado de deuda en monedas locales como por el lado de acciones, en especial, América latina y Asia. La Argentina seguirá beneficiada de las buenas perspectivas del contexto internacional. El spread de la deuda local respecto otros países desarrollados, aunque con un beta muy alto, es un atractivo para los inversores. La parte media de la curva de rendimientos de bonos locales en pesos es nuestra preferida”.

En el mix de SBS figuran renta fija, soberana y corporativa. “Seguirán teniendo mejor perfil riesgo-retorno. La percepción de riesgo sobre la Argentina es aún elevada, comparada con otros emergentes, según sus fundamentos económicos”, evalúa Jorge Viñas, senior Portfolio manager de los fondos de inversión SBS.

Cavanagh le pone un voto a la región: “Los fundamentos siguen siendo favorables para América latina, particularmente, respecto al mundo desarrollado. Además, continuamos siendo constructivos respecto a la evolución de los bonos argentinos, las acciones domésticas de la Argentina y de Brasil”. Guichandut, de Supervielle, asegura que, en la Argentina, se “sobreponderan” los fondos de renta variable por sobre los de fija. “Somos muy optimistas con Brasil. Vemos con buenos ojos los fondos que siguen al Bovespa”, añade. 
Otermin, de Standard Bank, pronostica: “Los mercados emergentes continuarán marcando diferencias. Desde los ’90, crecen a un promedio de 3 a 4 por ciento anual superior al de los desarrollados”. 

El ejecutivo agrega en sus recomendaciones: “Las materias primas tendrán una demanda sostenida y nuestro fondo Alpha Recursos Naturales (que se lanzó este año) será un buen vehículo para participar de este proceso. También el Alpha Brasil se destacará, debido al sólido crecimiento de nuestro vecino en un contexto de continuidad política y económica”.  

Ampliar la base 
Un punto en común es lo sub-explotado que está el segmento minorista, que hoy canaliza sus ahorros a una caja de seguridad, propiedades o, directamente, al exterior. El mercado corporativo e institucional, en tanto, está bastante desarrollado, aunque aún sufre el impacto de la eliminación de las AFJP, uno de sus principales clientes en el segmento mayorista. “Hay un alto potencial.  En el mediano y largo plazo, su crecimiento estará basado en la participación de los clientes individuales. Esta evolución será gradual pero constante”, afirma Inga. “La industria de fondos aún posee una penetración muy baja en relación al tamaño de la economía, ya sea en términos agregados de patrimonio total bajo administración o cantidad de clientes”, apunta Trigo, de SBS.

Guichandut resalta la ventaja de los fondos como instrumento y el problema de la escasa penetración entre los ahorristas: “Uno de los obstáculos más importantes es el bajo conocimiento que tiene el inversor en fondos comunes. Hoy, contamos con productos muy atractivos desde el punto de vista retorno-volatilidad-liquidez, que compiten con la inversión más utilizada por el inversor individual: el plazo fijo”, concluye. 

“La Argentina seguirá mostrando fuerte crecimiento, con inflación de entre 20 a 30 por ciento, tipo de cambio estable y tasas de interés negativas. En ese contexto, y más allá del ruido electoral, hay una oportunidad para captar el ahorro de los minoristas”, opina Nicoletti. Si bien el de pequeños inversores no es un segmento que Itaú explote activamente, su desarrollo futuro está en mente. 

Güerisoli apunta en el mismo sentido. “La industria se encuentra en una situación de reconversión. Somos muy optimistas, considerando la baja penetración del producto en relación al resto de los países de la región, en términos de depósitos bancarios y de PBI”, plantea la ejecutiva.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos