"El Gobierno creó un clima de consumo pero no de inversión"

El ex ministro de la Alianza, José Luis Machinea, dice que la inversión "sigue siendo baja" en el país por la incertidumbre en las reglas de juego. Alerta sobre la fuga de capitales y afirma que un plan antiinflacionario y un freno al aumento del gasto público son clave para sostener el modelo. 28 de Octubre 2011

En el ámbito público comenzó su carrera. Fue presidente del Banco Central, subsecretario de Economía Política y subsecretario de Planificación. Y desde diciembre de 1999 hasta febrero de 2001, ministro de Economía del fallido gobierno de la Alianza y autor del famoso impuestazo que profundizó la debacle argentina. Hoy, José Luis Machinea se muestra lejos de ese pasado. "Ya tuve suficiente. Ya cumplí mi cuota", responde entre risas, cuando se le pregunta si volvería a ser funcionario.

Sin embargo, el actual decano de la escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella repasa en una entrevista con WE la crisis internacional, su impacto en la Argentina y la marcha de la economía de cara a 2012. "El tipo de cambio se rezagó en términos de la tasa de inflación, y algunos tienen mucha incertidumbre si el Gobierno hará o no un ajuste del tipo de cambio", destaca.

¿A qué se debe que la Comisión Económica para América Latina (Cepal) haya bajado su previsión de crecimiento para la región al 4,4% para 2011?
- El mundo está creciendo menos de lo que uno preveía hace seis meses. Los Estados Unidos casi no creció en el primer semestre, Alemania y Francia estuvieron estancados en el segundo trimestre y las previsiones no son buenas en los EE.UU., pero especialmente no son buenas en Europa. Hasta dónde se va a profundizar la crisis europea, nadie sabe. Lo que sí parece evidente es que el ritmo de crecimiento va a ser muy bajo. 

¿Se puede llegar a recesión?
- En el peor de los casos, puede haber recesión si la crisis europea se profundiza. Hay muchos que dicen que China sigue creciendo, pero es cierto que hasta por ahí nomás, porque casi el 50% de las exportaciones chinas van a los países desarrollados. Si los EE.UU. no crece, si Europa no crece, si Japón no crece es difícil pensar que las exportaciones chinas crezcan. China desacelera, siempre al estilo chino, dentro de los niveles altos. Pero cuando anda debajo del 6 ó 7 % se nota, y eso no es descartable si el mundo desarrollado tiene una situación de estancamiento o recesión. 

¿Qué le afecta más a América del Sur, la crisis europea o la de Estados Unidos?
- Más que el efecto directo de una crisis, hay una desaceleración de la economía global y el precio de las commodities empieza a disminuir. Cuando hay mucha incertidumbre la gente se pone nerviosa y no invierte en los emergentes. Eso no afectaría tanto a la Argentina, porque el país no tiene conexión financiera con el resto del mundo. Afectaría más a Brasil, donde estaban entrando muchos capitales, y ya hemos visto como produce una devaluación del real. 

El Gobierno prevé una desaceleración de la economía para 2012, con un PBI en 5,1%. ¿Se puede evitar esta caída?
- El crecimiento está más condicionado por factores externos, ahora uno siempre puede tomar medidas contracíclicas. Pero si tenemos algún problema en la economía mundial, es cierto que esta vez no vamos a llegar tan bien como en 2008. En ese momento el superávit fiscal primario era equivalente a 3 puntos del producto, hoy es casi cero. No hay mucho margen fiscal en estas circunstancias. En ese momento ese superávit fiscal y el cambio de destino de los fondos de pensión tendieron a solucionar el problema. Ahora la cosa no es tan sencilla. Tampoco creo que la crisis tenga la profundidad de 2008/2009, pero puede ser que dure más tiempo. 

El empresariado argentino se preocupó por la desaceleración de Brasil. ¿Hay empresarios que, por estar protegidos por el Gobierno a través de mecanismos como las licencias no automáticas, están invirtiendo menos?
- Hay ciertas protecciones que generan inversión y otras que generan básicamente renta. La inversión en la Argentina sigue siendo baja. El país invierte alrededor de 22% del producto. Es cierto que Brasil y Uruguay tienen una tasa de inversión menor, pero la tasa de inversión de la Argentina es mucho más baja que la de Chile, Perú, Colombia, México. Para el ritmo de crecimiento de la economía argentina, uno esperaría más inversiones, y el que no las haya, posiblemente tenga que ver con que en la Argentina hay una excesiva incertidumbre en las reglas de juego. 

¿A qué está ligada esa incertidumbre?
- Son reglas que cambian. Ésa es claramente la situación de parte del sector agropecuario, con un trigo que tiene una retención del 20%. Sin embargo, el precio del trigo en el mercado interno el año pasado estuvo 40% por debajo del precio internacional porque hubo prohibiciones de exportar, restricciones. Entonces no se sabe cuál es el precio que va a tener. Que un importador tenga que enfrentar costos porque debe exportar para entrar sus productos también genera un ruido excesivo y desalienta la inversión. 

¿Cuáles considera que son los ajustes del modelo económico para 2012?
- Por un lado, tienen la inflación entre un 22 y 23%, moviendo muy poco el tipo de cambio y cero la tarifa de servicios públicos. Me parece que el Gobierno debiera poner en marcha algún programa antiinflacionario con políticas de ingresos, y con gasto público y oferta monetaria que no siga creciendo al 35% por año.
 
El ajuste viene por el gasto público…
- No digo que deje de crecer, pero en vez de crecer al 35 que crezca al 20%. Esto se tiene que acompañar con una política de ingresos, para que los salarios también se muevan en ese entorno. Los subsidios hoy suman más de $ 70.000 millones, casi 4% del producto, y de las tarifas en especial suman casi $ 65.000 millones. Es más de seis veces lo que se gasta en la asignación universal por hijo. Eso va en contra de la equidad, de la razonabilidad, y creo que no hay que pensar que eso se puede cambiar de un día para otro, pero uno debería comenzar un proceso para reducir eso.

¿Cómo evalúa la gestión de Mercedes Marcó del Pont en el Banco Central?
- Ella tiene una visión donde la oferta monetaria está creciendo a un ritmo del 35%, y si el gasto público crece a ese ritmo, probablemente uno tenga que moverse a un ritmo parecido. La pregunta es ¿qué es lo que pasa si queremos reducir la inflación? ¿Vamos a seguir aumentando la oferta monetaria al 35, el gasto público al 35? 

El Central sigue volcando dólares al mercado para mantener el tipo de cambio.
- Está volcando mucho. El tipo de cambio se rezagó en términos de la tasa de inflación, y algunos tienen mucha incertidumbre si el Gobierno hará o no un ajuste del tipo de cambio. En el primer semestre, hubo una salida de capitales del orden de los u$s 9000 millones. Lo que está pasando en el mercado es que las tasas de interés están empezando a aumentar. Eso no ayuda a que crezca el producto, porque si en vez de comprar se saca la plata, las tasas de interés aumentan. Vamos a ver las señales que emite el Gobierno, porque la situación con esa salida de capitales, no es sostenible en el tiempo.

Según una encuesta de TNS Gallup y la UCA, uno de cada cinco argentinos prefiere guardar el dinero en su casa y sólo un 11% elige depósitos en pesos. ¿Se puede recuperar la confianza en los bancos?
- Tiene que pasar mucho tiempo. La gente tiene temor de ir al banco, pero las tasas de interés también han sido muy bajas, del orden del 10 al 13%. El ritmo de crecimiento del consumo es demasiado elevado. El Gobierno creó un clima de consumo, pero no un clima de inversión. A uno le gustaría ver más inversión, pero es la lógica de un tipo de cambio que la gente percibe que se quedó..., no lo quiero llamar atrasado, pero que no creció al ritmo de los precios, y una tasa de interés muy baja. Sería mejor ahorrar en la época de vacas gordas, pero este país no está hecho para eso.


“Grecia va a ser la Lehman Brothers de Europa”
Cuando se le pregunta a Machinea si la situación que vive hoy Grecia es parecida a la de la Argentina de 2001 él dice que sí, con una sola diferencia: "La Argentina no está en Europa". "Con la Argentina nadie se contagió, sólo un poco los uruguayos, con Grecia se contagian todos", sostuvo el economista, en el marco del seminario Política Económica después de las elecciones, ¿más de lo mismo?, que organizó por la Universidad Católica Argentina (UCA).

Además, opinó que "Grecia va a ser la Lehman Brothers de Europa. Toda plata que no se pone ahora está dirigida a que sea un Lehman Brothers. Para el ex ministro, al principio, la discusión en los Estados Unidos consistía en que salvar a la compañía representaba "mucha plata, hasta que se cayó y le tiraron toda la plata que encontraron en la Reserva Federal”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos