El acuerdo griego llegó al 95 por ciento

El acuerdo griego llegó al 95 por ciento

En Atenas consideraron al momento como histórico. De esta forma, se reducirá la deuda con los acreedores privados en 100.000 millones de euros. 08 de Marzo 2012
Grecia superó las expectativas y los temores despertados en los mercados en los últimos días y logró que el 95 por ciento de los acreedores privados se adhiriera a la mayor quita de la historia moderna. 

"Es un momento histórico. El canje de los bonos ha sido muy exitoso y reducirá la deuda en unos 100.000 millones de euros. Nos permitirá avanzar con mayor confianza para estabilizar la economía y desarrollarla", afirmó el ministro portavoz del Gobierno, Pantelis Kapsis, en una entrevista al canal Mega tras conocer los resultados.    

Según anunció hoy la Autoridad de Gestión de la Deuda Pública (PDMA), los tenedores que representan el 85,8 por ciento de la deuda a reestructurar que está bajo soberanía helena (177.000 millones de euros) aceptaron adherirse de forma voluntaria.  

De los restantes 29.000 millones de euros en bonos que se encuentran bajo soberanía británica, japonesa, suiza, francesa y estadounidense, los acreedores que poseen 20.000 millones han anunciado que participarán de forma voluntaria, una cifra que podría aumentar ya que estos tenedores tienen hasta el 23 de marzo para sumarse a la oferta.   

Tanto en el comunicado matinal como, posteriormente, en una rueda de prensa, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, advirtió de que dado que el número de acreedores opuestos a la quita ha sido ‘minoritario‘ se activarán las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) a los bonos bajo soberanía helena.   

Esto permitirá que el total de los 177.000 millones bajo soberanía helena sea reestructurado, lo que sumado a los bonos bajo otras soberanías que se reestructurarán (y a los que Grecia no puede obligar a someterse a través de las CAC) arroja un monto de 197.000 millones o el 95,7 por ciento del total de 206.000 millones que fueron ofertados para la quita.   

"Este resultado, que es muy potente y positivo, supone una gran oportunidad para que Grecia ahora se mueva hacia adelante con su programa de reformas, a la vez que refuerza la capacidad de la zona euro para crear un ambiente de estabilidad y crecimiento", dijo Josef Ackermann, presidente del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), la patronal bancaria, y del Deutsche Bank.   

Según confirmó la agencia EFE una fuente del Ministerio de Finanzas, el canje de bonos bajo soberanía griega se realizará el lunes 12 de marzo, una vez activadas las CAC. Así, los bonos actuales serán sustituidos por unos nuevos por el 53,5 por ciento de su valor, aunque garantizados a través de títulos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FSFE) y regidos por la ley británica, más favorable a los acreedores en caso de impago griego.    

El problema de la activación de las CAC es que implica el riesgo de que sea interpretada como un impago efectivo, algo que activaría los seguros CDS que diversos inversores contrataron para proteger sus bonos ante un posible impago griego.    

La Asociación Internacional de Permutas y Derivados (ISDA) deberá valorar si se ha producido un "evento crediticio" (credit event), es decir, si se ha incurrido de facto en un impago de la deuda griega, lo que podría ocurrir si se entiende que se ha obligado a algún acreedor a aceptar una quita no voluntaria, y también debatirá si la activación de las CAC constituye un impago efectivo.    

En caso de evento crediticio, se activarían los seguros de impago de la deuda (CDS), lo que podría causar una alteración en los mercados. Estos seguros contra impago asociados a la deuda griega ascienden a un importe de US$ 3200 millones.

Aceptación en alza. Aceptaron la oferta un 85,8 por ciento o 152.000 millones de euros de los 177.000 millones de euros en bonos emitidos bajo leyes griegas. Un 5,3 por ciento de los acreedores a través de bonos regidos por la ley griega respondieron a la oferta pero rechazaron sus términos. No obstante, Grecia usará cláusulas de acción colectiva que fuerzan la aceptación del canje a todos los acreedores a través de bonos regidos por leyes griegas.
 
Los acreedores de otros US$ 20.000 millones en bonos de empresas y emitidos bajo leyes extranjeras aceptaron la oferta, lo que equivales a un 69 por ciento del total de esos bonos. Una vez que entren en vigencia las cláusulas de acción colectiva, el nivel de aceptación alcanzará al menos a 197.000 millones de euros, o un 95,7 por ciento del total.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos