"El factor humano pesa"

Mark Egan es el CIO a nivel global de VMware, la firma especializada en virtualización ubicada entre los principales en su rubro. Su visión sobre el futuro del sector y por qué la principal falta no es tecnológica. 08 de Febrero 2011

No todo es código en el negocio de la virtualización. Por un lado, las previsiones le auguran al sector para 2011 ingresos por encima de la marca de u$s 50.000 millones. Apenas dos años atrás, la cifra rondaba u$s 17.000 millones. Pero, por el otro, la tecnología, que está revolucionando nuestro mundo, sigue sufriendo un problema bien humano: la psicología. Marc Egan, responsable de la unidad de Tecnologías de la Información de VMware a nivel global cuenta en entrevista exclusiva con IT Business por qué y cómo solucionarlo.

Muchos entienden al cloud como una variante de la virtualización. ¿Coincide?
Digamoslo así, el cloud es un estilo de virtualización para realizar ciertos trabajos de IT. Mientras que la virtualización es una tecnología, un facilitador. Yo definiría a la virtualización como una forma de utilizar de forma efectiva los recursos existentes, como por ejemplo en un servidor.

¿Cuál es entonces el principal problema de la virtualizaicón que las empresas no logran dominar?
Gran parte es la injerencia del factor humano. Por ejemplo, en el universo de la IT tradicional, el administrador de Sistemas no suele tener un entendimiento acabado del tema de storage o de las redes. Pero, en un entorno virtualizado, es necesario tener un claro dominio de las tres dimensiones para poder aprovecharlo. O sea, es una diferencia de skills. Y eso trae consigo todo un mundo de miedos e inseguridades, que se deben saber atender para no generar resistencia interna al cambio. Un ejemplo: si uno virtualiza, ya no necesitará tener 10 servidores físicos. Y ahí es cuando, el responsable, que los administraba hasta ese momento, puede sentir que pierde poder. Otro ejemplo: el desktop virtualizado. El técnico responsable, que se encargaba de mantener, gestionar o actualizar los PCs físicos sentirá, seguramente, pavor, al ver que todo eso se lleva al servidor y que, a primera vista, él ya no es de utilidad para la empresa. Saber generar el entorno para que esa inseguridad no se convierta en rechazo es un factor clave, que hoy no se está enfrentando como se debe.

¿Cómo se puede lograr?
La recomendación es crear en la empresa un equipo especial, una task force si quiere, que lleve adelante la evangelización sobre virtualización y los procesos que conllevan para la empresa. De la mano de este grupo de expertos internos, la plantilla se acercará a lo que es la virtualización, aprende a utilizar sus herramientas y tiene a un grupo de expertos para consultar y evacuar inseguridades.

¿Quién debería formar parte de este grupo de expertos?
Obviamente el CIO. También alguien de la parte financiera, que es su socio natural. Pero una persona que no debe faltar en este grupo es un arquitecto de plataformas. O sea, una persona que pueda tener una visión más amplia y superadora de los entornos informáticos de la empresa. Y no estoy hablando de un administrador de Sistemas. Además, el grupo tiene que ser chico y de funcionalidades múltiples. Porque son ellos los que deberán explorar las posibilidades que ofrece esta tecnología para mi empresa, qué puedo hacer y para qué sirve en mi caso particular.

Entre los principales retos para la virtualización, la seguridad es otro sino el principal problema. ¿Dónde y cómo debe atenderse?
En cuanto a los issues, las amenazas no son diferentes en el mundo virtualizado que en el mundo físico.

Sin embargo, en el mundo físico, me puedo guardar mi información en un equipo físico; no la expongo a una amenaza más allá del robo de información o similar.
Lo que nosotros recomendamos, a la hora de virtualizar, es primero encapsular la información, la aplicación, los datos que se colocan en una máquina virtualizada (VM). Luego, por políticas de empresa usted, automáticamente, sólo se podrá comunicar con esa máquina si está autorizado. De esta forma, la VM está tan o, incluso, más segura que la del mundo real. Por otro lado, el problema también radica en la falta de encriptación de datos.

¿En qué sentido?
Hoy no se ve mucha encriptación, cuando, en realidad, tanto en el mundo físico como en el virtual debería hacerse siempre. No obstante, yo diría que sólo la mínima parte de las firmas en el mundo están encriptando sus datos. Se trabaja mucho con diferentes niveles de seguridad, con firewalls, por ejemplo. Pero, una vez que una persona no autorizada logró penetrar el cerco, la información esta totalmente a su merced.

¿Qué tendencias ven reforzarse para este año en virtualización?
Uno será, seguramente, la virtualización del escritorio. Otro de los grandes temas va a ser el segmento de interacción entre las nubes públicas y privadas: ¿cómo movemos elementos entre ambos entornos? Si bien las nubes privadas ya son casi un denominador común y muchas empresas ya las han implementado, el próximo paso es ver cómo se pueden aprovechar para utilizarlas con las nubes públicas.

¿Con qué se está probando?
Por ejemplo, testear si puedo activar y contratar recursos en una nube pública, digamos la de Amazon, y por un tiempo determinado. Otro ejemplo: yo, como empresa, tengo un nuevo producto que quisiera adquirir pero, antes, tengo que saber si puede funcionar en el marco de mi infraestructura. Lo que hago es salir a una nube pública, alquilar estructuras virtualizadas, que permitan recrear los puntos cardenales de la mía, y testear el producto allí.

¿Cuáles son las principales innovaciones en virtualización que se trabajan en el mercado?
Una es lograr la virtualización 100% entre escritorio y cliente. El tema del arbitraje de costos: o sea, sé qué servicios utilizo y a qué costo interno. Pero, en una nube pública, puedo conocer la oferta de los proveedores allí presentes y comparar precios. Un ejemplo es el servicio de mail. ¿Por qué voy a soportar límites sobre el servicio de mail, si puedo tenerlo a un precio más bajo y sin limitaciones en la nube? O sea, veremos que el juego de demanda versus oferta se trasladará más a la nube pública.

¿Y cuál será la tecnología que más impactará en este año?
Todo lo que tenga con la experiencia del usuario o consumidor. Hoy, las personas exigen tener la experiencia de una iPad, la tablet con el nuevo Android, Facebook y Twitter, en sus entornos laborales. Por eso, para nosotros, el desafío estará en saber cómo presentar las aplicaciones e interfases de trabajo en una versión simple, fácil de usar y tan entretenidas como para que los trabajadores pasen tanto tiempo e inviertan también el mismo ingenio en las aplicaciones de trabajo como lo hacen en redes como Facebook.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos