España, el único gran país del viejo continente que seguirá en recesión en 2013

España, el único gran país del viejo continente que seguirá en recesión en 2013

Así lo aseguró la calificadora Standard and Poor´s. Mientras tanto, consideró que el resto de Europa se estancará. 04 de Abril 2012
La divergencia económica entre los países del centro de Europa, que van a escapar de la recesión este año, y los del sur, continuará y corre el riesgo de prolongarse, según Standard and Poor’s (S&P), que prevé que España será el único de los grandes Estados de la UE con crecimiento negativo también en 2013.    

En sus últimas previsiones publicadas hoy, el economista jefe de S&P para Europa, Jean-Michel Six, augura que la suave recesión actual se mantendrá en Europa hasta finales del tercer trimestre de este año, y que le sucederá una recuperación igualmente tímida en el último trimestre y en 2013.    

Six calcula que la economía de la zona euro en conjunto se estancará, lo que resume una situación diferente entre los miembros centrales que evitarán el retroceso económico, en particular Alemania (+0,6 por ciento) y Francia (+0,5 por ciento), y los del sur que verán bajar su Producto Interior Bruto (PIB).  

El PIB de Italia y de España se reducirá un 1,5 por ciento en razón de la debilidad de su demanda interna y del efecto de los ajustes presupuestarios, unidos a incrementos de la tasas de paro al 9,2 por ciento y al 24 por ciento de la población activa.    

En 2013, cuando la progresión de la actividad en la eurozona será del 1 por ciento gracias en particular a Alemania (+1,5 por ciento) y en menor medida a Francia (1 por ciento), la economía italiana se mantendrá estancada mientras la española continuará en regresión (-0,5 por ciento), y su nivel de desempleo se agravará una vez más (hasta el 25 por ciento).    

El Reino Unido, por su parte, debería crecer un 0,5 por ciento en 2012 y un 1 por ciento en 2013.    

Todo eso de acuerdo con el escenario central de S&P al que se da una probabilidad de realización del 60 por ciento, porque hay un 40 por ciento de posibilidades de que la recuperación en los mercados emergentes tarde más en materializarse y de que los consumidores (sobre todo en Alemania y Francia) disminuyan su gasto más de lo esperado.    

En esta previsión alternativa, el PIB de la zona euro caería un 2,5 por ciento este año con descensos generalizados del 1,5 por ciento en Alemania e Italia, del 3 por ciento en Italia y de hasta el 4 por ciento en España.   

El próximo ejercicio, la recuperación sería del 1 por ciento en el conjunto de los países de la moneda única, y de nuevo España sería el único de los grandes a la baja (-1 por ciento).    

El economista jefe de la agencia de calificación, que estima que el agravamiento de la fractura en las tasas de crecimiento de los países periféricos del euro con los centrales es la principal fuente de inquietud, destaca también en el caso de España que el nivel de la deuda de las familias se mantiene elevada en el 81,8 por ciento del PIB, como en el tercer trimestre de 2011, frente al 45,2 por ciento en Italia o el 65 por ciento en el conjunto de la eurozona.    
En contraste, la demanda interna en Alemania se va a reforzar, al calor de unas buenas condiciones del mercado de trabajo y una tendencia favorable en los ingresos.    

En una línea paralela, Austria, Bélgica, Finlandia y Luxemburgo deberían beneficiarse de la demanda interna gracias a un nivel de deuda de los hogares relativamente bajo y a un ajuste fiscal "menos draconiano" que en el sur de la zona euro.    

Six analiza las operaciones masivas del Banco Central Europeo (BCE) para garantizar la liquidez de las entidades financieras y concluye que su estrategia consiste en ganar tiempo, esperando que cuando se tengan que devolver dentro de tres años los préstamos otorgados desde diciembre, las economías estarán más sanas que ahora.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos