Deportes de invierno en Tierra del Fuego

Deportes de invierno en Tierra del Fuego

Más allá de las pistas de Cerro Castor, los alrededores de Ushuaia ofrecen una amplia variedad de parques de nieve para practicar esquí de fondo, caminatas con raquetas y otras disciplinas a fin de disfrutar los bosques teñidos de blanco. 06 de Agosto 2010

En Tierra del Fuego, el invierno no es sinónimo de esquí. Aquí la equivalencia se da con la nieve. Porque al momento de examinar la oferta de actividades que se pueden realizar alrededor de Ushuaia, la lista excede al esquí alpino y al snowboard. Paseos en trineos tirados por perros, caminatas con raquetas, circuitos pata motos de nieve y casas de té escondidas en el medio de un bosque, son solo algunas de las especialidades de esta región.

A la par del esquí en el Cerro Castor y en el Glaciar Martial, aquí cobra gran importancia el esquí de fondo, del que siempre se menciona su antigüedad milenaria y su origen escandinavo. Esta modalidad implica una sencilla enseñanza en la que se aprende a caminar sobre la nieve con tablas más largas y angostas que las carving. Además, la fijación especial que poseen libera al talón y así permite caminar y subir pendientes nevadas. Esto porque las tablas están adaptadas con “pieles de foca”, diseñados para que se deslicen hacia delante y se afirmen hacia atrás. Es una de las maneras más sencillas de esquiar y se practica en circuitos planos o con leves declives y pendientes. Cerca de Ushuaia, hay media docena de posibilidades para descubrir estas alternativas.

Una de ellas es Tierra Mayor. Ubicado en el kilómetro 3018 de la Ruta 3, este complejo pionero, creado y conducido por Gustavo Giró junto a su familia, es un centro invernal en el que los visitantes pueden practicar esquí de fondo, recorrer el lugar en cuatriciclos y en trineos tirados por perros, y sumarse a travesías que llegan a prolongarse por varios días. La experiencia de dormir en los refugios de montaña del Cerro Bonete y Nunatak es difícil de igualar.

Otro punto importante en esta oferta local es Altos del Valle, ubicado a 19 kilómetros de la ciudad. Sin dudas es éste el referente en lo que respecta a excursiones en trineos. Cuenta con una escuela de manejo de trineos y el criadero de perros Siberian y Alaskan Huskies. Además, entre otras actividades, se puede experimentar el novedoso ski joring, que es esquí de fondo tirado por uno o dos perros. Luego, en el refugio del lugar se pueden compartir muy buenas comidas regionales. El trío de notables se completa con Haruwen, que a 35 kilómetros de Ushuaia es sede habitual de carreras de troikas. También aquí hay cuatriciclos para realizar travesías y una destacada confitería-restaurante con menú típico fueguino. ¿Qué significa esto último? Que el mar, el río, los bosques y el campo tienen una presencia similar.

Habría que agregar que en invierno, la nieve no puede dejar de estar presente. Es, en definitiva, la marca distintiva de este rincón de la Patagonia.

Datos útiles
Cómo llegar: Lan (www.lan.com; 0810-122-2225) parte desde el Aeroparque hacia el Aeropuerto Malvinas Argentinas de la Ciudad de Ushuaia, con precios que rondan entre los $ 1150 y $ 1250, dependiendo de los días de vuelo.

Dónde dormir: www.loscauquenes.com 
www.losnaranjosushuaia.com 
www.hotel1810.com
www.lennoxhotel.com.ar
www.albatroshotel.com.ar

Otras opciones
- Pista de esquí de fondo Francisco Jerman, del Club Andino Ushuaia: se encuentra camino al Glaciar Martial y a 5 kilómetros de la ciudad. Las pistas tienen una extensión de 2,5 a 7,5 kilómetros.
- Patagonia mía: se encuentra ubicada a pasos de la entrada al Parque Nacional Tierra del Fuego. Allí se ofrecen diferentes actividades invernales combinadas, como así también el servicio de restaurante y confitería durante todo el año.
- Pista de patinaje Laguna del Diablo: se encuentra ubicada en plena ciudad, entre las calles Alem, Las Lajas, Staiyakin y Costa de la Laguna, en el Barrio Andino.
Fue declarada Reserva Recreativa Natural en 1991.
- Valle Hermoso: una de sus principales propuestas es la observación de castores, animales carismáticos, que de todos modos han generado alteraciones significativas en el ecosistema local. Posee una casa de té-restaurante, donde es posible saborear platos típicos de la región, como cordero o trucha.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos