El sueño del dispositivo propio

El sueño del dispositivo propio

Por Francisco del Real, Enterprise Sales Regional Manager SOLA & NOLA Región de Citrix Systems. 19 de Abril 2011

Desde niños tenemos nuestro juguete preferido. En esos años nos negamos a compartirlo, y luego, a deshacernos de él. Cuando somos mayores, aparecen otros objetos que forman parte de nuestra vida y que al igual que los juguetes de cuando éramos chicos nos  permiten interactuar con otros, y entretenernos.

Al pensar en un objeto que encarna esas funciones, pero que además nos permite informarnos y  trabajar en línea, inmediatamente se nos viene a la cabeza la amplia gama de dispositivos móviles, tanto smartphones como tablets, que al igual que ese juguete favorito de antaño, una vez que lo tenemos, no queremos alejarlo de nosotros. ¿Pero esos dispositivos son realmente nuestros o son corporativos?

El fenómeno denominado “consumerización”, un neologismo aparecido en 2007, que se basa en que el empleado es el promotor de cambios en infraestructura tecnológica de la empresa producto de su consumo tecnológico personal, es una forma de utilizar el amor por el dispositivo propio, a favor de la compañía. De hecho, muchas empresas están comenzando a implementar programas como “traiga su propio dispositivo” en los cuáles les permiten a sus empleados traer su propia notebook, netbook o dispositivo a la oficina para trabajar. Y debido a esto, comenzamos a ver que los empleados utilizan un mismo dispositivo con fines personales y profesionales. Pero ¿Cómo hacer que estas dos labores se encuentren juntas, pero no revueltas?

Ese es justamente el desafío. Mediante la virtualización, tecnología que concentra bajo resguardo en un Data Center los contenidos de la empresa, que son replicados en cualquier dispositivo que tenga licencia para su uso, se consigue una forma segura y administrada de entrega de información desde la compañía al dispositivo móvil de consumo individual. Con esta modalidad, se evita la filtración de información privilegiada, y los contenidos personales serán de acceso limitado al dueño del dispositivo. Si el empleado es separado de sus funciones, serán desactivadas las aplicaciones utilizadas para el trabajo, quedando solamente las de propiedad personal.

La ventaja que otorga efectuar un programa destinado a que los empleados incluyan sus dispositivos propios a la actividad laboral, es que aumenta la productividad, dado a que independientemente de la ubicación de la oficina, se puede trabajar desde cualquier lugar gracias a la portabilidad del dispositivo y la accesibilidad a los contenidos de la empresa si éstos se encuentran virtualizados.

Simplemente se trata de la misma filiación emocional que existía con los primeros objetos que formaron parte importante de nuestra vida. El sueño del dispositivo propio viene como reminiscencia de ese juguete que nos fue imposible compartir, dado que nos permitía soñar con ser dueños de un mundo plagado de aventuras; hoy desafíos reales que se vuelven clave en el trabajo que desempeñamos.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos