"El gran desafío es mantener los niveles de calidad"

Al frente de Newsan, uno de los principales fabricantes de productos electrónicos del país, el ejecutivo logró duplicar la facturación del grupo radicado en Tierra del Fuego. Las claves de gestión para crecer desde el fin del mundo. 19 de Septiembre 2011

Este año, en su 20° aniversario, Newsan, una de las principales empresas fabricantes de productos electrónicos de Tierra del Fuego, recibió el mejor de los regalos de parte del modelo K.

La férrea política de sustitución de importaciones, sumada a la implementación de la ley 26.539 que impulsa la producción tecnológica en la isla y al boom del consumo a nivel nacional, generó un crecimiento sin precedentes para el grupo.

En ese marco, la empresa de capitales nacionales y extranjeros (la japonesa Sanyo posee el 45% de las acciones) proyecta duplicar su volumen de negocios en 2011 con respecto al año anterior y alcanzar una facturación de 1.000 millones de dólares.

En tanto, su portfolio no deja de engrosarse. A marcas propias como Noblex y Atma, se sumaron otras de renombre como JVC, Philco, Braun, Pioneer, Sanyo, LG, Sony y Panasonic, con las que Newsan colabora para distintos procesos de producción en sus cinco plantas fueguinas, que emplean a 800 operarios.

El encargado de liderar esta expansión es su director general, Diego García Villanueva, quien dialogó con Management sobre los desafíos de gestionar una empresa desde el fin del mundo.

La captación de recursos humanos calificados, la modernización de los procesos, las complicaciones logísticas para abastecer la fuerte demanda interna y el proyecto de convertir a Tierra del Fuego en un polo tecnológico exportador son algunos de los retos que enfrenta el ejecutivo.

Celebran 20 años, ¿cuál es el balance?
Efectivamente. Newsan es una empresa que, a lo largo de las últimas dos décadas, atravesó distintos momentos de la historia del país para llegar a este momento, en el que se encuentra en esplendor y crecimiento: proyectamos una facturación de u$s 1.000 millones en 2011. El año pasado fueron u$s 580 millones, o sea, es un salto muy significativo que continúa con una tendencia que ya veníamos experimentando.

¿Cómo se gestiona semejante expansión?
Obviamente eso implica también un enorme desafío en cuanto al crecimiento. La firma está invirtiendo sumas considerables en nuevas plantas, en nuevas maquinarias para perfeccionar los procesos productivos y adecuar la capacidad que está demandando el mercado, que se refleja en el fuerte crecimiento de las ventas en electrónica y tecnología.

¿Cuáles son los principales motores de su crecimiento?
Hay dos aspectos: el principal es una mejora en el consumo, que se viene dando de forma sostenida en los últimos años. Y, en segundo lugar, tenemos una política del Gobierno de incrementar la producción local en todos sus rubros. La combinación de ambos factores es la que impulsa este fuerte crecimiento y esa necesidad de inversiones muy significativa por parte de las compañía, que supera los u$s 65 millones. Entonces, confluyen, por un lado, las políticas gubernamnetales y, por otro, la decisión del grupo de acompañar, de invertir y de arriesgar, que le ha permitido captar participación de mercado y que las empresas extranjeras confíen en nosotros para que desarrollaremos sus productos en el país.

Con lo que ve en Tierra del Fuego, ¿cree que la Argentina puede llegar a convertirse en un polo tecnológico como lo es Manaos, en Brasil, o como los centros de producción en China?
Por la calidad de la producción. Tierra del Fuego ya es capaz de asumir esa comparativa. Es un centro de alta tecnología, muy comparable a cualquier centro de producción de Asia. Las exigencias, los niveles de inversión y las maquinarias que se utilizan están a la vanguardia de este tipo de producción en cualquier lugar del mundo. En cuanto a la escala, es menor y esta está orientada al mercado argentino. Estamos corriendo para abastecer la demanda y los cambios que se han instrumentado en la política de expulsar el empleo a destino, mediante la sustitución de importaciones. Por eso, el primer gran desafío para todos es lograr mantener los niveles de calidad, de actualización de los productos a precios competitivos -como si esta política no estuviera- y poder abastecer esa demanda.

¿Ve una Argentina exportadora de productos tecnológicos en un futuro ?
Es un objetivo desafiante que ha impulsado el Gobierno. Hay otros modelos, como el brasileño, que lleva muchísimos años de trabajo, después de 25 años trabajando en ese sentido. Por lo cual, los vecinos también tienen algunas ventajas de haberse preparado con mayor tiempo. No obstante, le estamos dando una celeridad muy significativa. Estos productos, en general, tienen una competencia muy importante desde algunos países asiáticos. Por lo cual, se hace difícil competir. Sin embargo, estamos todos orientados para ver cómo podemos abastecer algún mercado externo, si bien hoy no lo vemos tan fácil.

En cuanto a la logística, ¿cómo es producir en el fin del mundo y abastecer a todo el país?
La logística es un tema relevante en Tierra del Fuego. Es complejo. Requiere de especialistas. Pero, por el momento, estamos muy satisfechos por cómo van llegando inversiones, tanto desde el punto de vista terrestre como desde el punto de vista marítimo, para abastecer las necesidades logísticas. Además, esperamos también que crezca la logística aérea.

¿Qué falta para que Newsan, pero también el resto de los players de la industria tecnológica que allí producen, puedan desarrollar todo su potencial?
Fundamentalmente, es mantener en el tiempo estas políticas gubernamentales, que ayudan a que uno pueda continuar realizando inversiones, que permitan reducir los costos y ser más competitivos. Fundamentalmente, la sustitución de importaciones.

¿Cuál es el mayor desafío a la hora de preparar a la plantilla para que pueda ir creciendo y, al mismo tiempo, mantener un estándar de calidad altísimo?
Obviamente, la incorporación de nuevos empleados. Y aquí estamos hablando de cifras muy, muy significativas. Sólo en el último año hemos incorporando más de 2.000 personas, lo cual hace a la necesidad de amalgamar todas esas voluntades detrás un objetivo común, de poder satisfacer este crecimiento y poder hacerlo siempre con el espíritu que tiene Newsan desde sus orígenes, que es mucha flexibilidad y creatividad. Lo estamos apoyando con inversiones adicionales primero, en personas; después, en sistemas, en modificación de procesos y adaptación de capacidades físicas.

En cuanto a la gestión Recursos Humanos, ¿cuál es el área dónde más fuerte tienen que trabajar: capacitación, tiempos o planes de familia?
Primero, en compartir un objetivo común: quiere decir, que toda la gente nueva, pueda tomar el espíritu que Newsan tuvo desde sus orígenes. Se suma un clima laboral muy agradable. En Tierra del Fuego, en cuanto a la condición de ingresos, estos son muy favorables. Pero también en las oficinas de Buenos Aires tenemos salarios muy competitivos.

¿A qué productos apostarán en los próximos cinco años? ¿Al segmento de tabletas y notebooks o al de electrodomésticos?
Un desafío importante en los próximos años es la organización interna para poder seguir creciendo y poder seguir siendo eficientes como venimos siendo hoy. O sea, trabajar hacia adentro para poder mantener esos liderazgos. Más allá de eso, con los segmentos que estamos trabajando hoy, consideramos que estamos bien sin mayor necesidad de atacar nuevos rubros. La idea es trabajar cada vez mejor, más eficiente y ordenadamente y lograr que los procesos fluyan con mayor rapidez y seamos flexibles y ágiles para lo que el mercado demande.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos