Escuelas y estudiantes se globalizan

Escuelas y estudiantes se globalizan

Players españoles desembarcando en Estados Unidos y alianzas de casas de estudio americanas con nuevos colegas de Medio Oriente son sólo parte de este fenómeno. Hasta Harvard, que siempre aseguró que los estudiantes debían ir a ella y no viceversa, ya se prepara para desembarcar en Shangai. 22 de Febrero 2010
El economista Luis Cabral es el primer profesor que se instalará en el campus que el Iese Business School tiene en Nueva York, pero no será el último: una docena de miembros del cuerpo docente de la escuela de negocios española se mudará a esa ciudad estadounidense en los próximos años.

Este centro de altos estudios no es el único que está cumpliendo con sus sueños expansionistas. En realidad, el argumento de que la recesión inhibe la expansión global parece no aplicarse a las escuelas de negocios, que están logrando un fuerte crecimiento internacional. Hasta cedió la Harvard Business School, que siempre aseguró que los estudiantes debían ir a Harvard y no Harvard a los estudiantes. Por primera vez en sus 101 años de historia, esta escuela abrirá su primer establecimiento de enseñanza fuera de Cambridge (Massachusetts) en Shanghai.

Si bien Iese es la primera escuela de negocios top de Europa que se atreve en Estados Unidos a pisar el patio trasero de algunas de las casas de MBA más ricas y poderosas del mundo, el año pasado nacieron muchos emprendimientos de escuelas de negocios en todo Medio Oriente y Asia. Esto último se debe a que las compañías, los gobiernos y los estudiantes de la región desarrollaron un gran interés por la capacitación formal en administración de empresas y están golpeando la puerta de las escuelas de negocios ya establecidas para ayudarlas en su búsqueda.

Estas escuelas en ciernes tienen el dinero y la voluntad, pero no la experiencia, según explicó Colin Mayer, decano de la escuela Saïd de la Universidad de Oxford. "El cuerpo de profesores fluirá, si las instituciones tienen el dinero y la estructura de gobierno adecuada", completó.

Transferencia de know how

Muchas escuelas fundadas durante los ‘90 estuvieron dispuestas a ayudar, como el caso de MIT Sloan, que marcó tendencia colaborando con los institutos de China y más recientemente en Portugal. El tradicional rival de Oxford, la Universidad de Cambridge, también es de la partida. La Judge Business School está colaborando en el armado de la capacidad académica en escuelas de negocios nuevas ubicadas en Ahmedabad, Karachi y Abu Dhabi, y en breve también en China.

Arnoud de Meyer, decano de la Judge Business School que está ayudando a que escuelas nuevas se establezcan en el exterior, aseguró que ésta es la segunda ola de transferencia de conocimientos. La primera fue en los ‘50 y ‘60, cuando Harvard ayudó a crear escuelas de negocios en Europa: Iese y Insead fueron dos beneficiaras. Ahora éstas son cada vez más sólidas y les llegó a ellas el turno de ayudar a las escuelas de Medio Oriente y Asia, comentó. "Como escuela de negocios tenemos la responsabilidad de ayudar a los centros de estudios nuevos. Pero para nosotros también es bueno. Tendremos amigos nuevos", agregó de Meyer.

Aún en India, que demostró ser particularmente idiosincrásico en su enfoque hacia la capacitación en administración de empresas, los cambios en la ley autorizaron a que las escuelas de negocios internacionales ingresen al mercado. La canadiense Schulich fue la primera escuela de negocios en instalar su campus allí.

Estudiantes de larga distancia

Este interés por conocer el mundo está creciendo también entre los estudiantes. Hasta los alumnos de Estados Unidos, que tradicionalmente no miraban más allá de su país para capacitarse con un posgrado, están empezando a desarrollar un ojo infiel, según datos del Graduate Management Admissions Council (GMAC), que administra el examen de admisión a las escuelas, el GMAT. En el último año, 2% de los norteamericanos que dieron el examen enviaron sus calificaciones a casas de estudios fuera de EE.UU.

Aunque se trate de un número minúsculo, constituye un incremento con respecto a los dos años anteriores (1,87% y 1,57%). El 60% de esos estudiantes eligieron capacitarse en el Reino Unido, Francia y España, según GMAC. London Business School, HEC Paris y Saïd, de Oxford, son las únicas tres que informan que el mayor grupo de misma nacionalidad en el programa de MBA es el conformado por estadounidenses. En HEC, los norteamericanos representan el 21% de la clase, contó el decano Bernard Ramanantsoa.

Mientras tanto, una creciente cantidad de estudiantes considera a China como un buen lugar para estudiar. El 33% de los alumnos que ingresan este año a Ceibs, en Shanghai, no son chinos, señaló Rolf Cremer. Hace cinco años, la cifra era de sólo 19%.

"Quieren orientar sus carreras hacia China y Oriente", agregó Cremer, aunque le preocupa que las expectativas difícilmente se cumplan. "Algunos de ellos tienen la idea de que éste es un atajo para alcanzar rápido un paquete de expatriado. Y no es el caso. Les decimos que si no hablan chino, tienen una desventaja competitiva”, contó.

Lo que queda claro por primera vez en el mercado laboral gerencial chino es que los estudiantes extranjeros tardan más tiempo en conseguir un empleo que sus pares chinos, algo que no se hizo visible hasta el año pasado.

Traducción: Mariana I. Oriolo



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos