Dónde están las oportunidades 2011

Dónde están las oportunidades 2011

Por qué es un buen momento para invertir en maquinaria e innovación, cómo combatir la caída de los márgenes de rentabilidad y cuáles serán los principales desafíos para las pequeñas y medianas firmas en el año eleccionario. 03 de Febrero 2011

Un 2011 sin grandes sobresaltos para las pymes y a pesar de la incertidumbre generadas por las elecciones esperan los especialistas consultados por El suplemento Pyme, con el objetivo de trazar una ruta de navegación para el sector en el año que comienza. Los rubros que liderarán la industria serán los mismos que en el último año, encabezados por el automotriz, la producción de bienes semidurables de línea blanca y los negocios relacionados con el agro.

Las fuentes destacaron también algunas oportunidades como la consultoría para pymes, los productos vinculados con la gastronomía comercial y con la construcción, ya que la obra pública tendría buenas perspectivas en este año eleccionario. Pero, también encendieron algunas luces amarillas ante el aumento de costos por la creciente inflación.

“Este va a ser un buen año. Quizás, no a los niveles que terminamos en 2010, por la incertidumbre que generan las elecciones”, adelanta Roberto Maceri, vicepresidente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Concuerda con esta visión, Ignacio Bruera, gerente de Investigación del Observatorio Pyme. “No esperamos grandes cambios. Las perspectivas sectoriales están muy en línea con 2010”, dice y destaca que las oportunidades se verán “en función de la coyuntura política”.

Así lo sostiene también una encuesta del Observatorio Pyme que afirma que el 70 por ciento de las pymes industriales consultadas estima que el nivel de rentabilidad del sector va a ser igual o levemente mejor en este año. Sin embargo, la mayoría de las fuentes consultadas para esta nota también muestra preocupación por la pérdida de rentabilidad durante 2010 ante el aumento de costos.

El sector automotriz, con récord de producción de automóviles en 2010, es una de las puntas de lanza de la industria y un factor fundamental para el universo pyme, tanto para las medianas como para las micro empresas. Negocios ligados con el sector, como la producción de autopartes, piezas de plástico y de metal, embalajes, logística y transporte, se alinean con la pujanza de la venta de vehículos. Y algunas hasta se animan a exportar a países del Mercosur, especialmente a Brasil.

Pero lo que determina a las pymes es el mercado interno. “Somos dependientes de nuestro mercado. En otras épocas, muchos remontaban sus finanzas con un buen nivel de exportaciones. Hoy, por el tipo de cambio, se está atado al mercado interno”, explica Maceri.

Al respecto, el economista Carlos Schwartzer agrega que, en 2011, el mercado local se va a mantener estable. “El consumo es el pilar de la política económica de este Gobierno, con la liberación de fondos para aumentos de salarios, jubilaciones, asignación universal, etc. Es toda plata que tiran al mercado para consumo de bienes finales”, amplía.

Por este motivo, el rubro de bienes semidurables de línea blanca va a seguir su marcha ascendente. Durante 2010 fue otro de los motores de la economía pyme, ya que los electrodomésticos en cuotas son un bien que permiten resguardar el dinero que se desvaloriza rápidamente con la inflación.

Desde la perspectiva pyme, Luis Mogno, presidente de Metalúrgica Mogno, confirma la percepción de los analistas y adelanta que proyecta aumentar la producción de sus piezas por la creciente demanda para bienes de línea blanca, “todo para abastecer al mercado interno”. Mogno realiza productos de alambre como rejillas para heladeras, componentes de lavarropas y organizadores, para proveer a las terminales de electrodomésticos.

El tercer motor de las pymes, que continuará su marcha en 2011, es el agro. Acopiadores de semillas, distribuidores de agroquímicos, fumigadoras, entre otros negocios, se verán favorecidos por el sostenimiento de los valores de los commodities, según comentan los expertos.

Para el director del Programa Pymes del IAE, Pablo Alegre, el problema del agro es que se ha concentrado en grandes pooles. “Los productores van a seguir creciendo, pero tienen menos márgenes de ganancia que hace cuatro años. El desafío es ver cómo hacen para ser más eficientes”, dice.

Oportunidades
El buen momento del agro también brinda oportunidades para nuevos negocios y para otros que pueden resurgir, como el sector ganadero según el pronóstico de Horacio Aizicovich, gerente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme).

Aizicovich destaca también el papel que protagonizará la construcción en 2011. “Va a ser un año de mucho dinamismo porque las elecciones van a motorizar la obra pública”, dice el directivo de Apyme, asociación que está enfocada en pequeñas y micro empresas. También cree que el sector privado mantendrá su vivacidad en 2011.

La irrupción de consultoras orientadas al asesoramiento de pymes en cuestiones comerciales y de marketing es otra oportunidad que destaca Alegre. Estas pequeñas consultoras pueden llegar a facturar hasta $ 5 millones al año. “Están encabezadas por ex directivos de grandes empresas que se vuelcan a asesorar a las pymes, con un perfil de implementación. Es una forma que tienen las empresas de tercerizar los departamentos de marketing”, explica.

El directivo del IAE también destaca a los terceristas de laboratorios. “Son pymes en las que se delega la producción de medicamentos, envases, estuches, entre otros. Es un mercado que requiere de mucho capital para entrar, que tiene mucha regulación seria del Estado, pero que ofrece buenas oportunidades porque los laboratorios empujan siempre”, dice. Por su parte, el empresario Mogno destaca el crecimiento del sector gastronómico comercial en el último año y lo considera una oportunidad para 2011. El aumento de las ventas de hornos industriales, refrigeradores y cocinas, por la competencia entre los jugadores del sector, le permite ver de manera positiva el futuro próximo de este rubro. Para Bruera las oportunidades para este año van estar en el mercado interno, “por la falta de reactivación a nivel mundial y por el atraso cambiario del peso”.

Para algunos especialistas, es un buen momento para innovar. “Hay remates de maquinarias en todo el mundo. Se tiene que aprovechar esta oportunidad, por la crisis mundial, porque los precios van a volver a aumentar”, dice con énfasis Schwartzer y destaca que es importante que las pymes acrecienten su competitividad porque los márgenes de rentabilidad son cada vez más pequeños. “Ahora se mide en centavos”, dice.

Pero Schwartzer reconoce que las pymes se cuidan de hacer grandes inversiones por la volatilidad del mercado. En general, las inversiones que realizan son de mpaquinas iguales a las que ya tienen, que les permite generar un pequeña ampliación de la oferta. “Compran las mismas máquinas para generar saltos cuantitativos pero no cualitativos. No hay innovación ni mejora tecnológica”, cuenta. En la actualidad, dice, la capacidad utilizada del parque de producción de las pymes está en el límite técnico y se acercará al 85 por ciento.

Una luz amarilla
“Es preferible ampliar algún turno de trabajo que pensar en una inversión en el largo plazo. Así podés enfrentar la coyuntura sin necesidad de ampliar la capacidad instalada”, dice Edgardo Gámbaro, presidente de la Unión Industrial del Oeste (UIO).

Según la encuesta del Observatorio Pyme, que corresponde al tercer trimestre de 2010, el 48 por ciento de los empresarios manifiesta que es un buen momento para invertir en maquinaria y equipo. Sin embargo, el nivel de ocupación de estas mismas empresas se mantiene estable.

Los principales problemas que destacan los empresarios industriales en el informe del Observatorio Pyme están relacionados con los aumentos de costos de producción y la disminución de los márgenes de rentabilidad: el 88 por ciento considera como un problema a las subas en los costos salariales, y el 83 por ciento los incrementos en los costos de las materias primas para la producción. Además, el 80 por ciento de los encuestados dice haber tenido que sacrificar rentabilidad por esta causa.

“Hay que estar atentos. La suba de precios de la carne trae una recuperación del stock y de las inversiones. Este es un ciclo que se va a ir dando. No es inmediato, pero se puede dar en uno o dos años”, dice Aizicovich, de Apyme.

Maceri dice que el conflicto de la inflación es palpable en las pymes, pero en la medida en que no haya “desbordes” el problema de los costos está bajo control. “Si hay una espiral inflacionaria seguramente habrá algunos frenos”, dice.

La presión tributaria sobre las pymes está en ascenso, según Schwartzer. El problema es que no pueden trasladarla al precio final de sus productos. “Van a tener un mercado con precios limitados y costos crecientes: de materias primas, de indemnizaciones y por la necesidad de crear nuevas estructuras internas, por ejemplo, para atender la normativa respecto del medio ambiente”, comenta el economista.

El artículo 22 de la ley ambiental 25.675 “genera muchísima preocupación en el sector” por la exigencia de un seguro de caución ambiental, explica Gámbaro. “No está clara la reglamentación ni el alcance. Consideramos que está mal reglamentada la ley”, sostiene.
En cuanto el acceso al crédito, los especialistas consultados destacan que las fuentes para obtener recursos no alcanzan y las que existen no son lo suficientemente ágiles para brindar un servicio adecuado al desarrollo de las empresas.

“El crédito para las pymes está difícil. Hay que saber buscarlo y hay que tener mucha paciencia para esperar que salga”, dice Maceri y reclama que se aceleren los procesos ya que la mayoría de las pequeñas empresas no tienen contadores que puedan cubrir todos los despachos y trámites.

Las necesidades de financiamiento están a la vista. Según la encuesta del Observatorio Pyme durante el tercer trimestre de 2010, éstas aumentaron para el 39 por ciento de las pyme industriales, que se destinaría principalmente a cubrir dificultades de corto plazo.

Otra opción para conseguir recursos, según Alegre, es el acceso a inversores privados a través de concursos y competencias y a los inversores ángeles. Pero, muchos de los empresarios del sector deciden finalmente financiar la compra de equipos con capital propio, por las trabas para el acceso al crédito.

También la ley 24.557 de Riesgos del Trabajo trae algunos problemas en el sector. “Esto es algo que frena. Es que el empresario pyme se tiene que hacer cargo hasta de los daños que se puedan producir en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo, aunque, por ejemplo, el colectivo en el que viaje esté en mal estado”, ejemplifica Maceri.

“La ART termina siendo una espada de Damocles para el sector. Porque nunca sabés cuándo y dónde termina un proceso”, dice Gámbaro, que además de presidir la UIO es empresario metalúrgico, y destaca que la reglamentación no funciona de manera clara.

El universo pyme es muy diverso, entre medianas, pequeñas y micro empresas. Se estima que hay más de 720.000 establecimientos pymes y que el 93 por ciento son pequeñas y micro empresas, según Apyme. Si bien los desafíos y las problemáticas son distintas, según los analistas, a todas les espera un 2011 sin grandes cambios.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos