Dilma Rousseff lanzó un paquete de medidas para apoyar a la industria

Dilma Rousseff lanzó un paquete de medidas para apoyar a la industria

Brasil inyectará US$ 24.500 millones en materia de créditos para empresas brasileras. Es el segundo plan de activación económica que lanza. 03 de Abril 2012

El Gobierno de Brasil anunció hoy un nuevo paquete de rebajas tributarias, créditos de bajo costo y otras medidas para ayudar a la golpeada industria, mientras busca apuntalar la débil recuperación de la mayor economía de América Latina. 
 
Las medidas llegaron mientras datos nuevos arrojaron señales de vida en la industria brasileña luego de una prolongada desaceleración, pero algunos analistas advirtieron que la más reciente serie de políticas fracasaría en combatir la raíz de las causas que han hecho menos competitivas a las manufacturas nacionales en el exterior. 

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo que el Gobierno recortará los impuestos sobre los salarios en un esfuerzo por impulsar el empleo en sectores que van desde la industria textil y de plásticos hasta la automotriz. En conjunto, los recortes representan unos 10.000 millones de reales (unos 5.500 millones de dólares) anuales en ingresos tributarios perdidos. 

El Gobierno también estimulará a la industria nacional mediante compras gubernamentales e inyectar 45.000 millones de reales (unos US$ 24.500 millones) en las arcas del banco de desarrollo estatal que entrega préstamos subsidiados para compañías brasileñas. 

Las medidas son parte del segundo paquete de estímulo para las atribuladas industrias brasileñas desde que el previo auge de la economía del país empezó a decaer a mediados del 2011, afectada por un empeoramiento en los temores respecto a Europa y un crecimiento más lento en China. 
 
"Dado el panorama internacional, debemos seguir tomando medidas para estimular la inversión pública y privada", dijo Mantega en un discurso a líderes empresariales en Brasilia, la capital del país. 

El real brasileño subió luego de las declaraciones de Mantega, en las que dijo que el reciente retroceso de la moneda puso al real de vuelta en un nivel "razonable". El real trepó un 0,3 por ciento en las operaciones del martes hacia 1,8250 unidades por dólar.
 
El índice referencial de acciones de Brasil, Bovespa , cayó un 0,9 por ciento a 64.635,33. 

Tras un crecimiento del 7,5 por ciento en el 2010, la economía de Brasil estuvo cerca de estancarse a fines del año pasado, anotando una ganancia anual de apenas un 2,7 por ciento, mucho menos que lo previsto originalmente. El Gobierno espera que las nuevas medidas le ayudarán a llegar a su proyección de crecimiento de hasta un 4,5 por ciento en el 2012. 

Pese a ser bienvenido por la industria brasileña como algo útil, el paquete fue criticado por varios economistas y líderes empresariales por estar muy lejos de las reformas necesarias para ayudar a aliviar a la economía brasileña, contenida por mucho tiempo a causa de altos impuestos y burocracia. 

Las medidas del martes se dieron a conocer mientras cifras gubernamentales arrojaron que la producción industrial en Brasil recuperó durante febrero gran parte de su terreno perdido tras una fuerte caída en enero, cuando la sobrevaluada divisa brasileña y problemas económicas en el exterior seguían erosionando la competitividad de los manufactureros. 
 
La producción industrial subió un mejor a lo esperado 1,3 por ciento en febrero, registrando su mejor crecimiento mensual desde febrero del 2011. En enero, la producción industrial cayó un 1,5 por ciento desde el mes anterior, revisado por el IBGE desde un declive del 2,1 por ciento reportado anteriormente. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos