Eike Batista quiere fabricar autos eléctricos en Brasil

Eike Batista quiere fabricar autos eléctricos en Brasil

El empresario brasileño expresó su deseo de invertir US$ 1000 millones. Su patrimonio alcanza US$ 27.000 millones. 16 de Septiembre 2010

El millonario Eike Batista, de Brasil, expresó su deseo de invertir US$ 1000 millones para la fabricación de vehículos eléctricos en el país suramericano. “Tenemos espacio para gente nueva y el auto eléctrico es algo irreversible”, comentó Batista durante su participación en el Río Oil & Gas, encuentro que reúne hasta el jueves en Río de Janeiro a expertos en el tema energético.

Batista es el controlador del Grupo EBX, un imperio con actividades relacionadas con infraestructura y recursos naturales, que están concentradas en las empresas MMX (minería), LLX (logística), MPX (energía) y OGX (aceite y gas). El conglomerado alcanza en total un valor cercano a US$ 44.000 millones, según las estimaciones propias del empresario. Su primera compañía fue MMX, a partir de tres proyectos de minas de hierro, un futuro mineroducto y un planeado puerto en el norte de Río de Janeiro. Batista se aventuró en la Bolsa de San Pablo (Bovespa) en julio del 2006 y logró captar US$ 460 millones. En 2007, vendió el 49 por ciento de Minas Rio, uno de los proyectos de la empresa, a Anglo American por US$ 1150 millones. Un mes antes, había cedido el 30 por ciento de Amapa, a Cleveland Cliffs por US$ 130 millones. Por aquellos años, la valorización de mercado de MMX alcanzaba los US$ 5200 millones. 

Según declaraciones del ejecutivo, el proyecto marcha a paso firme. Está previsto que sea ejecutado en cuatro años, en Porto do Açu, Río de Janeiro, con una capacidad inicial de producción de 100.000 unidades por año. En la iniciativa, Batista pretende sumar compañías japonesas y europeas, que tienen experiencia en esa línea de vehículos y las correspondientes baterías eléctricas.

La ubicación estratégica de la planta en un puerto fluminense, apuntó Batista, permite una economía de US$ 200 por unidad, debido a la facilidad de importación de piezas y a la futura instalación en el área de dos siderúrgicas. “En diez años, la producción nacional de vehículos deberá saltar para ocho millones de unidades por año”, comentó Batista.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos