Desarrollos argentinos 2.0 con sabor a tequila

Comenzó como un bloguero. Hoy, asesora a empresas como General Motors y Unilever. La historia de Juan Hidalgo, CEO del start up NiceStream, que comercializa en México su negocio de estrategias digitales. 21 de Diciembre 2010

Mientras mis amigos enviaban sus CV a Molinos, Toyota, Coca-Cola, yo estaba en pantuflas trabajando desde mi casa con mi blog. Me trataban de vago”, recuerda no sin ironía Juan Hidalgo, 28 años, actual CEO de un negocio que facturará cerca de u$s 400.000 este año. Hidalgo es uno de los cuatro socios de NiceStream, un startup focalizado en asesorar a empresas en estrategias digitales. Adaptarse y nunca decir “no” parecen sus máximos mandamientos. Para llevar adelante este negocio con éxito, según el entrepreneur, “hay que estar ligero” y dejar que el mismo mercado y las oportunidades construyan la ruta a seguir para el emprendimiento. Además, “se debe tener una extrema tolerancia al fracaso”, asegura.

Tal actitud lo llevó también a zambullirse en el gigante mercado mexicano, donde hoy tiene el 90% de sus clientes. “Comerciar en México implica el mismo esfuerzo que en nuestro país pero con un cero más en el contrato”, explica y sonríe. Mastercard, General Motors y Unilever formaron parte de su cartera.

El Mundial de Alemania

Todo empezó con un blog (“Vale Chumbar”), mientras estudiadaba diseño gráfico en la Universidad de Belgrano, según cuenta el joven emprendedor de cabello indomable, al recibir a IT Business en sus nuevas oficinas en el barrio de Belgrano, todavía impregnadas del olor a pintura.

En 2006, al terminar la facultad, se dedicó full time a los blogs. “Empecé a comercializarlos con AdSense. Como tenía buen tráfico, ganaba algo como para mantenerme”, dice y recuerda que por esos días llegó a tener 150.000 visitas en un día. Finalmente, el mundial de fútbol realizado en Alemania le sirvió para catapultar sus blogs. La experiencia fue también el puntapié que hizo surgir la idea de crear una red de blogs, que generen tráfico, para comercializarlos. Junto con Matías Dutto, su socio en aquel momento, crearon “Muy Blog”, una productora de contenidos online, que desarrolló weblogs de nicho como MuyBoca, MuyRiver, MuyDiablo. Y se posicionaron en el mercado.

Un año después, “casi de casualidad”, conocieron a empresarios que precisaban desarrollar plataformas digitales y estrategias de posicionamiento en la Web para empresas. Entre sus clientes estaba también el diario El Economista. Para no dejar pasar la oportunidad, Hidalgo creó NiceStream, con cuatro socios y un capital inicial de u$s 15.000.

El objetivo desde un comienzo fue vender sus servicios en México porque allí era donde estaba El Economista, que necesitaba renovar su plataforma digital y entrenar a toda su planta de periodistas para aprovechar los nuevos medios. Luego llegaron clientes como Mastercard y la Municipalidad de Cancún, que requería un rediseño del sitio Web y que llegaron gracias a una alianza estratégica con la central de medios Initiative, que le brindó a los argentinos los contactos para ampliar la cartera.

En el primer año, NiceStream debió sortear no pocos obstáculos, como la renuncia de su socio inicial. Aún así siguió adelante. “Cuando hay problemas es cuando más aprendés. Ni el mejor libro, profesor o la mejor facultad te pueden enseñar estas cosas”, dice con seguridad.

Hoy, Hidalgo, admite que al principio debió estar detrás de cada detalle. “Los dos primeros años hice de todo. Desde cambiar una lamparita hasta firmar un contrato de miles de dólares”, recuerda. Como todo clásico entrepreneur, todo el aprendizaje debió sobre la marcha. “Nunca tuve una entrevista laboral, no tengo CV, pero tuve que aprender a entrevistar gente para contratar, incluso más talentosa que yo”, dice y se sonroja.

Adaptarse y persistir

En el proceso, también entendió la importancia de la flexibilidad. “Podés planificar todo pero el mercado y los clientes te van marcando qué hacer. Hay que adaptarse a lo que piden”, explica y recuerda el trabajo que hicieron para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México.

El proyecto se inició como una plataforma Web pero terminó mutando hacia una completa estrategia de “reputación digital” de la compañía. Nunca lo habían hecho, recuerda Hidalgo. “A veces, tenés conocimientos sin saberlo. Te das cuenta cuando te lo piden y necesitas resolverlo. Cada cliente es un mundo nuevo, un nuevo desafío”, comenta.

También para General Motors tuvieron que adaptarse y realizar un trabajo completamente distinto. Para el lanzamiento de la camioneta Chevrolet Meriva, NiceStream realizó un trabajo de logística dentro de la campaña de comunicación 2.0, que consistió en localizar y contratar a los más destacados bloggers de América latina para que comenten sobre el nuevo vehículo.

Pero, tal vez, el desafío más exótico fue el de asesorar al candidato a gobernador Paco Olivera, del Partido Revolucionario Institucional (PRI). El trabajo consistió en construir “reputación digital” del candidato, ver qué se hablaba en las redes y tratar de influir sobre los líderes de opinión en la Web. Se analizó la información y se elaboraron planes de acción. La estrategia funcionó: Olivera ganó.

Desde Buenos Aires, el emprendedor argentino destaca: “Tenés momentos muy difíciles. Llevar adelante un emprendimiento implica un 90% de momentos frustrantes. Pero queda un 10% de logros muy gratificantes. Ese porcentaje paga el resto de las dificultades”.

Ese 10% son los 30 proyectos que lleva adelante NiceStream, en México, y otros pocos en la Argentina. Con los 20 empleados que trabajan actualmente para el startup en el país y los otro cinco que abrieron las oficinas en las tierras aztecas. Aunque las ganancias son moderadas y, por el momento, alcanzan para cubrir costos, Juan Hidalgo no duda en dedicarse “full life” a este emprendimiento. Cree que esto, que arrancó como un hobby, en un blog amateur, se perfila como un promisorio negocio.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos