Espacios de trabajo interactivos, una realidad en la Argentina

Espacios de trabajo interactivos, una realidad en la Argentina

Si hace algunos años se las identificaba con meras mejoras de layout, hoy el concepto incluye un fuerte elemento informático. Los cambios y cómo sacarles provecho. La oportunidad para los ejecutivos. 29 de Mayo 2012

La domótica permite automatizar un espacio. Señala proactividad e innovación y es un término que se está poniendo de moda a pasos agigantados, especialmente en el entorno de la oficina. “La domótica es el conjunto de técnicas que permiten gestionar un hogar o edificio, actuando sobre la seguridad, la iluminación, la climatización y otros sistemas, en forma inteligente. Cuando esas técnicas se aplican a oficinas y ciudades, se las suele conocer respectivamente como "inmótica" o "urbótica", explica Diego De Marco, director de Tecnología de Solidmation, empresa que fundó junto con Pablo Servent.

Los dos emprendedores, dedicados a la automatización industrial, crearon, en 2010 su compañía, con la idea de aplicar sus experiencias previas en el campo de la domótica y la administración de energía. Sin embargo, lo hacen desde la ampliación que registró el concepto: hoy, la oficina inteligente se apoya tanto en una mejora del layout como en un fuerte componente de software.

"Un sistema de automatización para domótica comprende dos partes principales: el equipamiento que se distribuye en el espacio físico (sensores y actuadores) y la lógica de control que aporta la inteligencia (software) y que permite integrar todos los componentes para que actúen coordinadamente. El objetivo central es alcanzar un grado mayor de confort, seguridad, y ahorro energético, aplicando inteligencia autónoma que integre los diferentes subsistemas", explica De Marco.

¿Y cómo construir entonces nuestra propia oficina inteligente? "Una oficina inteligente, que cubra las necesidades típicas de seguridad, iluminación, climatización, y ahorro de energía tendría un sistema de alarma (sensores de presencia), una red de cámaras y una red con controladores de iluminación, cortinas, climatización y sensores de luz. Todo esto coordinado por un controlador central. El rol del código sería recolectar información de los componentes, y utilizar los controladores para conseguir el nivel de comfort y ahorro de energía deseados", afirma De Marco.

En este sentido, a través del software, debería ser posible limitar la iluminación y calefacción en áreas de la oficina utilizando la información que la central de alarma brinda con respecto a la presencia de ocupantes. "O podría cerrar las cortinas gradualmente, a medida que el sensor de luz indica que la iluminación interior es muy intensa. Podría, luego, complementar con iluminación artificial en el interior", indica el emprendedor. Para el especialista, ideas similares pueden aplicarse a la climatización.

Una herramienta adicional se genera hoy a través del extenso universo de dispositivos móviles en combinación con las redes sociales "Los usuarios del sistema podrían monitorear y controlar todo desde cualquier dispositivo con acceso a Internet, tanto desde dentro como desde fuera de la oficina, y ser notificados via e-mail o Twitter cuando ocurren eventos especiales (disparos de alarma, fallas de equipamiento, entre otros", explica Servent.
Para aporvechar la tendencia dentro del sector, los emprendedores crearon Habeetat, un conjunto de productos y software enofcados en la domótioca. "Los sensores y actuadores son inalámbricos, lo que permite distribuirlos en hogares y oficinas, y edificios en forma simple y sin cablear. Utilizan el estándar Zig Bee para comunicarse entre sí, e intercambiar datos en forma rápida y segura", señala Servent.

Los costos
No obstante, contar con este tipo de tecnología tiene sus costos, admiten sus impulsores. No obstante, también recuerdan que, a largo plazo, su implementación de la domótica será una inversión.

A modo de ejemplo: un controlador Led de tres canales puede costar u$s 250; un controlador de dos cortinas con dos interruptores de montaje riel DIN u$s 400, o una unidad principal de control u$s 1.500. De todos modos, una oficina inteligente ya no es sólo el lay out, sino que también es la agudeza con la que se maneja el software. Un modelo de aplicación se ejecuta en el teletrabajo. Javier Acha, gerente de Marketing Online para Dell Latinoamérica, teletrabaja tres veces por semana y lo hace en base a una oficina inteligente. En la oficina "real", como él mismo señala, lo hace en los dos días hábiles restantes. "Los equipos de trabajo ya no necesitan estar físicamente en un mismo espacio, sino que pueden estar conformados por personas de diferentes geografías y reunirse naturalmente como si estuvieran en la misma sala", indica Acha.

El ejecutivo de Dell tiene su oficina inteligente montada en su hogar. "El teléfono, las video y audio conferencias, los mensajes instantáneos, las video presentaciones, los entrenamientos virtuales, e-mails y demás herramientas electrónicas hacen que un día de trabajo sea igual o aún más productivo que ir a mi oficina "real" en Puerto Madero", dice. En cuanto al lugar elegido para instalar su oficina inteligente, Acha indica: "Busqué un lugar tranquilo y con buena luz". Aclara que trabaja con su laptop, el software interno, que utilizan en Dell, y una conexión de banda ancha.

Sus gastos, según indica, son igual a cero. "La empresa me proveyó los muebles para que estuviese cómodo, como también matafuegos, botiquín, y se hacen cargo de mi cuenta de teléfono y banda ancha. Desde la comodidad de mi casa, mantengo diariamente contacto con miembros de mi team que están en diferentes países, llevamos a cabo reuniones con todo el grupo y dialogamos tan frecuentemente como si estuviésemos todos en un mismo lugar físico".

Ricardo Wachowicz, presidente de Bayton Grupo Empresario, que ofrece soluciones en tecnología, consultoría y outsourcing, coincide: "Hoy en día, la oficina no es un lugar cerrado entre cuatro paredes sino que la llevás permanentemente a todas tus reuniones y actividades diarias, en tu smart, tablet o laptop".

Wachowicz amplía: "(hoy) podés realizar planificación de la organización, administración de personal, gestión de tiempos, gestión de talentos, nómina, control de ausentismo y tablero de comando, todo desde un sistema de módulos, que puede accederse desde dentro y fuera de la empresa". Una condición importante es que este diseñado en .net, para ser utilizado vía la Web o Intranet, que asípermite el acceso desde distintas ubicaciones con los niveles de seguridad necesarios. La oficina inteligente continúa así su evolución hacia una espacio netamente virtual.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos