El milagro que puede rescatar a España de su peor crisis

El milagro que puede rescatar a España de su peor crisis

El turismo es el rubro clave de la economía española: representa el 11% de su PBI y le aporta casi 100.000 millones de euros al año. Según cifras oficiales, casi 53 millones de turistas visitan este país cada año para disfrutar del sol ibérico. Unos 16 millones son ingleses y el 54% de ellos, mujeres. También hay alemanes e italianos en alta proporción. En ese sector, al parecer, radica la esperanza de la hoy alicaída Madre Patria. 22 de Julio 2011
La vi hace unos días. No, no era Ángela Merkel, la gélida dignataria de hierro alemana o, como les gusta mascullar a los españoles… "la Merkel esa".

Merkel es la persona que preside la nación más poderosa de Europa y una de las mocetonas voluntades que puede o no venderles algo de tiempo a los países de la zona euro con fuertes dificultades financieras. Entre esos países… está España.

El verdadero mesías ibérico, el alma mater que se llevará los laureles del rescate, tampoco es el pollerudo del francés Nicolás Sarkozy, que en lugar de aferrarse a la espléndida de Carla Bruni, siempre anda hecho un papel de calcar con Merkel… Y ni siquiera tendrá algo que ver el futuro presidente y eterno líder opositor, el español Mariano Rajoy.

La persona que sacará a España de su crisis terminal procede de un sector estratégico: el turismo, la industria sin chimeneas. Rubro clave que representa el 11% del PBI español, y que aporta casi 100.000 millones de euros al año, resulta de gran importancia en lo que a generación de empleo se refiere siendo un sector intensivo en mano de obra con más del 12% de los ocupados en la economía española. En rigor, el impresionante guarismo puede incluso seguir creciendo este año, gracias a males ajenos como las revueltas en los países árabes, donde se asientan destinos como Túnez, Egipto o Marruecos que compiten directamente con España. Se trata entonces de unos 53 millones de turistas provenientes del extranjero que visitan España, el tercer destino turístico del mundo, y un país de 43 millones de habitantes.

De lo más grande a lo más pequeño, si uno pudiera condensar esos 53 millones de turistas y convertirlos en un arquetipo, la quintaesencia del turista en España, entonces nos encontraríamos de bruces con algo, una criatura estadística, llamado "turista promedio", que vendría a ser el representante que ostenta el raro privilegio de condensar al grupo más pujante de turistas que pisa la tierra del Don Quijote. ¿Quién es el turista promedio de España?

Seamos valientes con el ejercicio. Uno de cada tres turistas en España son ingleses. En total, casi 16 millones de compatriotas de Shakespeare que cruzan el Canal de la Mancha para pasar algunos días bajo esa bola de fuego que es el sol español, algo incomparable con respecto a la nata de luz diluida que en el Reino Unido llaman sun. A ellos se suman 10 millones de alemanes y cinco millones de italianos.

Hay que seguir. Si nos atenemos a las estadísticas, Madrid es, acaso, la comunidad más visitada de España por sobre la Valenciana, Andalucía y Canarias, con casi 36 millones de visitas anuales entre extranjeros y turistas de otros lugares de la propia España.
Las féminas salvadoras

Siendo inglés, y de visita en Madrid, el universo es más pequeño, pero igualmente heterogéneo: si bien los hay longevos y púberes dados a la cerveza, rubios del Chelsea y morenos de los que se ven poco por la Argentina, e incluso galantes y esmirriadas señoritas y otras de Manchester que portan orgullosas los volúmenes que hiciera universales y bellos el artista colombiano Botero, el 54% de los turistas ingleses de Madrid son mujeres. Claro que si bien no es lo mismo una grácil muchacha de 26 que otra de 64 años, la magia del promedio estadístico arroja una improbable media de 45 años.

Hace algunos días, entonces, vi a la persona que puede rescatar a España de la peor crisis económica de todos los tiempos. No estaba rodeada de ansiosos periodistas queriendo sacarle una triste primicia, ni le apuntaban esos temibles agujeros negros que son los focos de las cámaras de televisión. No había pedido la palabra ante los legisladores para explicar un nuevo plan de recortes del gasto público, y ni siquiera pretendía alertar sobre el envejecimiento de la población española y lo poco sustentable de la política previsional; no quería hablar de los 6 millones de personas que ganan menos de 1.000 euros y ni siquiera tenia algo que decir con respecto al 40% de desocupación que experimenta el grueso de la juventud española. Tampoco portaba la solución para los dos millones de personas que dejarán de cobrar su seguro de desempleo en unos meses y que podrían pasar a formar parte de los "indignados". No había sido, ni era, ni será, candidata a nada que no sea un programa de preguntas y respuestas de esos que la maquinaria lúdica de la televisión inglesa devora en las tardes.

Llevaba el pelo amarillo, corto en la nuca, y de su cuello colgaba una cámara de fotos pocket. Sus regordetes brazos se afanaban por atenazar un "bocadillo" de jamón ibérico -5 euros los 100 gramos- bajo la inclemencia de los 40 grados de temperatura en una de las esquinas de la Gran Vía madrileña. No era ni linda ni fea, como esos categóricos sucesos que suelen tener lugar subrepticiamente, pero que un observador advertido sabe apreciar. Simplemente ella estaba ahí, y lo mejor que podía pasarle a los 43 millones de españoles que la ignoraban era precisamente eso.

Eso sí, faltaba alguien para darle las gracias, quizás algún agregado cultural, un embajador, o mejor aún, un enviado del abollado José Luis Rodríguez Zapatero que, sin sacar pecho, en la lengua de Cervantes le dijera "Thank you for your visit, Come back again".

Las cifras de la debacle
- 63,3% es la deuda pública como porcentaje del PBI en el primer trimestre de 2011. 
- 4,7 millones son los desempleados en el país por la crisis.
- 43,5% es el desempleo que reina entre los jóvenes. 
- 14.108 son los españoles que emigraron en el primer trimestre de 2011.
- 14.108 “AA” es la nota que le otorgó la calificadora Standard and Poor´s a la deuda española. 
- En 6,030% se situó este mes la rentabilidad de la deuda española a 10 años.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos