El mundo se mueve sobre rieles aceitados

El mundo se mueve sobre rieles aceitados

Mientras en la Argentina el tema ferroviario vuelve a la agenda, en el mundo su presencia es constante. Cuánto se invierte en las principales economías. Quién es el líder sobre las vías. 24 de Febrero 2012

Los rieles por los que se mueven los países del mundo parecerían estar más aceitados que las vías argentinas. Basta con realizar una comparación para ver que, sólo en materia de inversión y resultados, Estados Unidos, Europa y Asia se diferencian de los trenes nacionales.

Estados Unidos destinó, durante el gobierno de Barack Obama, US$ 8000 millones en un plan de modernización ferroviaria. Al respecto, Sergio Rojas, director de Rieles Multimedio resalta el valor de la inversión si se tiene en cuenta que coincidió con la crisis internacional.
Por otra parte, los Estados Unidos cuentan con una empresa estatal –Amtrak- que gestiona el transporte  de pasajeros. En su Reporte Anual 2011 la empresa informó que, en concepto de ventas de pasajes, recaudó US$ 1900 millones. La compañía, que cuenta con 20.156 empleados, anunció también que sus beneficios aumentaron hasta alcanzar los US$ 2700 millones en 2011, un 7,7 por ciento más que en 2010, cuando los beneficios llegaron a los US$ 2500 mil millones.

En Europa, la primera estación debería ser París, considerada por muchos como cuna de los diseños de trenes del mundo. Prueba de ello es el tren argentino, inspirado en sus inicios en el modelo francés. Durante 2010, la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses informó que se invirtieron 2127 millones de euros en materia ferroviaria, 16 millones de euros más que durante 2009.

Al respecto, Pablo Martorelli, Presidente del Instituto Argentino de Ferrocarriles, explica que el triunfo de países como Francia se debe a que “luego de la Segunda Guerra Mundial mantuvieron sus redes ferroviarias”, mientras que Estados Unidos “abandonó el transporte de pasajeros en la década del 60”.

De acuerdo con Rojas, otro caso a considerar es España, que 2010 destinó 12.000 millones de euros a proyectos de ferrocarril. “Hay que tener en cuenta que dicho país ha realizado una apuesta grandísima a los trenes de alta velocidad”, destaca Rojas, quien apunta: “Desde 1982 el gobierno español solo destinaba 484 millones de euros a los ferrocarriles”.
Vale la pena, también, fijarse qué sucede en materia de inversión en infraestructura. Reino Unido es, según las estadísticas del Foro Internacional de Transporte, el país que más invirtió durante 2009 en infraestructura ferroviaria, con 6724 millones de euros. Y si bien su inversión disminuyó en comparación con 2008, cuando el gasto alcanzó los 8085 millones de euros, se mantiene como uno de los países que más destinan para este medio de transporte. La inversión trae, en segundo lugar, a Rusia, que en 2009 invirtió 6575 millones de euros.

Mientras tanto, así como hay fuertes apuestas en infraestructura ferroviaria, también hay ovejas negras. En este caso es Serbia, el país de Europa que menos invierte en este sentido. Durante 2007 y 2008 la inversión alcanzó los 2 millones de euros y ascendió débilmente en 2009 hasta los 5 millones de euros. De esta forma, encabeza el ranking, seguido por Azerbaiján, que destinó un total de 17 millones de euros entre 2007 y 2009 en materia ferroviaria.

Si se vuelve al bando de los líderes en inversión, Japón, versus Europa, es uno de los países que mayor destina a los rieles. Su crecimiento en inversión fue en aumento: en 2007 destinó 6884 millones de euros; luego saltó a 7355 millones de euros en 2008 y alcanzó, en 2009, los 9603 millones de euros de inversión.

“En todos los países se destinan las inversiones a la infraestructura, no importa si lo explota el privado o el estado. En ellos también se contempla la compra de material rodante para la modernización de los servicios”, sostiene Rojas, quien explica: “Tengamos en cuenta que en los lugares mencionados existen muchos operadores privados de pasajeros”.

Finalmente queda saber qué sucede en América Latina, donde Brasil presenta un proyecto a largo plazo. La idea del Ministerio de Transporte brasilero, se destinarán más de US$ 118 mil millones a lo largo de los próximos 15 años en el sector ferroviario. El Gobierno del Estado de San Pablo prevé a su vez  una inversión de US$ 29 mil millones para el mejoramiento del transporte hasta 2014 y una inversión adicional de US$ 25 mil millones a partir de 2015. “De la suma de ambas inversiones, el 50,3 por ciento será destinado a inversiones en el Metro y el 40 por ciento a la modernización y expansión  de la CPTM (Compañía Paulista de Trenes Metropolitanos)”, concluye Rojas.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos