El Gobierno negociará la deuda con el Club de París sin el FMI

El Gobierno negociará la deuda con el Club de París sin el FMI

Lo anunció la presidenta Cristina Fernández por cadena nacional. La deuda asciende a por lo menos unos US$ 6600 millones y ha obstaculizado a empresas a acceder a créditos internacionales, especialmente para financiar exportaciones. 16 de Noviembre 2010

Cristina Kirchner anunció anoche que el Club de París aceptó la propuesta de la Argentina para negociar un plan de pagos que permita saldar los US$ 6600 millones que se le deben a ese grupo de países sin que intervenga el Fondo Monetario Internacional (FMI). La deuda ha obstaculizado a empresas a acceder a créditos internacionales, especialmente para financiar exportaciones.

En un discurso en cadena nacional, Fernández dijo que las negociaciones serán con cada uno de los países integrantes del grupo acreedor. “El Club de París accedió a la posición argentina de negociar la deuda que mantenemos sin la intervención del Fondo Monetario Internacional. En esa negociación no hay comisiones, ni bancos, ni empresas, ni asesores”, aseguró Fernández. Además, destacó que será una “negociación realista, con plazos de pago que permitan seguir sosteniendo la actividad y crecimiento económico con inclusión social”. Los mercados de la Argentina se adelantaron al anuncio y el lunes la bolsa trepó un 1,7 por ciento, mientras que los bonos recortaron ganancias iniciales. Los analistas vieron con agrado el anuncio y se espera que el mercado de activos argentinos reaccione el martes con fuerza al alza.

Un camino sinuoso
No se descarta que el monto final de la deuda sea motivo de controversia, ya que se podría exigir hasta unos US$ 8000 millones de acuerdo a los intereses adeudados. “Si Dios quiere y nos ayuda, el año que viene podemos estar saliendo definitivamente del default, como yo creo que lo vamos hacer, arreglamos la deuda con el Club de París”, expresó la mandataria argentina.

Fernández había anunciado a inicios de septiembre de 2008 que cancelaría con reservas los compromisos incumplidos con el Club de París, pero el plan se frenó con el agravamiento de la crisis global. El Gobierno argentino se niega desde 2006 a que el FMI revise el estado de su economía, argumentando que los malos consejos del organismo precipitaron la aguda crisis que vivió el país a fines de 2001, cuando la economía colapsó y declaró la cesación de pagos más grande de la historia.

El anuncio es otro paso para la reinserción plena de la Argentina en los mercados globales de crédito, tras el canje de deuda impaga que el país concluyó en el primer semestre y que le permitió regularizar el 92 por ciento de sus compromisos incumplidos en 2001/2002.
“El Club de París está mostrando la intención, que tiene el deseo de que la Argentina reestablezca las buenas relaciones con el mundo en general y sobre todo con los países del G-20”, dijo el economista Miguel Kiguel, de la consultora Econviews y ex secretario de Finanzas.

Alemania y Japón son los países que concentran el grueso de la deuda de Argentina con el foro de acreedores, donde Holanda, Italia y Estados Unidos tienen acreencias en porcentajes menores. La deuda argentina con el Club de París fue varias veces reestructurada, con un último antecedente en 1992.

Un Club que se formó para refinanciar la deuda argentina
A diferencia de los organismos multilaterales de crédito, el Club de París no cuenta con una estructura permanente, sino que es, como él mismo se define, un “grupo informal de países acreedores” que considera de manera conjunta el tratamiento de los deudores. De este modo, el Club de París se constituyó el 16 de mayo de 1956, cuando 11 países acreedores resolvieron refinanciar, precisamente, la deuda de la Argentina.

Por entonces, el presidente era Pedro Eugenio Aramburu y el ministro de Economía, Eugenio Blanco, quien no tuvo problemas para ponerse de acuerdo con el presidente del Banco Central: era él mismo. La importancia del Club hace 54 años era mayor a la de la actualidad. Por entonces, el grueso de la deuda se conformaba de préstamos de Estado a Estado, algo que décadas después fue perdiendo relevancia ante el crecimiento del mercado de capitales, con préstamos de bancos privados y bonos adquiridos por un sinnúmero de particulares.

Después del acuerdo que dio inicio al Club, la Argentina firmó siete más en 1962, 1965, 1985, 1987, 1989, 1991 y 1992. En el sitio oficial del Club de París se indica que “a los efectos de ser calificado para su asistencia, un país debe adoptar programas de ajustes y reformas respaldados por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial e implementarlos satisfactoriamente durante un tiempo”, un requisito que, por lo anunciado hoy por la presidenta Cristina Fernández, fue dejado de lado al menos temporariamente.

La deuda que la Argentina mantiene con ese organismo multilateral de crédito -y que es la última que le queda por resolver para salir definitivamente del default- ronda los US$ 6600 millones. De acuerdo con el sitio del Club en Internet, en 2009 se cerraron acuerdos con Togo, Burundi, Seychelles, Costa de Marfil, Haití, República Centroafricana y las Islas Comores. En setiembre de este año selló sendos acuerdos con Liberia y Antigua y Barbuda.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos