El mundial y los juegos olímpicos generan negocios para pymes argentinas en Brasil

El mundial y los juegos olímpicos generan negocios para pymes argentinas en Brasil

Aunque el intercambio con el socio mayor del Mercosur es deficitario para Argentina, el comercio bilateral seguirá creciendo. Durante una jornada en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas se debatieron las mejores prácticas de negocios con el gigante vecino. 24 de Junio 2011

Es la séptima economía global, socio mayor del Mercosur y adversario acérrimo en el fútbol. A pesar de los episodios recurrentes de trabas al comercio y licencias no automáticas lo cierto es que hay una tendencia instalada a integrar los negocios a ambos lados de la frontera. Centenares de empresas brasileñas se han instalado en la Argentina y otro tanto está ocurriendo en sentido inverso.

“No es que Brasil no quiere comprar, sino que Argentina no quiere o no puede vender”, disparó el economista Gustavo Segre, CEO de la consultora Center Group. El consultor brindó su diagnóstico durante una jornada sobre Desarrollo entre Brasil y Argentina, organizada el 23 de junio en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Buenos Aires. Según el especialista, “a pesar de los esporádicos episodios de trabas al comercio y licencias no automáticas, el comercio bilateral seguirá creciendo. Más allá de la diferencia en el tamaño  de las economías, el tema es que las empresas argentinas están en su mayoría al límite de su capacidad productiva, y prefieren vender al mercado interno que exportar”, enfatizó.

Durante la jornada, el director académico de Economía del IAE, Eduardo Fracchia, detalló las perspectivas del comercio bilateral, la necesidad de avanzar en la conformación del Banco del Sur para otorgar créditos a emprendimientos en la región y descartó que por el momento se vaya a implementar en el Mercosur una moneda común. Además, advirtió que “esto podría traer problemas al estilo síndrome de Grecia o España, economías que están atadas al Euro y no pueden devaluar”. 

En tanto, Federico Trujillo, secretario de la Cámara de Comercio Argentino Brasileña, CAMBRAS, puntualizó las enormes oportunidades de negocios para empresas argentinas y binacionales que impulsará la organización de dos megaeventos deportivos como El Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016.

Esta es la oportunidad que detectó Axon SRL, empresa de infraestructura y diseño de capitales argentinos fundada en 1915, que se asoció al grupo brasileño Estadia para construir dos campos deportivos, uno en Cuiabá y otro en Amazonia. “Teníamos experiencia en desarrollos de infraestructura en Perú, y decidimos incursionar en el mercado brasileño, de la mano de un socio local”, comentó Alfredo Godoy, socio de Axon.

Muchos mercados en uno
La experiencia de Ermoplas SRL, una pyme argentina especializada en inyección de plástico que provee envases a la industria cosmética, se remonta a 1987, los primeros años del Mercosur. “Empezamos a exportar a Brasil a través de Avon, uno de nuestros clientes”, apuntó Santiago Castro, socio gerente de la compañía. “Desde entonces, no dejamos de venderles y empezamos a importar desde Brasil algunos insumos, pero siempre con una balanza comercial favorable –a diferencia de lo que ocurre con la balanza comercial a nivel país-, que hoy ronda los u$s 728 mil”, destacó.

En el caso de la compañía Tubos Argentinos, hoy perteneciente al grupo chileno CAP de acería integrada, el negocio viene por el lado de la construcción de obras civiles y viviendas. La empresa fundada en 1909 en Argentina y pionera en la fabricación de Tubos sin Costura para la industria se especializa hoy en el sistema de construcción seco. El mismo se basa en estructuras de acero y paredes de yeso (conocido como Durlock, aunque se trata de una marca), y ofrece como ventajas la rapidez en la construcción y la alta eficiencia energética. Sin embargo, está poco difundido en Argentina y Brasil.

Para instalar el concepto, la compañía creó Steal House Brasil, una filial basada en Santa Catarina, de la mano de una arquitecta chilena que vive hace muchos años en aquel estado del Sur.  El segundo paso será llegar a Sao Paulo.  “Cada Estado en Brasil es un mundo, con su sistema impositivo y reglas para la instalación de empresas particulares”, cuenta Marcelo Ferrando, gerente de Tubos Argentinos. “En nuestro caso, el socio no es brasileño pero sí una persona con gran conocimiento del mercado local”.

A pesar de sortear diversas trabas, desde burocráticas e impositivas a culturales como el reconocido nacionalismo de los industriales y consumidores brasileños que se niegan a importar, cada vez más empresas argentinas se animan, no sólo a exportar desde aquí, sino a cruzar la frontera e instalarse en el país vecino, para abastecer su populoso mercado interno y desde allí exportar a toda la región. Salvo en el fútbol, la integración es irreversible.
El Dato
No era otro el comentario entre los empresarios y consultores que asistieron a una Jornada sobre Negocios con Brasil en la sede porteña del Consejo de Ciencias Económicas. En los pasillos, y en el coffee break, mascullaban por lo bajo: “Hasta en eso hay inflación…”
 Parece que el tradicional Diego argentino, ya no es lo que era (10%). Los memoriosos recuerdan que allá por los 80, cuando se inició el Mercosur, cualquier empresa vecina con intenciones de hacer negocios en el país debía depositar un 5% de coima. En los 90, con el festival privatizador, el porcentaje se redondeó en 10, en poco feliz homenaje al mejor jugador de fútbol que dieran estas tierras. Ya en el 2003, subió un 5% más… a tal punto que uno de los funcionarios emblemáticos de la era K era conocido en las esferas empresarias paulistas como el Ministro Celular (en alusión al prefijo 15 para contactarlo). Pues bien… ya llegó al 20%! Se quejaban los hombres de negocios... y después dicen que no hay suba de precios…

10 Consejos  para comerciar con Brasil
1. Hacer un primer viaje exploratorio, de la mano de una entidad (Cámara Argentino Brasileña, Fundación exportar, etc)
2. Buscar un “aparceiro” (socio local)
3. Contratar un estudio de abogados, impositivo y contable (las leyes y los impuestos difieren en cada estado
4. Hacer un estudio de mercado en la región objetivo (no es lo mismo Sao Paulo que Santa Catarina, por caso) y buscar nichos
5. Alquilar un espacio físico propio (no se admite un domicilio legal compartido con un estudio profesional o con otra empresa
6. Atención a las diferencias culturales: los brasileños dicen tudo bem y pra frente! Pero eso no quiere decir que el negocio esté cerrado
7. Gestionar el RADAR, un cupo en dólares para importar (materias primas para iniciar la producción allá)
8. Facturar en Reales (los brasileños no piensan en dólares)
9. Obtener las certificaciones técnicas, que en Brasil son más que en Argentina
10. Tener en cuenta la carga impositiva: no menos del 30%

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos