En la guerra de las PCs, los asiáticos tienen una clara ventaja

Acosados por escándalos y distracciones legales, los fabricantes estadounidenses están cediendo terreno frente a los rivales asiáticos en los principales mercados. 08 de Febrero 2011

Por Roger L. Kay

Mientras que el balance de poder en muchos dominios vira de los Estados Unidos a China, los fabricantes de computadoras también están reenfocando sus estrategias para incluir un mayor componente chino en sus equipos. China es crítico tanto como mercado como proveedor base. Y los vendors asiáticos se convirtieron en serios rivales de las compañías top de los Estados Unidos, la mayoría de las cuales están acosadas por persistentes problemas de management e intrigas de palacio.

Durante años, la ecuación fue clara: las grandes marcas de PCs eran estadounidenses, los grandes fabricantes eran de Taiwán, y China era, como mucho, un sitio de producción de bajo costo. Hoy, muchos de los antiguos fabricantes taiwaneses se convirtieron en marcas internacionales, y la China continental se alzó hasta convertirse en un player todo terreno como mercado de consumo de equipos y como proveedor. El líder chino, Lenovo Group, es el cuarto vendor de PCs más grande del mundo. La número dos es la taiwanesa Acer.

Entonces, ¿quién está ganando? Creo que las marcas asiáticas tienen una ventaja de largo plazo. La compañía que está en el top del ranking, Hewlett-Packard, y la número tres, Dell, comparten características ausentes en los vendors asiáticos: ambos se enfrentan a varios problemas legales y escándalos de liderazgo. Ambos vieron partir un puñado de ejecutivos y miembros de sus juntas directivas. Dell ha sido capaz de acordar la mayoría de sus demandas, aunque no todas. HP se enfrenta todavía a otra prueba regulatoria sobre su separación del ex CEO, Mark Hurd. Ambas continuamente sangran talento de alto nivel. Mientras tanto, Acer, Lenovo y Asus --otra firma de Taiwán, ahora en el sexto puesto-- lenta y firmemente construyen su presencia internacional.

Los Estados Unidos y China representan grandes campos de batalla para estos vendors, que se ven obligados a ganarlos en estas guerras de market share.

Cruzar el estrecho
En China, las empresas taiwanesas se están esforzando por superar una desventaja de largo plazo: están identificadas con lo que el liderazgo político chino considera una provincia china renegada. Recientemente, sin embargo, las relaciones comerciales entre Taiwán y el continente se entremezclaron tanto que el dinero, las personas y la tecnología ahora fluyen entre las dos relativamente libres, caracterizadas por la reanudación del servicio aéreo directo en 2008.

Los principales competidores en China incluyen a Lenovo, con un 29 por ciento de share, y HP y Dell, con cerca del 10 por ciento cada uno, según IDC. Acer, Asus y los jugadores domésticos Tongfang y Founder Group todos tienen participaciones de un dígito. En los Estados Unidos, la imagen es bastante diferente: HP y Dell son claros líderes, Acer es la mitad de grande que cualquiera de ellos, Lenovo es la mitad del tamaño de Acer, y Asus es la mitad de esa cifra.

El camino en el que están los asiáticos, sin embargo, no lleva directo a la cima. Hasta hace seis meses, estaban en una marcha firme, ganando share y llegando primero en una nueva y popular categoría, las netbooks. Estas notebooks de bajo costo agregaron sustanciales números de envíos pero pocas ventas o ganancias. Mientras tanto, las compañías estadounidenses, luchando con las salidas del management, problemas con las juntas e investigaciones federales, parecen estar perdiendo el foco.

Cambio a dispositivos móviles
La situación cambió de nuevo, sin embargo, a fines de la segunda mitad de 2010, cuando la gran apuesta de Acer y Asus en las netbooks comenzó a deshacerse frente a la introducción del iPad de Apple y la consecuente ola de nuevas tablets con Android. Los productos de alta movilidad, como smartphones y tablets, se agregaron a la conversación; el paisaje está alejándose las PCs tradicionales.

Pero este cambio en el mercado les dio a las asiáticas la oportunidad de mostrar que son hábiles. Asus anunció tablets con Windows 7 y Android y varios smartphones en el Consumer Electronic Show de enero. Acer mostró dos tablets con Android, con un chip Qualcomm y otra con un silicio Nvidia. Lenovo también mostró tanto tablets como teléfonos en el show. En esencia, las asiáticas pueden haber perdido un turno, pero es muy probable que vuelvan al tope rápido.

Mientras tanto, HP carga con su adquisición de Palm, obligada a ganar algo de kilómetros con los US$ 1200 millones que gastó. Eso significa que HP no es libre de comprar Android como otros vendors –y Android podría ser la única plataforma viable en la arena de las tablets más allá del iOS de Apple. Dell, mientras tanto, continúa luchando con los consumidores, básicamente sin tener ganancias de participación ni en China ni en los Estados Unidos.

El negocio en el continente
Acer, el líder mundial en portátiles de consumo, se enfrenta a un arduo camino en China. Cuando la compañía trató de comprar Founder, basada en Beijing, fue bloqueada por el gobierno de ese país y tuvo que conformarse con un “memorandum de entendimiento”. En octubre de 2010, Acer dijo que estaba moviendo algunas operaciones de Chongqing, tanto para mejorar crecientes costos laborales en la costa como para establecer una base sobre la cual aumentar las ventas en el interior de China. Acer, con 4,3 por ciento, todavía es un punto en el radar del market share chino. Asus se afana detrás de la sombra de Acer en la mayoría de las ubicaciones, y seguramente seguirá así, pero en China Asus se las arregló para ganar 6,7 por ciento del market share.

Lenovo representa el caballo negro. Está clavada en China –líder de mercado ahí pero también una compañía que hizo muy poco durante los últimos seis años para explotar la adquisición del negocio de PCs de IBM. La suerte de la compañía podría cambiar pronto, sin embargo. El gurú del marketing de HP, David Roman, partió para Lenovo en 2010, y los frutos de su labor pronto serán evidentes mientras relanza la imagen de la compañía. Con una marca trucada, Lenovo podría al menos intentar competir fuera de sus mercados principales.

Todavía es muy pronto para predecir quién dominará en las próximas guerras de hardware, pero es claro que los vendors asiáticos no se enfrentan a los debilitantes dramas que ya son comunes en los Estados Unidos. O saben cómo mantenerse fuera de los problemas, o realmente saben cómo permanecer en los negocios.

Kay es el fundador y presidente de Endpoint Technologies Associates (www.ndpta.com).

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos