En tiempos difíciles, sueños de dinero fácil

En tiempos difíciles, sueños de dinero fácil

En momentos en que incluso aquellos dispuestos a trabajar no encuentran trabajo y la desilusión pública es alta, según una encuesta de Bloomberg National Poll, es tentador soñar con maneras fáciles de hacer dinero –rápido y con esfuerzos mínimos. La venta de detectores de metales y billetes de lotería crece mientras que el empleo y el salario promedio se estancan. Después de todo, ya se hizo antes. 30 de Agosto 2010

Por Venessa Wong

La mayoría de los entusiastas con detectores de metales nunca encontraron más que viejas tapas de botellas, algunas monedas perdidas y joyería barata en sus búsquedas, pero en la tarde del 14 de agosto, en un pastizal de caballos cerca de Ridgeland, S.C., el cazador de reliquias Laszlo Eles desenterró lo que creía que era un hallazgo más valioso: media moneda de 10 centavos de plata de 1975, acuñada cuando George Washington era presidente. El residente de South Carolina todavía no la llevó a un tasador, pero Eles estima que vale unos US$ 10.000 –y planea retener la moneda hasta que la economía mejore. En sus 25 años siguiendo este hobby, no es la primera vez que encuentra un objeto valioso. En 2005, Eles descubrió una etiqueta de esclavos de cobre que vendió en US$ 15.000 a un coleccionistas en California.

Si sólo el destino fuera amable con todos. En momentos en que incluso aquellos dispuestos a trabajar no encuentran trabajo y la desilusión pública es alta, según una encuesta de Bloomberg National Poll, es tentador soñar con maneras fáciles de hacer dinero –rápido y con esfuerzos mínimos. Después de todo, ya se hizo antes.

First Texas Products, un fabricante de detectores de metal, y Kellyco Metal Detectores, el mayor distribuidor mundial de detectores para hobby, le dijeron a Businessweek.com que su facturación está creciendo. Además, las ventas de los billetes de lotería en Estados Unidos crecieron 1,5 por ciento en el año fiscal 2010 comparado con el anterior, según la North American Association of State & Provincial Lotteries.

Aunque muchos norteamericanos sueñan con una ganancia inesperada que se ocupe de sus necesidades financieras de por vida, la realidad es que la mayoría no llega muy lejos: los datos del U.S. Census Bureau muestran que el ingreso promedio por hogar apenas cambió en los últimos 10 años desde 1998, mientras que los precios de las casas y otros bienes aumentaron. En dólares al ajustados al consumidor, el ingreso medio por hogar en 2008 era US$ 50.303, comparado con US$ 51.295 en 1998.

Las chances de encontrar un tesoro escondido o casarse con un multimillonario son pocas, pero las historias verdaderas de gente común que se volvió rica continúan alimentando muchas fantasías de los soñadores.

Historias verdaderas
Un ejemplo increíble: la residente de Las Vegas Joan Ginther ganó la lotería de Texas cuatro veces desde 1993, sumando más de US$ 20 millones en sus ganancias totales, según informó ABC News. La World Records Academy la nombró la ganadora de lotería más afortunada en julio, luego del último éxito de Ginther: US$ 10 millones de una raspadita.

En el Reino Unido, Terry Herbert, un detector de metales amateur, buscando en la granja de un amigo, el año pasado desenterró 1600 piezas de oro y plata del siglo VII, el mayor tesoro anglosajón alguna vez encontrado según The Times de Londres. El descubrimiento, realizado utilizando un detector de segunda mano que compró a US$ 4, está valuado en US$ 5,1 millones, que Herbert compartió con el dueño de la tierra.

Aunque los cazadores experimentados investigaron los sitios históricos donde es más probable encontrar los objetivos más antiguos y valiosos, Stuart Auerbach, fundador y chief executive de Kellyco Metal Detectors, dice que suele ser “pura casualidad”.

Auerbach dice que las ventas anuales de la firma vienen creciendo a doble dígito durante los últimos siete años. Mike Scott, director de Ventas de First Texas Products, dice que las ventas anuales crecieron más de 30 por ciento comparado con el mismo período de 2009.

“Este es uno de los mejores años, y creo que es por la economía”, dice Scott, también un cazador recreacional que una vez ayudó a una familia a encontrar más de 450 kilos de monedas de plata de su propiedad. “Es una de esas mentalidades de hacerse rico de repente. Algunas personas dicen: ‘Quizá alguna vez encontremos uno grande’”.

Esperando una racha de suerte
Incluso durante los buenos tiempos, las personas tienen una fuerte fascinación con el dinero fácil. La industria de la lotería, por ejemplo, es más que la musical o la cinematográfica, según la North American Association of State & Provincial Lotteries.

Las loterías manejadas por el Gobierno generaron más de US$ 70.000 millones en ventas netas en Estados Unidos durante el año fiscal finalizado en junio, más de US$ 1000 millones comparado con el año anterior, según la Asociación. Como comparación, Hollywood.com Box Office reportó que la taquilla de 2009 en Estados Unidos y Canadá fue de US$ 10.600 millones, e IFPI estima que las ventas mundiales de música fueron de US$ 17.000 millones el año pasado.

“El trabajo duro es útil cuando es productivo”, dice Gary Fong, autor de The Accidental Millonaire, una memoria de cómo tuvo éxito como fotógrafo de casamientos e inventor con la ayuda de coincidencias imprevistas. Su mantra es relajarse y dejar de preocuparse por las expectativas –el éxito viene cuando uno menos lo espera. Mientras que la mayoría de las personas alientan a cumplir las metas a través del trabajo duro, Fong dice: “Tengo un dicho: ‘Cuando el camino se hace difícil, hay que salirse’”.

Por supuesto, los ricos, fácilmente adquiridos o ganados con dificultad, no necesariamente se mueren de risa siempre. Una investigación de la University of Colorado en Boulder muestra que las personas materialistas no solo son menos queridas por los demás, sino también menos felices. Así que piénselo dos veces la próxima vez que compre un billete de lotería o saque el detector de metales.

Wong es periodista de lifestyle y real estate de Bloomberg Businessweek.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos