El FMI dice que confía en normalizar relaciones con Argentina

El FMI dice que confía en normalizar relaciones con Argentina

El subdirector gerente del organismo, John Lipsky, señaló, sin embargo, que el tema debería ser abordado por los miembros del Fondo Monetario Internacional, no por su gerencia. El organismo elaboró un informe donde destaca el crecmiento y advierte sobre la veracidad de los datos suministrados por el organismo estadístico local. 07 de Octubre 2010

El Fondo Monetario Internacional dijo hoy que espera que Argentina normalice sus relaciones con el organismo, pero señaló que el tema debería ser abordado por los miembros del FMI, no por su gerencia. “Todos estamos esperando que Argentina se sume al grupo de países que tienen relaciones normales y consultas regulares con el Fondo. Estamos muy esperanzados de que nos estemos moviendo en esa dirección”, dijo a la prensa el subdirector gerente del FMI, John Lipsky.

La Argentina crecerá 7,5 por ciento durante 2010 y que desacelerará su expansión a 4 por ciento durante el electoral año 2011, al tiempo que alertó sobre la diferencia entre las cifras INDEC y los cálculos privados. Las proyecciones y la aclaración sobre las estadísticas oficiales fueron publicadas en su Panorama Económico Mundial, editado en el marco de la Asamblea Anual del organismo que comenzó a desarrollarse en Washington, Estados Unidos. El ministro de Economía, Amado Boudou, viajará hacia la capital de los Estados Unidos mañana por la noche desde Alemania, donde está acompañando a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en su visita oficial. Estos dos datos son similares a los publicados por el INDEC y la proyección de crecimiento de 4 por ciento para 2011 coincide con lo fijado en el proyecto de Presupuesto Nacional para el próximo año.

Pero en una llamada debajo del cuadro que sintetiza las proyecciones para todos los países de la región el FMI advierte: “Las estimaciones de analistas privados indican que la inflación según el índice de precios al consumidor (IPC) ha sido considerablemente más alta”. La aclaración continúa diciendo que “las autoridades han creado un consejo de consultores académicos para evaluar esta cuestión”.

El cuestionamiento se extendió a otros indicadores al indicar que: “los analistas privados también consideran que el crecimiento del PIB real ha sido mucho menor de indicado por los informes oficiales desde el último trimestre de 2008”. Bajo estos parámetros el FMI proyectó que la inflación en 2010 en la Argentina será de 10,6 por ciento y será idéntica en 2011.

El informe que presentó el Banco Mundial “Globalizada, resistente, dinámica: La nueva cara de Latinoamérica y el Caribe”, producido por el economista jefe del organismo para la región, Augusto de la Torre destaca que la Argentina crecerá este año “alrededor de 7,5 por ciento”, al igual que Brasil y Perú. El estudio, que se dio a conocer en el marco de la asamblea anual del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que abrirá este viernes, anticipa que la expansión de Uruguay y Paraguay será de 6,1 por ciento (por encima del promedio regional). En tanto, Chile, Colombia, República Dominicana, México y Panamá mostrarán este año “un crecimiento robusto”, en un rango de 4 a 5 por ciento.  

De la Torre dijo que la fase de recesión del ciclo económico en América Latina y el Caribe fue de entre nueve y once meses, es decir, “una duración promedio más corta que la de las economías de ingreso alto”. “La región ha emergido sólida de la crisis y para 2010 su Producto Interno Bruto (PIB) estará por encima de los niveles de 2008; en tanto que el de otras regiones como Europa y Asia Central será 1,7 por ciento menor que antes de la crisis”, precisó el informe.

En contraposición al pasado, la crisis global también encontró a los países latinoamericanos y caribeños con el espacio y la credibilidad necesaria para ejecutar políticas monetarias y fiscales contra cíclicas, lo que les permitió mitigar parcialmente el shock global. Para De la Torre, la capacidad de reducir las tasas de interés nominales (especialmente en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), como de incrementar el gasto público en términos reales, el cual se destinó en gran parte a programas sociales y de infraestructura. De acuerdo con el estudio, los factores que usualmente solían amplificar los choques externos (monedas débiles, procesos fiscales insostenibles, sistemas bancarios frágiles, etc.) “fueron revertidos y ayudaron a mitigar el impacto”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos