Dónde y qué estudiaron los empresarios más importantes de la Argentina

Dónde y qué estudiaron los empresarios más importantes de la Argentina

11 de Mayo 2010

Ingenieros versus licenciados en Administración. Contadores versus licenciados en Economía. Blanquicelestes o extranjeros. Con experiencia en el exterior o exclusivamente entre las costumbres argentinas. Estos suelen ser algunas de las incógnitas habituales cuando se recorre el mapa del poder de las grandes empresas de la Argentina. Pero poco se sabe de cómo está hoy repartido el esquema de los número uno cuando de currículums vitae se trata. Ocho de cada diez CEOs locales son argentinos y sólo dos de cada diez llegan desde otros países, principalmente latinoamericanos. La mitad tienen experiencia en el exterior y la universidad pública representa el origen del CV de seis de cada diez ejecutivos que llegaron a lo más alto del podio corporativo. Las profesiones están repartidas: ingeniería aparece a la cabeza con el 36% de los casos, Ciencias Económicas –Administración, Economía y contadores– un 34% y otras como Ingeniería, Abogacía o Sistemas, se reparten el porcentaje restante entre los ejecutivos que estudiaron una carrera universitaria. Menos de un de 10% no la completó o directamente se lanzó al mundo de los negocios sin pasar por los claustros. Los datos surgen de un relevamiento entre los 120 Ceos top, al que tuvo acceso El Cronista.

Las edades también varían. Hoy, la edad promedio va de 40 a 50 y cuentan con una permanencia de uno a cinco años en su cargo. Luis Pagani, presidente de Arcor, es Contador por la Universidad de Córdoba, también se especializó en Marketing en la Universidad de Nueva York, y antes de llegar a CEO se desempeñó como director Comercial del gigante de Arroyito. Eduardo Costantini, por su parte, forma la liga de los licenciados en Economía que apuestan a su propio negocio. Egresado de la UCA completó su formación con un master en Economía en la University of East Anglia, en Norwich , Inglaterra y con el Capital Markets Course en el London School of Economics, antes de crear Nordelta y Consultatio Asset Management. Juan Bruchou, número uno del Citibank, tiene el título de abogado UCA y un master in Law de Harvard, como dos de las credenciales que lo llevaron a lo más alto del Citibank. Eduardo Elsztain, el número uno de IRSA y Banco Hipotecario, entre otras empresas, cuenta con una licenciatura en Economía de la UBA como su plataforma de largada profesional.

Alejandro Stengel, CEO de los Grobo, forma parte de la liga de los ingenieros industriales. Egresó de la UBA y tiene también un MBA de Wharton. Juan José Aranguren, presidente de Shell, es ingeniero químico también de la cuna de la universidad pública. La liga de los contadores tiene también infinidad de ejecutivos de peso. Daniel Fernández (Carrefour), Miguel Kosuszok (Unilever) y Enrique Alemany (Ford), son del bando de los contadores. Enrique Cristofani (Santander Río), Gustavo Lopetegui (Lan) y Alejandro Bottan (GE) ostentan el doble título de Licenciados en Administración y Contadores. Mientras el team de los ingenieros suma distintas ramas según los casos que se revisen: Sandra Yachelini (Microsoft) es ingeniera electrónica por la Universidad Nacional de Rosario; Guillermo Hang (Techint) es ingeniero agrónomo por la UBA con un master en Economía y Administración por el IESE; y Rolando Meninato (Dow) es ingeniero agrónomo, también por la UBA. Ernesto Gutiérrez, número uno del Grupo Aeropuertos Argentina 2000, aparece como una rara avis dentro del mapa de CEOs con su carrera de veterinario UBA completa. No obstante, aplicó su CV no sólo al mundo de los aviones sino también al de la ganadería. Los que no pasaron por los claustros son una franca minoría: 6%. Pero, a no desanimarse, después de todo Bill Gates, el hombre más rico del mundo, abandonó su carrera en la Universidad de Harvard y 22 años después recibió el doctorado honoris causa por la misma universidad.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos